Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sonido del jaguar

La cantante Innocence viaja a menudo a Ciudad de México, donde le encanta pasear por Coyoacán y Polanco

La cantante Innocence. Ampliar foto
La cantante Innocence.

La cantante hispanofrancesa Innocence (Geraldine Larrosa) acaba de sacar su cuarto álbum de estudio, titulado Peep Show. En México adoran su trabajo, de ahí sus frecuentes viajes a Ciudad de México, que ya siente como suya.

¿Con qué zona de la capital mexicana se quedaría?

Elegiría Coyoacán, probablemente. Es una visión de México que me gusta: con casitas bajas, plazas agradables... y además está allí el museo de Frida Kahlo y la iglesia de San Juan Bautista, preciosa por dentro, con una decoración profusa que me encanta. Y, cómo no, uno de mis restaurantes favoritos: Los Danzantes, en la plaza Jardín Centenario.

¿Algún otro barrio digno de mención?

Polanco también es de mis favoritos. Le tengo mucho cariño a un centro comercial de allí, el Antara. Es muy moderno y tiene todo tipo de tiendas, pero lo que recuerdo verdaderamente es su teatrito, llamado Voila Acustique, porque allí actué por primera vez.

Y después de cantar... ¿toca salir de marcha por la ciudad?

¡Qué va! Siempre acabo cansadísima. Lo que quiero de verdad es cenar en el hotel y estar a gusto en la habitación con mi hija. Somos aficionadas a ver televisión mexicana, porque emiten muchos programas de música, cosa que en España ya apenas sucede. Veo Ritmoson y también Hoy, en Televisa. Una vez fui como invitada, y coincidió que el presentador era mi amigo Lisardo Guarinos, que interpretó a Gastón en La Bella y la bestia cuando yo también actuaba en el musical.

En tantos viajes a México, algo habrá comprado...

Me traje artesanía: me gusta la decoración de unas casitas de hierro y cristal que llevan dentro a la Virgen de Guadalupe. Y en Teotihuacán compré unas flautas que imitan el sonido del águila y del jaguar: me encantaron.

¿Y también dulces o algún tipo de condimento?

Eso no. Es todo demasiado picante, incluso las golosinas. ¡A mi niña de cuatro años no le puedo traer caramelos picantes!

¿Y qué planes le gustan a su hija en la ciudad?

Siempre voy con ella al Museo del Niño El Papalote. Allí los críos pueden jugar a las profesiones de los mayores: hacer de pasteleros, de bomberos... Mi hija quiere ser todo a la vez. Y además, tienen una mini-discoteca infantil con karaoke.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.