Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

10 parques nacionales de Estados Unidos que son lo más

  • El Sistema de Parques Nacionales de Estados Unidos (www.nps.gov) cumplió 100 años de historia el pasado mes de agosto. Es uno de los grandes emblemas del país y reúne en la actualidad 412 reservas naturales que, entre parques y monumentos nacionales, suman 340.000 kilómetros cuadrados de paisajes espectaculares, protegidos y accesibles, desde los glaciares de Alaska (en la foto un avión sobrevuela uno de ellos en el parque nancional Wrangell-St Elias) hasta los grandes cañones del oeste americano, las grandes llanuras y los activos volcanes de Hawái. Recorremos 10 de los más espectaculares.
    1Naturaleza salvaje y accesible El Sistema de Parques Nacionales de Estados Unidos (www.nps.gov) cumplió 100 años de historia el pasado mes de agosto. Es uno de los grandes emblemas del país y reúne en la actualidad 412 reservas naturales que, entre parques y monumentos nacionales, suman 340.000 kilómetros cuadrados de paisajes espectaculares, protegidos y accesibles, desde los glaciares de Alaska (en la foto un avión sobrevuela uno de ellos en el parque nancional Wrangell-St Elias) hasta los grandes cañones del oeste americano, las grandes llanuras y los activos volcanes de Hawái. Recorremos 10 de los más espectaculares. Getty
  • Antes de la Organic Act del 25 de agosto de 1916 (ley firmada por el presidente Woodrow Wilson que oficializó la creación del National Park Service) ya existían parques nacionales en Estados Unidos. El primero de todos fue el de Yellowstone (Idaho, Montana y Wyoming), creado en 1872. El simpático hogar del Oso Yogui es, sin embargo, uno de los lugares más peligrosos (potencialmente) del mundo: se trata en realidad de un súper volcán (acoge el 50% de los géiseres activos del planeta) que, de entrar en erupción, llegaría a provocar un cambio climático de enormes proporciones.
    2Yellowstone, el más antiguo Antes de la Organic Act del 25 de agosto de 1916 (ley firmada por el presidente Woodrow Wilson que oficializó la creación del National Park Service) ya existían parques nacionales en Estados Unidos. El primero de todos fue el de Yellowstone (Idaho, Montana y Wyoming), creado en 1872. El simpático hogar del Oso Yogui es, sin embargo, uno de los lugares más peligrosos (potencialmente) del mundo: se trata en realidad de un súper volcán (acoge el 50% de los géiseres activos del planeta) que, de entrar en erupción, llegaría a provocar un cambio climático de enormes proporciones. Getty
  • Este parque nacional ubicado entre los estados de Carolina del Norte y Tennessee fue el más visitado en 2015, por delante de otros más conocidos como Yellowstone, Yosemite o el Gran Cañón. Recibió 10 de los 307 millones de visitas que registró el pasado año el National Park Service en su conjunto. Algo que refrenda uno de los grandes principios del sistema: gestionar los espacios naturales del país para que sean accesibles y disfrutados por todos sus ciudadanos, como un derecho fundamental más de todos los estadounidenses.
    3Great Smoky Mountains, el más visitado Este parque nacional ubicado entre los estados de Carolina del Norte y Tennessee fue el más visitado en 2015, por delante de otros más conocidos como Yellowstone, Yosemite o el Gran Cañón. Recibió 10 de los 307 millones de visitas que registró el pasado año el National Park Service en su conjunto. Algo que refrenda uno de los grandes principios del sistema: gestionar los espacios naturales del país para que sean accesibles y disfrutados por todos sus ciudadanos, como un derecho fundamental más de todos los estadounidenses. Getty
  • Hay pocos lugares en el mundo que, a pesar de haber sido vistos previamente en fotografías en cientos de ocasiones, impresionan igualmente al viajero cuando los tiene delante por primera vez. Uno de ellos es el Gran Cañón del Colorado, en Arizona, una descomunal red de desfiladeros de película (el parque nacional abarca casi 5.000 kilómetros cuadrados) que, curiosamente, tuvo a un español como primer visitante europeo: García López de Cárdenas, en 1540.
