Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pueblos más bonitos de Italia (1)

De San Gimignano a Cefalú, 35 poblaciones italianas que se merecen un viaje

  • Desde lo alto de las torres de San Gimignano se divisa una región de prados, colinas tan ondulantes como las caderas de Monica Belucci y afilados cipreses que pespuntan los caminos. Esta pequeña población toscana fue un núcleo urbano importante en la Edad Media, cuando la principal carretera que unía Italia con el resto de Europa, la vía Francigena, le aportó prosperidad. De esta época datan sus principales monumentos, concentrados alrededor de las plazas de la Cisterna y la de la Catedral, con edificios medievales como el palacio Tortolini Treccani, las torres Güelfas Gemelas o el palacio de la Podestá.
    1San Gimignano (Toscana) Desde lo alto de las torres de San Gimignano se divisa una región de prados, colinas tan ondulantes como las caderas de Monica Belucci y afilados cipreses que pespuntan los caminos. Esta pequeña población toscana fue un núcleo urbano importante en la Edad Media, cuando la principal carretera que unía Italia con el resto de Europa, la vía Francigena, le aportó prosperidad. De esta época datan sus principales monumentos, concentrados alrededor de las plazas de la Cisterna y la de la Catedral, con edificios medievales como el palacio Tortolini Treccani, las torres Güelfas Gemelas o el palacio de la Podestá. Corbis
  • La luz del Mediterráneo y la opulencia artística se alían en el Mezzogiorno, el extremo sur de la Península Itálica, con pueblos como Alberobello (en la foto) y sus 'trulli' (casas cónicas); Otranto, donde se encuentra el célebre mosaico del 'Árbol de la Vida' (del siglo XII), o Galatina, con los frescos de la basílica de Santa Catarina d'Alessandria. En pueblos de Apulia como Galatina todavía se practica el ritual de la 'pizzica', una especie de exorcismo para curar la mordedura de la tarántula. Se trata de una danza de ritmo frenético que se va intensificando hasta caer extenuado, porque se creía que con el sudor se expulsaba el veneno.
    2Alberobello (Apulia) La luz del Mediterráneo y la opulencia artística se alían en el Mezzogiorno, el extremo sur de la Península Itálica, con pueblos como Alberobello (en la foto) y sus 'trulli' (casas cónicas); Otranto, donde se encuentra el célebre mosaico del 'Árbol de la Vida' (del siglo XII), o Galatina, con los frescos de la basílica de Santa Catarina d'Alessandria. En pueblos de Apulia como Galatina todavía se practica el ritual de la 'pizzica', una especie de exorcismo para curar la mordedura de la tarántula. Se trata de una danza de ritmo frenético que se va intensificando hasta caer extenuado, porque se creía que con el sudor se expulsaba el veneno. Corbis
  • La Italia ignota se esconde en lugares como Pereto, un pueblo arisco y montaraz de 764 habitantes en la provincia de L’Aquila, en la boscosa región de los Abruzos, el último refugio del lobo de los Apeninos.
    3Pereto (Abruzos) La Italia ignota se esconde en lugares como Pereto, un pueblo arisco y montaraz de 764 habitantes en la provincia de L’Aquila, en la boscosa región de los Abruzos, el último refugio del lobo de los Apeninos. Getty
  • Secuencia de interior noche. Una iglesia de la Toscana, en Italia. Suspendida por un arnés, Juliette Binoche vuela hasta la bóveda sosteniendo una antorcha eléctrica. En su movimiento pendular, la lámpara desvela rostros, cuerpos, ángeles. La secuencia de la película 'El paciente inglés' fue rodada en la capilla mayor de la basílica de San Francisco de Arezzo, iluminada por la maravillosa serie de 12 frescos que Piero della Francesca pintó a mediados del siglo XV con episodios bíblicos y legendarios. Las sublimes pinturas tienen su reflejo en los lienzos del pintor francés Balthus. Fascinado por la obra, se empleó como lavaplatos en una 'trattoria' de Arezzo para contemplar la maestría de su composición; la luminosidad de sus blancos, azules y verdes; la hierática belleza de sus figuras.
    4Arezzo (Toscana) Secuencia de interior noche. Una iglesia de la Toscana, en Italia. Suspendida por un arnés, Juliette Binoche vuela hasta la bóveda sosteniendo una antorcha eléctrica. En su movimiento pendular, la lámpara desvela rostros, cuerpos, ángeles. La secuencia de la película 'El paciente inglés' fue rodada en la capilla mayor de la basílica de San Francisco de Arezzo, iluminada por la maravillosa serie de 12 frescos que Piero della Francesca pintó a mediados del siglo XV con episodios bíblicos y legendarios. Las sublimes pinturas tienen su reflejo en los lienzos del pintor francés Balthus. Fascinado por la obra, se empleó como lavaplatos en una 'trattoria' de Arezzo para contemplar la maestría de su composición; la luminosidad de sus blancos, azules y verdes; la hierática belleza de sus figuras. iStock
  • Los acantilados de la costa de Liguria, cerca de Génova, esconden una serie de bellos pueblecitos de colores pegados al mar que reciben el nombre de Cinque Terre (Cinco Tierras): Monterosso al Mare, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore (en la foto).
    5Riomaggiore (Cinque Terre, Liguria) Los acantilados de la costa de Liguria, cerca de Génova, esconden una serie de bellos pueblecitos de colores pegados al mar que reciben el nombre de Cinque Terre (Cinco Tierras): Monterosso al Mare, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore (en la foto).
  • La atmósfera de la Belle Époque se respira en las grandiosas villas que la alta burguesía europea construyó en las orillas del Lago Maggiore, como el Palazzo Borromeo de la Isola Bella, en Stressa, con su forma de barco y sus 10 terrazas de jardines, o Villa Fontana, en Belgirate (en la foto), donde pasó temporadas el poeta Gabriele D'Annunzio.
