Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otoñada en la Selva de Irati

Un recorrido colorista por el interior del hayedo, en el Pirineo de Navarra, entre verdes, rojos, naranjas y amarillos

  • El sol se filtra entre los árboles de la Selva de Irati, en Navarra, a la que se puede acceder desde Ochagavía, al este, o desde el pueblo de Orbaizeta por el oeste.
    1El sol se filtra entre los árboles de la Selva de Irati, en Navarra, a la que se puede acceder desde Ochagavía, al este, o desde el pueblo de Orbaizeta por el oeste. iStock
  • Senderistas en la Selva de Irati, en Navarra. Desde el embalse de Irabia hay caminos balizados que recorren en interior del bosque, como la ruta de los contrabandistas, de unos 10 kilómetros.
    2Senderistas en la Selva de Irati, en Navarra. Desde el embalse de Irabia hay caminos balizados que recorren en interior del bosque, como la ruta de los contrabandistas, de unos 10 kilómetros. iStock
  • En Irati, el helecho (ira) da nombre a la selva y también al río.
    3En Irati, el helecho (ira) da nombre a la selva y también al río. iStock
  • Paisaje otoñal en la Selva de Irati (Navarra), entre cuya fauna hay jabalíes, zorros, caballos, tejones o corzos.
    4Paisaje otoñal en la Selva de Irati (Navarra), entre cuya fauna hay jabalíes, zorros, caballos, tejones o corzos. iStock
  • Esplendor otoñal en Irati, en Navarra, el hayedo abetal más extenso de Europa.
    5Esplendor otoñal en Irati, en Navarra, el hayedo abetal más extenso de Europa. iStock
  • Adentrarse en Irati (que significa abundancia de helechos en euskera) es dejarse llevar por la magia que emana de su riqueza natural.
    6Adentrarse en Irati (que significa abundancia de helechos en euskera) es dejarse llevar por la magia que emana de su riqueza natural. agefotostock
  • La leyenda de Irati cuenta que, por sus caminos, andaban el Basajaun y la Basandere, dos seres mitológicos que combatían a quienes dañaban el bosque y protegían a quienes lo cuidaban.
    7La leyenda de Irati cuenta que, por sus caminos, andaban el Basajaun y la Basandere, dos seres mitológicos que combatían a quienes dañaban el bosque y protegían a quienes lo cuidaban.
  • Irati es ideal para perderse durante todo el año, especialmente en otoño, cuando las hayas despliegan una gama cromática inigualable. En la imagen, el embalse de Irabia.
    8Irati es ideal para perderse durante todo el año, especialmente en otoño, cuando las hayas despliegan una gama cromática inigualable. En la imagen, el embalse de Irabia. iStock