    4Grand Canyon, el más espectacular Hay pocos lugares en el mundo que, a pesar de haber sido vistos previamente en fotografías en cientos de ocasiones, impresionan igualmente al viajero cuando los tiene delante por primera vez. Uno de ellos es el Gran Cañón del Colorado, en Arizona, una descomunal red de desfiladeros de película (el parque nacional abarca casi 5.000 kilómetros cuadrados) que, curiosamente, tuvo a un español como primer visitante europeo: García López de Cárdenas, en 1540. Getty
  • Con más de 53.000 kilómetros cuadrados, extensión similar a las de Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco sumadas, el parque nacional y reserva de Wrangell-San Elías, en Alaska, es el más grande de los 58 que actualmente integran la red estadounidense. Incluye hábitats costeros, grandes extensiones de tundra (como el valle de Bremmer, en la foto) y la segunda montaña más alta del país, el monte San Elías (5.489 metros). Dos carreteras recorren el interior del parque, que también puede contemplarse en vuelos panorámicos.
    5Wrangell-San Elías, el más extenso Con más de 53.000 kilómetros cuadrados, extensión similar a las de Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco sumadas, el parque nacional y reserva de Wrangell-San Elías, en Alaska, es el más grande de los 58 que actualmente integran la red estadounidense. Incluye hábitats costeros, grandes extensiones de tundra (como el valle de Bremmer, en la foto) y la segunda montaña más alta del país, el monte San Elías (5.489 metros). Dos carreteras recorren el interior del parque, que también puede contemplarse en vuelos panorámicos. Getty
  • La depresión salina de Badwater, en el parque nacional del Valle de la Muerte, al sureste de California, es el punto más bajo, seco y caluroso de Norteamérica. Alcanza temperaturas medias de hasta 56ºC durante los meses de verano, se encuentra a 86 metros por debajo del nivel del mar y durante los días más sofocantes del año no se suda al pasear por su blanquecina superficie: el sudor se evapora antes de hacerse palpable sobre la piel.
    6Death Valley, el más caluroso La depresión salina de Badwater, en el parque nacional del Valle de la Muerte, al sureste de California, es el punto más bajo, seco y caluroso de Norteamérica. Alcanza temperaturas medias de hasta 56ºC durante los meses de verano, se encuentra a 86 metros por debajo del nivel del mar y durante los días más sofocantes del año no se suda al pasear por su blanquecina superficie: el sudor se evapora antes de hacerse palpable sobre la piel. Getty
  • El parque nacional de los Volcanes de Hawái está, literalmente, en erupción. Ubicado en la isla más grande del archipiélago hawaiano, cuenta con el volcán más grande de la Tierra (Mauna Loa, 4.169 metros) y, también, con uno de los más activos, el Kinauea. Lleva en erupción, casi de forma continua, desde 1983 y sus ríos de lava caen directamente a las aguas del Pacífico, ante la atónita mirada de los visitantes.
    7Volcanes de Hawái, el más activo El parque nacional de los Volcanes de Hawái está, literalmente, en erupción. Ubicado en la isla más grande del archipiélago hawaiano, cuenta con el volcán más grande de la Tierra (Mauna Loa, 4.169 metros) y, también, con uno de los más activos, el Kinauea. Lleva en erupción, casi de forma continua, desde 1983 y sus ríos de lava caen directamente a las aguas del Pacífico, ante la atónita mirada de los visitantes. Getty
  • En 1903 el naturalista John Muir recorrió junto al entonces presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt, el parque nacional de Yosemite (en la foto, excursionistas subiendo a la cima del Half Dome, icono del parque), declarado como tal en 1890. Durante la visita Muir le mostró la creciente degradación medioambiental que sufría la reserva, producida por la explotación de sus recursos naturales, e insistió en la necesidad de mejorar la gestión de la misma para garantizar la conservación del entorno. Incluso de elevar la figura de protección legal de estos espacios naturales. Por eso Muir está considerado el gran inspirador del National Park Service, que acaba de cumplir 100 años de historia.
