Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Noches alucinantes a buen precio

De la costa vasca a las playas gaditanas, diez alojamientos muy refrescantes donde la habitación doble cuesta entre 50 y 110 euros

Exterior del hotel 3 Cabos, en Luarca (Asturias). Ampliar foto
Exterior del hotel 3 Cabos, en Luarca (Asturias).

Disfrutar de cuidados detalles de decoración, de un buen desayuno y de grandes paisajes no tiene por qué ser caro. Diez pequeños hoteles muy apetecibles y con precios razonables para este verano.

Hotle Haitzalde, en Mutriku (Gipuzkoa). ampliar foto
Hotle Haitzalde, en Mutriku (Gipuzkoa).

La casa bioclimática

Haitzalde

Eskimera Pasajea. Mutriku (Gipuzkoa)

Frente al Cantábrico, el ingeniero Josu Orbegozo confirma el valor creciente de los destinos vinculados a las energías renovables con su propuesta de casa bioclimática. Haiztalde es una atalaya con cubierta vegetal que mira al mar desde tres cubos de madera y unas amplias cristaleras protectoras del sueño de quienes se hospedan en ella por 70 euros la noche en temporada alta. Como es de obligado cumplimiento en el País Vasco, el desayuno es un instante de excepcional valor por sus elaboraciones caseras con productos de la propia huerta. Mar y monte, descanso y júbilo para la retina. Un lugar que merece ser descubierto. Habitación doble: 70 euros.

Hotel Torre de Uriz, en Uriz (Navarra). ampliar foto
Hotel Torre de Uriz, en Uriz (Navarra).

Minimalismo prudente

Torre de Uriz

San Saturnino, 3. Uriz (Navarra).

Tierra adentro, en el umbral del Pirineo navarro, se levanta la Torre de Uriz. Entre casas góticas y torres defensivas, Jesús Taberna Chacartegui y Paula Machimbarrena han acometido la cuidadosa restauración de este monumento de 1785 sin caer en estridencias neogóticas. El hotel destila un minimalismo prudente que no renuncia a la chimenea ni a una biblioteca bien ordenada. Habitación doble: 86 euros.

Hotel Tierra del Agua, en Caleao (Asturias). ampliar foto
Hotel Tierra del Agua, en Caleao (Asturias).

Piedra, teja y madera

Tierra del Agua

Sonxerru, s/n. Caleao (Asturias).

Otro ejemplo de minimalismo abrigado en la franja norte peninsular es el nuevo hotel Tierra del Agua, en el parque natural de Redes. Es un conjunto de diez apartamentos en piedra, teja y madera orientado a la práctica del yoga, el ayurveda y el water-bliss, una propuesta refrescante de masajes junto al río. Contemplar el verde asturiano desde la geometría de un cubo armado con listones de madera debería ser norma de obligado cumplimiento para quien reserve un pack de fin de semana al precio de 128 euros por pareja. Habitación doble: 89 euros.

Hotel 3 Cabos, en Luarca (Asturias). ampliar foto
Hotel 3 Cabos, en Luarca (Asturias).

Vidio, Busto y Peñas

3 Cabos

El Vallín, s/n. Luarca (Asturias).

Sin salir de Asturias, pero en su ala occidental, el hotel rural 3 Cabos representa el sueño de Tomás Bernar, que abandonó el mundo de la publicidad por una casona con un siglo de antigüedad. El lugar es un paralelepípedo acristalado con vistas a los prados verdes de Luarca y, a lo lejos, el mar Cantábrico. Los tres cabos que lo bautizan se ven desde los ventanales: Vidio, Busto y Peñas. Sus habitaciones añaden al paisaje el confort gosipino de unos edredones nórdicos y unas almohadas de máscara de mijo orgánico. Sí, como los chuletones de buey que se ofrecen en el comedor. Habitación doble: 105 euros.

Hotel Moure, en Santiago de Compostela. ampliar foto
Hotel Moure, en Santiago de Compostela.

Arquitectura hipnotizante

Moure

Rúa dos Loureiros, 6. Santiago de Compostela.

