Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vincci The Mint, el verde de la Gran Vía madrileña

Un ejercicio de diseño interior de Jaime Beriestain en Madrid

Espacios comunes del hotel Vincci The Mint, en la Gran Vía de Madrid. Ampliar foto
Espacios comunes del hotel Vincci The Mint, en la Gran Vía de Madrid.

La fachada es un golpe de efecto visual. Un inmenso escaparate de vinos y bebidas espirituosas en medio de la Gran Vía madrileña que invita a entrar y consumir. Gastar sibaritismo a buen precio. Con esta propuesta, la familia Calero da una vuelta de tuerca a los hasta ahora anodinos hoteles de su cadena Vincci, establecidos en emplazamientos privilegiados pero carentes de ese efectismo sensorial que hoy transforma una experiencia turística. Resolver esa carencia lo exigía un edificio neorrenacentista como el que diseñara a principios del siglo XX Jerónimo Mathet para Seguros La Estrella, con una escultura alegórica de Miguel y Luciano Oslé.

Puntuación: 8
Arquitectura 8
Decoración 8
Estado de conservación 9
Confortabilidad 7
Aseos 6
Ambiente 9
Desayuno 8
Atención 8
Tranquilidad 7
Instalaciones 7

The Mint es un proyecto serio, riguroso, inaugurado esta primavera de 2016 con la firma del prolífico interiorista Jaime Beriestain, que ha dado aquí rienda suelta al verde y se ha desatado con el sutil perfume de la menta. Verde pistacho. Verde manzana. Verde oliva. Verde esmeralda. Una paleta retorcida como los pinceles del surrealista Óscar Domínguez. Caprichosos, pero bien ordenados. Locos, pero muy cuerdos. Abstractos, pero demasiado concretos en el disfrute de los sentidos.

Cóctel a media luz

Una línea verde esperanza panela el gastrobar, donde es preceptivo intimar con un cóctel turquesa a media luz. Antes del anochecer cabe la cita previa en la terraza de la planta séptima, con vistas a las cúpulas emblemáticas de la Gran Vía madrileña, donde Beriestain ha plantado una simpática camioneta chiringuito en tonalidades verde pastel que evoca la caravana food truck de la calle 4 a la salida de clases en la Universidad de Nueva York.

Mayor audacia, si cabe, es el ofrecimiento del desayuno las 24 horas del día. Ningún hotel parecía haber pensado en que la clientela internacional aterriza en Madrid también desde las antípodas del planeta, donde es de noche cuando aquí es de día y es de día cuando aquí es de noche. Esta colación, servida en mesa, permite compartir una cerveza con un cruasán o un café con una ración de chistorra.

Habitación del hotel Vincci The Mint, en Madrid. ampliar foto
Habitación del hotel Vincci The Mint, en Madrid.

Puede que los dormitorios resulten pequeños, pero el abigarramiento colorista del diseñador chileno afincado en Barcelona hace olvidar enseguida las apreturas y todo se vive dentro como un filme en cinemascope. O sea, con medidas anchas, como las caderas de la ducha, gozosa, al punto. Más carne en el asador se pone con las cortinas de raso verdes azuladas, para descorrerlas y aprovecharse de la terraza corrida en las habitaciones superiores con unas mesitas para disfrutar de las tardes veraniegas en Madrid. Enfrente, el otro edificio del arquitecto Mathet en estilo regionalista.

Vincci The Mint

  • Categoría: 4 estrellas
  • Dirección: Gran Vía, 10. Madrid
  • Teléfono: +34 912 03 06 50
  • www.vinccithemint.com
  • Instalaciones: bar recepción, espacio gourmet, terraza con food truck, salón de desayunos 24 horas Habitaciones: 85 dobles, 3 suites  
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos Precios: desde 158,40 euros la habitación doble, IVA incluido; desayuno, 6 euros.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información