    8Yosemite, el más inspirador En 1903 el naturalista John Muir recorrió junto al entonces presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt, el parque nacional de Yosemite (en la foto, excursionistas subiendo a la cima del Half Dome, icono del parque), declarado como tal en 1890. Durante la visita Muir le mostró la creciente degradación medioambiental que sufría la reserva, producida por la explotación de sus recursos naturales, e insistió en la necesidad de mejorar la gestión de la misma para garantizar la conservación del entorno. Incluso de elevar la figura de protección legal de estos espacios naturales. Por eso Muir está considerado el gran inspirador del National Park Service, que acaba de cumplir 100 años de historia. Getty
  • El llamado Muro de Badlands, una pintoresca formación de pináculos rocosos que recorre las amplias planicies de Dakota del Sur, sirven como telón de fondo a uno de los paisajes más evocadores de la historia estadounidense: la de manadas de bisontes pastando apaciblemente en las verdes y grandes llanuras septentrionales, territorio Sioux antes de la llegada de los primeros colonos, a finales del siglo XIX. El parque nacional de Badlands, que integra gran parte de esta formación geológica, entró a formar parte del National Park Service en 1978.
    9Badlands, el más evocador El llamado Muro de Badlands, una pintoresca formación de pináculos rocosos que recorre las amplias planicies de Dakota del Sur, sirven como telón de fondo a uno de los paisajes más evocadores de la historia estadounidense: la de manadas de bisontes pastando apaciblemente en las verdes y grandes llanuras septentrionales, territorio Sioux antes de la llegada de los primeros colonos, a finales del siglo XIX. El parque nacional de Badlands, que integra gran parte de esta formación geológica, entró a formar parte del National Park Service en 1978. Getty
  • El parque nacional Denali, cuyo acceso se encuentra casi 400 kilómetros al norte de Anchorage, en el interior de Alaska, cuenta con la montaña más alta de Norteamérica, el monte McKinley (o Denali), de 6.193 metros. Probablemente sea también la más fría. Pero esta reserva natural en torno al gigante nevado ofrece mucho más a sus visitantes: como recorridos en autobús hasta el Eielson Visitor's Center, en el extremo oeste, actividades organizadas por los 'rangers' del parque, rutas de senderismo y la posibilidad de contemplar animales salvajes en libertad, como osos Grizzlies o muflones de Dall (en la foto).
    10Denali, el más 'alto' El parque nacional Denali, cuyo acceso se encuentra casi 400 kilómetros al norte de Anchorage, en el interior de Alaska, cuenta con la montaña más alta de Norteamérica, el monte McKinley (o Denali), de 6.193 metros. Probablemente sea también la más fría. Pero esta reserva natural en torno al gigante nevado ofrece mucho más a sus visitantes: como recorridos en autobús hasta el Eielson Visitor's Center, en el extremo oeste, actividades organizadas por los 'rangers' del parque, rutas de senderismo y la posibilidad de contemplar animales salvajes en libertad, como osos Grizzlies o muflones de Dall (en la foto). Getty
  • Incluido en el sistema de parques nacionales en 1994, el Great Sand Dunes National Park and Preserve, en el Valle de San Luis, en Colorado, cuenta con el sistema dunar más alto del país, cuyas cambiantes elevaciones de arena llegan hasta los 230 metros de altura. Pero la diversidad paisajística del parque es mucho más profunda: desde las cumbres de la cercana sierra de Sangre de Cristo hasta extensiones de tundra alpina, bosques y arroyos como el Medrano, que bordea este espectacular mar de arena.
    11Grandes Dunas de Colorado, el más reciente Incluido en el sistema de parques nacionales en 1994, el Great Sand Dunes National Park and Preserve, en el Valle de San Luis, en Colorado, cuenta con el sistema dunar más alto del país, cuyas cambiantes elevaciones de arena llegan hasta los 230 metros de altura. Pero la diversidad paisajística del parque es mucho más profunda: desde las cumbres de la cercana sierra de Sangre de Cristo hasta extensiones de tundra alpina, bosques y arroyos como el Medrano, que bordea este espectacular mar de arena. Getty