Al finisterre nos conduce este recorrido veraniego en busca de otro hito del minimalismo hotelero, sensual y refrescante, sobrio y hospitalario como ninguno. Es el hotel Moure, propiedad de los hermanos Liñares, en Santiago de Compostela. Diseñado por Elizabeth Abalo y Gonzalo Alonso, nada hace presagiar desde su fachada clásica de galerías el radicalismo de una intervención hecha sobre otras intervenciones anteriores, de modo que la sorpresa salta en cada planta, con cada escalón. El resultado hipnotiza. Irresistible para los amantes de la buena arquitectura. Habitación doble: 75 euros.

Cala Jóncols, en Roses (Girona). ampliar foto
Cala Jóncols, en Roses (Girona).

Chiringuito y viñedo

Cala Jóncols

Roses (Girona).

Cerca de Cadaqués y el cabo de Creus, la familia Gómez Fernández regenta desde hace 60 años Cala Joncols, un hotel con chiringuito. Sus interiores son luminosos, vitales. La acogida familiar se ve hoy reforzada con un pequeño viñedo. Habitación doble: 92, estancia mínima cuatro noches.

Ca's Papà, en Valldemossa (Mallorca). ampliar foto
Ca's Papà, en Valldemossa (Mallorca).

Mestizaje decorativo

Ca’s Papà

Jovellanos, 8. Valldemossa, Mallorca.

Un salto mediterráneo nos lleva al centro de Mallorca, donde el arquitecto Asensio Peña ha diseñado una vivienda de 13 dormitorios en el centro de Valldemossa. Llüisa Llull, la propietaria de Ca’s Papà, cuida de sus espacios cálidos y caseros, el revoltijo de enseres sobre las mesas, esos juegos de color en los rincones, esas ventanas abiertas a la piedra y al verde. Mestizaje decorativo, vistas tranquilas, hospitalidad llana. La belleza balear. Habitación doble: 109,75 euros.

Terraza del Marquis Urban, en Granada. ampliar foto
Terraza del Marquis Urban, en Granada.

Al ritmo de los djs

Marquis Urban

Fortuny, 6. Granada.

El monumento español más visitado por el turismo internacional es la Alhambra. Sin renunciar a este importante reclamo, la minicadena granadina Marquis Hotels mira hacia otra meca más contemporánea. De sus tres establecimientos, el Marquis Urban propone una escenografía delirante de techos acampanados, zócalos reflectantes, barras de polivinilo y mobiliario de rabioso diseño. Y todo ello al ritmo de los djs del momento. Habitación doble: 53,55 euros.

RoomMate Valeria, en Málaga. ampliar foto
RoomMate Valeria, en Málaga.

Desayuno hasta el mediodía

RoomMate Valeria

Plaza del Poeta Alfonso Canales, 5. Málaga.

De Granada a Málaga, donde la cadena de Kike Sarasola acaba de estrenar el hotel RoomMate Valeria. No deja indiferente a nadie el interiorismo de Victoria y Sylvia Meilán Randolph, tan vivificante como los últimos establecimientos de esta cadena, especialmente en la capital de la Costa del Sol, por su explosión de luz, diversión a raudales y ambientes marineros en las inmediaciones de la popular calle Larios, dentro de un edificio diseñado por el arquitecto Alejandro Armenteros de Dalmases. Verano de color, desayunos hasta el mediodía y wifi gratis por toda la ciudad. Habitación doble: 98,10 euros.

Hotel The Riad, en Tarifa (Cádiz). ampliar foto
Hotel The Riad, en Tarifa (Cádiz).

Surf y cemento pulido

The Riad

Comendador, 10. Tarifa (Cádiz).

Nuestro itinerario estival concluye en la punta sur de la Península. The Riad recrea el encanto de un riad magrebí en el centro histórico de Tarifa, la atalaya europea del windsurf, kitesurf y los nuevos deportes de olas. El hotel ocupa un edificio del siglo XVII que fue posible residencia del Comendador y perteneció luego a la orden de la Caridad. Lejos de caer en un fácil recreacionismo histórico, se ha explorado la arquitectura actual con revestimientos de cemento pulido y estucos de origen marroquí en las habitaciones. Todas han sido decoradas con una personalidad diferenciada en la que no faltan antigüedades y piezas especiales traídas de India y Marruecos. Doble: 90 euros, estancia mínima dos noches en julio y tres en agosto.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.