Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Pistas gastronómicas

Cuatro ciudades para comérselas

De Cádiz a San Sebastián, enclaves urbanos de la costa española para disfrutar de una copa de jerez, los mejores ‘pintxos’, un vaso de horchata o un delicioso vermú

Restaurante Ultramar & Nos, en Cádiz. Ampliar foto
Restaurante Ultramar & Nos, en Cádiz.

Barcelona

‘Pizzetes’ de pera en Sant Antoni y vistas a la Pedrera desde la terraza Alaire

9.00 Desayuno. En La Granja Viader (Carrer Xuclà, 4-6) llevan sirviendo chocolate con nata y melindros desde 1870. Uno de esos lugares que atrapan por su aroma, su calidez y su historia. Está en el corazón de Barcelona y sus productos dan la energía necesaria para vivir un gran día.

Bar Calders, en Barcelona. ampliar foto
Bar Calders, en Barcelona.

12.00 Aperitivo. Atravesamos la ciudad hasta llegar al barrio de Sant Antoni, donde nos adentramos en la calle Parlament para sentarnos en una de las terrazas más simpáticas de la ciudad, la del bar Calders (Parlament, 25). Vermú de calidad (en especial el de Falset), acompañado de sus pizzetes de pera, gorgonzola y cebolla confitada, y un untoso y memorable humus.

14.00 Almuerzo.En el barrio del Born elegimos un clásico, el Senyor Parellada (Carrer de l’Argenteria, 37). La cocina, tradicional catalana, con soberbios canelones, escudella y bacallà a la llauna, ha dado para la posteridad el famoso arroz Parellada, con todo el marisco listo para ser comido. 

18.00 Tentempié. Arte, vistas, buena arquitectura y un espacio agradabilísimo. Todo en la Fundación Miró, en el parque de Montjuïc. Su bar es perfecto para tomar algo admirando el edificio de Josep Lluis Sert y las esculturas de Miró en los jardines.

21.00 Cena. Y ya que estamos en Montjuïc, nos dirigimos a cenar a una de las terrazas con las mejores vistas de la ciudad, Martínez (Carretera de Miramar, 38), perfecta para una noche de verano. La bienvenida no puede ser más cautivadora, una copa de vermú que lleva por nombre Elixir Martínez.

23.00 Copa. Y de terraza en terraza, que es verano. Alaire está en la azotea del Hotel Condes de Barcelona (Paseo de Gracia, 73), y desde allí se observan las fantasías gaudinianas de la Pedrera y de la Sagrada Familia. Otra opción es el clásico Merbeyé (Plaça Doctor Andreu, 2), en la falda del Tibidabo, con buenos cócteles, música en vivo y las mejores vistas del skyline de la ciudad. .

Vista de San Sebastián, con el Club Naútico en primer plano. ampliar foto
Vista de San Sebastián, con el Club Naútico en primer plano.

San Sebastián

Una tapa de ‘foie’ y compota de manzana y otras delicias vascas

9.00 Desayuno. Reza en su página web que el Barrenetxe (Plaza Gipuzkoa, 9) son panaderos, confiteros y chocolateros desde 1699 y hay muchos que aseguran que es la mejor pastelería de San Sebastián. Lo cierto es que sus desayunos a base de chocolate bien hecho, con su famoso bizcocho de limón o un txintxorro, el bizcocho de almendra de la casa con naranja confitada y una fina capa de crocante de almendra por encima, son irresistibles.

13.00 Aperitivo. Para el txiquiteo y los pintxos, sin duda debemos ir a la Parte Vieja. Entre todas las opciones, elegimos tres locales: La Cuchara de San Telmo (no perderse el de foie y compota de manzana y el de carrillera), El Munto (el de espárrago albardado) y el Gandarias (milhojas de manitas de cerdo). 

14.30 Almuerzo. Una de las joyas del Paseo de La Concha es el Hotel de Londres y de Inglaterra (1865), que nos trasporta a la belle époque entre recuerdos de la espía Mata Hari o el pintor Toulouse-Lautrec. Con vistas a la bahía y una carta con especialidades vascas, el restaurante brasserie Marie Galant (Calle Zubieta, 2) está en los bajos del hotel. 

18.00 Tentempié. Otra de pintxos, esta vez en el gran clásico de los mejillones, La Mejillonera (los tigre, si gusta el picante, son excepcionales), en el número 15 de la calle del Puerto. Cerca está la terraza del Real Club Náutico, en el extraordinario edificio racionalista de 1928, ideal para tomar un copa frente al Cantábrico. Para los golosos, destaca la tarta de queso crema de La Viña (31 de agosto, 3).

21.00 Cena. Cenamos de lujo en el Rekondo (Igeldo Pasealekua, 57), en la cima del Monte Igeldo, con vistas fantásticas a la ciudad y la bahía. Pedid mesa en la terraza. Cocina clásica vasca y una muy reconocida bodega.

