Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fuera de ruta

El Drina y su puente otomano

Visita en Bosnia al puente que inspiró la obra más conocida del escritor Ivo Andric y al complejo cultural levantado en su honor con el patrocinio del cineasta Emir Kusturica

El puente de Visegrado, en Bosnia-Herzegovina, obra del siglo XVI del arquitecto Sinan. Ampliar foto
El puente de Visegrado, en Bosnia-Herzegovina, obra del siglo XVI del arquitecto Sinan.

Visegrad, o Visegrado, es una pequeña ciudad de la República Serbia (una de las dos entidades subestatales de Bosnia-Herzegovina), que no llegará a los 12.000 habitantes. Parece tranquila ahora, pero las convulsiones la marcaron en otros tiempos, incluso cercanos. El gran visir turco Mehmed Pashá Sokolovic fue quien levantó el puente sobre el Drina, entre los años 1571 y 1577. El gran arquitecto del imperio otomano, Sinan, se ocupó de su escultórico diseño. Las gentes de Visegrado lo atraviesan como si este puente fuese la calle mayor. Lo atraviesan, se sientan en su banco de piedra, se asoman al río. No hay pareja en Visegrado que se precie que no se haya abrazado, cogido de la mano, besado o discutido sobre estas piedras. Las piedras y el río son cómplices mudos de la vida cotidiana de esta pequeña población.

El puente de piedra, impávido, está tal cual lo cruzó tantos cientos de veces el niño Ivo Andric, que no nació en Visegrado sino en Dolac, cerca de la ciudad de Travnik, Bosnia central. Hijo de una familia católica, quedó inscrito en la iglesia de San Juan Bautista (9 de octubre de 1892). Sus padres pronto se trasladaron a Sarajevo. Antun Andric trabajaba como conserje en un colegio. Murió joven de tuberculosis. Katarina, su madre, llevó al infante a Visegrado, a casa de su cuñada, Ana, y su esposo, Iván, sargento de la policía austriaca. Esta pareja, sin hijos, lo trataron como si lo fuera. Allí comenzaron, junto al río Drina y el puente, los mejores años de su vida. Aún se conserva la casa donde vivió, al otro lado del río, frente al núcleo central de la ciudad. Está habitada, por fuera apenas reformada, y la visita al interior la tienen terminantemente prohibida los inquilinos. Parece una pagoda. De una sola planta, desde la pequeña habitación veía pasar el río y vislumbraba el puente.

El Drina y su puente otomano

Bajo la lluvia, el viento o la nieve, el muchacho salía todos los días de esta casa y recorría un largo trecho hasta alcanzar una empinada rampa que lo dejaba al comienzo del puente. Luego lo atravesaba hasta llegar a la calle principal de Visegrado. Antes de alcanzar la escuela volvía a atravesar otro pequeño puente, el del insignificante afluente del Drina, el río Rzav. La ciudad vieja de Visegrado se encuentra en una estrecha península que forma la confluencia de ambos caudales. El puente de Mehmed Pashá Sokolovic le debía parecer como una alfombra mágica. “Vi el mundo sobre este puente sobre el Drina”. Allí se empapó de las historias que contaban los mayores sentados en el banco de piedra, en medio del puente y frente a la alta lápida con la inscripción conmemorativa de su alzamiento. “He reflexionado sobre los días de antaño y he recordado los años de eternidad”. Andric no jugaba con sus compañeros de clase, se escapaba al río para escuchar las viejas historias. Ya era entonces un ser melancólico.