23.00 Copa. Detrás de la catedral del Buen Pastor, la calle de los Reyes Católicos vuelve a reinar en la noche donostiarra con bares de copas como la Taska, el Viena o la cervecería Never Stop. También en el barrio de Gros, cerca del Kursaal de Rafael Moneo, hay buenos bares de copas.

Barra de Ultramar & Nos, en Cádiz. ampliar foto
Barra de Ultramar & Nos, en Cádiz.

Cádiz

En el Rincón Gastronómico del mercado triunfan el atún y el jerez

9.00 Desayuno. Aires franceses en el centro de Cádiz. Junto al Mercado Central de Abastos está un irresistible café que tiene en la pastelería francesa su quintaesencia: Le Poeme SL (Calle Alcalá Galiano, 3). No perderse la concha de manzana y canela, y los macarons.

13.00 Aperitivo. La remodelación del antiguo mercado de abastos ha convertido este lugar en un foco de propuestas. El denominado Rincón Gastronómico es uno de los mejores lugares de Cádiz para tapear y probar exquisiteces locales (del atún de almadraba a los jereces). No perderse El Colmado, o La Sartén. Plaza de la Libertad, s/n

14.30 Almuerzo. En el corazón del barrio de la Viña hay que conocer La Tabernita (Calle Virgen de la palma, 32), un pequeño local donde sirven tapas deliciosas y buen vino. Aunque si se prefiere un ambiente más marino, el Nahubeach (Carretera Cádiz-San Fernando, kilómetro 0,5), en la playa de la Cortadura, es un chiringuito precioso con excelente cocina. También el restaurante Arsenio Manila (Paseo Marítimo, 12) en la playa Victoria, es muy recomendable.

18.00 Tentempié. La tarde es perezosa y cerca del Arsenio Manila está el chiringuito Bebo los Vientos (Paseo Marítimo, 11), ideal para una copa a media tarde con buen ambiente. Abierto desde las nueve de la mañana hasta las tres de la madrugada, dicen que desde aquí se contemplan las más impresionantes puestas de sol.

21.00 Cena. En el número uno de la lista de los mejores restaurantes gaditanos de Trip Advisor está el Ultramar & Nos (Enrique De Las Marinas, 2), una apuesta moderna basada en la gastronomía tradicional. El local es una maravilla y las tapas, elaboradas con productos de calidad, son buenísimas. También sirven arroces.

23.00 Copa. Para terminar el día, un viaje a las antiguas colonias de ultramar en el Archivo de Indias (San Antonio Abad, 8), un bar de copas con distintas salas, todas ellas inspiradas en la época colonial. Está cerca de la catedral, en el barrio del Pópulo.

Entrada a Vuelve Carolina, en Valencia. ampliar foto
Entrada a Vuelve Carolina, en Valencia.

Valencia

Tapas creativas en el gastrobar de Quique Dacosta y un café en Ruzafa

9.00 Desayuno. En uno de los edificios modernistas más espectaculares de la ciudad, el Mercado de Colón, se halla Suc de Lluna, una terraza donde desayunar con un refrescante zumo eco-bio o un vaso de la mejor horchata.

12.00 Aperitivo. Cien por cien mediterráneo. Frente al mar, en un espacio encantador y muy agradable, está La más bonita (abre de las ocho de la mañana a la 1,30 de la madrugada), un bar, café restaurante, situado en la playa de la Patacona, en Alboraya. Tomar un vermú con aceitunas o una tarta casera sentado en una de las mesas de la terraza es una experiencia maravillosa. Si el aperitivo se alarga, la carta del almuerzo es de lo más seductora en su agradable comedor en el patio interior. Las bicicletas son bienvenidas. 

14.00 Almuerzo. Valencia sin paella es impensable, así que para el almuerzo elegimos un clásico, La Riuà (Calle del Mar, 27), con ambiente típicamente valenciano. Arroz al horno, a banda, con costra, caldoso con langosta… en fin, un festival para el paladar. Para esperar el arroz, seguimos en plan tradicional con un esgarraet (ensalada de pimientos y bacalao) y un all-i-pebre de anguilas. 

19.00 Tentempié. Ruzafa es el barrio de moda en Valencia, con locales como la librería-cafetería Slaughterhouse, un lugar ideal para detenerse a tomar un café y una tarta casera a media tarde rodeados de libros en un espacio que fue una antigua carnicería. El local lleva cinco años en la calle Denia, 22.

21.00 Cena. El Mar d’Avellanes tiene un menú degustación para la cena basado en la tradición valenciana con toques modernos. El local, muy agradable, está en la calle de las Avellanas, 9. Otra opción es Vuelve Carolina (calle Correus, junto a la plaza del Ayuntamiento), el gastrobar de Quique Dacosta y Manuela Romeralo. 

23.00 Copa. Para una última copa, en el pórtico ajardinado de la Ciudad de las Artes y las Ciencias se encuentra una de las terrazas de moda, L’Úmbracle Terrassa, con su jardín adornado con trencadís y blancas arcadas. Y desde este mes de mayo, música y copas a la luna de Valencia.    

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información