En el edificio de la antigua escuela, construido en la última década del siglo XIX, que luego tuvo otros muchos destinos, está hoy reconstruida el aula. La preside una foto del emperador austrohúngaro Francisco José, ya de mayor. El inmueble se parece a muchos de Salzburgo o Innsbruck. Muchos de estos muebles son originales, pues cuando dejaron de ser utilizados se almacenaron en los sótanos. Pupitres, pizarras, mapas de los territorios del Imperio Austrohúngaro, el libro con la ficha de todos los estudiantes, cuentas para las matemáticas, la estufa austriaca tan característica. Hasta la Segunda Guerra Mundial sirvió como colegio de enseñanza media, y luego, durante la etapa del régimen comunista de Tito, fue la oficina central de una empresa estatal. La cátedra del profesor se destruyó. El joven Andric se sentaba en la última fila. En una de las paredes de esta estancia está colgada una selección de fotos de aquellos tiempos. Cerca de la escuela, aún está el edificio del hotel Lotte. “Lotika, bella hebrea de Tarnovo”, es una de las heroínas de Un puente sobre el Drina.

Cuando en el año 1961 recibió el Premio Nobel de literatura, comentó que su patria, Yugoslavia, era realmente un pequeño país entre dos mundos. Un puente sobre el Drina había sido editado en 1945. Andric era muy parco consigo mismo y llegó a decir que “el escritor es un testigo inseguro de su propia obra”. El autor de otros textos memorables como La crónica de Travnik, La señorita, El lugar maldito (teatro) o La casa aislada donó el dinero del galardón al Consejo de la Cultura de la República Popular de Bosnia para que se hicieran bibliotecas. También ayudó a la ciudad de Visegrado para edificar un centro cultural y donó libros para la biblioteca pública.

Un recinto medieval

Andric paseó, a través de su novela, el nombre de Visegrado por el mundo, y la ciudad se lo acaba de agradecer con una obra que para sí ya quisieran todos los escritores. La construcción de una pequeña ciudad de la cultura que lleva su nombre, Andricgrad, la ciudad de Andric. Está situada en una lengua de tierra (este trozo no natural, sino ganado a las aguas) formada por la confluencia del Drina y el Rzav. Andricgrad se la inventó el gran director de cine Emir Kusturica. Él aportó, de sus recursos, una importante suma de dinero, además de convencer a otros benefactores públicos y privados. Desde el exterior parece un recinto medieval o monástico. Al entrar nos encontramos con tres salas de cine, un teatro, el Instituto Andric y la biblioteca que lleva su nombre, la sede del Ayuntamiento, una Academia de Bellas Artes, una residencia para los estudiantes de esta academia, un hotel y diferentes comercios, cafés y terrazas que le dan una vitalidad permanente. Cada edificio es diferente en su inspiración arquitectónica. Van desde lo neobizantino, neorrenacentista y neoclásico hasta lo más contemporáneo.

Guía

Cómo ir

» Visegrado se encuentra al este de Bosnia-Herzegovina, a casi dos horas en coche de Sarajevo (120 kilómetros), cerca de la frontera con Serbia. Hay tren a Visegrado desde Sarajevo.

Información

» Oficina de turismo de Bosnia-Herzegovina (www.bhtourism.ba).

» Oficina de turismo de Visegrado (www.visegradturizam.com).

El Instituto Andric y la biblioteca del mismo nombre forman un organismo público mantenido por la República de Serbia y la República Srpska de Bosnia. Allí guardan todas las ediciones de las obras de Andric, al igual que sus traducciones. Una de las calles lleva el nombre de Francisco de Goya, uno de los pintores más admirados por el escritor y diplomático yugoslavo, que desem­peñó su labor en la legación de Madrid durante los años veinte del pasado siglo.

Veo el puente solitario al amanecer, sobre el tajo que hace el río entre montañas de bosques, y por la noche, reflejándose fantasmalmente los ojos sobre las aguas. El río y el puente creando permanentemente historias. El puente de piedra como una esfinge, como un secreto a plena luz del día. El puente como una materialización del tiempo que lo ve todo, lo escucha todo y lo desvela todo. El puente no ajeno a la generosa naturaleza sino como un elemento más. El puente, antigua historia contemporánea o simultánea.

César Antonio Molina, exministro de Cultura, dirige la Casa del Lector.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información