    6Belgirate (Piamonte) La atmósfera de la Belle Époque se respira en las grandiosas villas que la alta burguesía europea construyó en las orillas del Lago Maggiore, como el Palazzo Borromeo de la Isola Bella, en Stressa, con su forma de barco y sus 10 terrazas de jardines, o Villa Fontana, en Belgirate (en la foto), donde pasó temporadas el poeta Gabriele D'Annunzio. Getty
  • Bagno Vignoni se ubica en el valle de Orcia, sobre un suave paisaje de colinas, caminos bordeados de cipreses y casas de color albaricoque. En su plaza central se abre una humeante piscina con agua termal a 50ºC de temperatura. Aquí transcurre la secuencia central del filme 'Nostalghia', del cineasta ruso Andréi Tarkovski, gran premio de creación del Festival de Cannes de 1983.
    7Bagno Vignoni (Toscana) Bagno Vignoni se ubica en el valle de Orcia, sobre un suave paisaje de colinas, caminos bordeados de cipreses y casas de color albaricoque. En su plaza central se abre una humeante piscina con agua termal a 50ºC de temperatura. Aquí transcurre la secuencia central del filme 'Nostalghia', del cineasta ruso Andréi Tarkovski, gran premio de creación del Festival de Cannes de 1983. iStock
  • Desde mediados de mayo hasta comienzos de julio, los prados de la llanura de Castelluccio di Norcia, en el parque nacional de los Montes Sibilinos, se cubren de millones de amapolas, lirios, anémonas y margaritas, un espectáculo natural conocido como ‘La Fiorita’.
    8Castelluccio di Norcia (Umbría) Desde mediados de mayo hasta comienzos de julio, los prados de la llanura de Castelluccio di Norcia, en el parque nacional de los Montes Sibilinos, se cubren de millones de amapolas, lirios, anémonas y margaritas, un espectáculo natural conocido como ‘La Fiorita’. iStock
  • La vida en Cefalú, uno de los puertos desde los que salen barcos hacia las míticas islas Eolias, gira en torno a Corso Ruggero, su calle principal. La impresionante catedral normanda, una mole austera con aspecto de fortaleza, fue incluida en 2015 en la lista de patrimonio mundial de la Unesco.
    9Cefalú (Sicilia) La vida en Cefalú, uno de los puertos desde los que salen barcos hacia las míticas islas Eolias, gira en torno a Corso Ruggero, su calle principal. La impresionante catedral normanda, una mole austera con aspecto de fortaleza, fue incluida en 2015 en la lista de patrimonio mundial de la Unesco. iStock
  • Asomada al mar Tirreno, en uno de los enclaves más sugerentes de la costa Amalfitana, la villa medieval de Ravello se asoma al agua desde sus extraordinarias villas, miradores y jardines, que recuerdan a Greta Garbo, Jacqueline Onassis y Humphrey Bogart.
    10Ravello (Campania) Asomada al mar Tirreno, en uno de los enclaves más sugerentes de la costa Amalfitana, la villa medieval de Ravello se asoma al agua desde sus extraordinarias villas, miradores y jardines, que recuerdan a Greta Garbo, Jacqueline Onassis y Humphrey Bogart. Getty
  • “Un día, recorriendo los acantilados, vimos una amapola, luego otra; crecen aisladas entre las piedras en sombra, como campanillas chinas ensartadas a lo largo de una cuerda tensa. Seguimos el rastro de amapolas y llegamos a un sendero que desembocaba en una playa extraña y oculta. Estaba encerrada entre acantilados, y el agua era tan clara que se veían las flores marinas y los movimientos bruscos de los peces". La cita, de Truman Capote, describe la isla de Ischia, donde el escritor pasó la primavera de 1949, repartiendo su estancia con visitas a la vecina isla de Prócida (en la foto, el puerto de Corricella), donde Michael Radford rodó la película 'Il Postino' ('El cartero y Pablo Neruda').
    11Corricella (isla de Procida, Campania) “Un día, recorriendo los acantilados, vimos una amapola, luego otra; crecen aisladas entre las piedras en sombra, como campanillas chinas ensartadas a lo largo de una cuerda tensa. Seguimos el rastro de amapolas y llegamos a un sendero que desembocaba en una playa extraña y oculta. Estaba encerrada entre acantilados, y el agua era tan clara que se veían las flores marinas y los movimientos bruscos de los peces". La cita, de Truman Capote, describe la isla de Ischia, donde el escritor pasó la primavera de 1949, repartiendo su estancia con visitas a la vecina isla de Prócida (en la foto, el puerto de Corricella), donde Michael Radford rodó la película 'Il Postino' ('El cartero y Pablo Neruda').
  • Fueron necesarias más de 50.000 horas de minucioso trabajo para que los frescos pintados por Giotto hacia 1290 en la bóveda de la basílica superior de San Francisco, en Asís, pudiesen volver a ser admirados tras el terremoto que en 1997 sacudió la región de Umbría, en el centro de Italia, provocando el desplome de parte del techo y el ábside de la basílica. Discípulo de Cimabue, a quien pronto superó, el itinerario de Giotto como pintor y arquitecto pasa por Florencia, Roma, Rímini, Rávena, Nápoles y Milán, pero es en Padua y en Asís donde su obra alcanza las cotas más altas de perfección.
    12Asís (Umbría) Fueron necesarias más de 50.000 horas de minucioso trabajo para que los frescos pintados por Giotto hacia 1290 en la bóveda de la basílica superior de San Francisco, en Asís, pudiesen volver a ser admirados tras el terremoto que en 1997 sacudió la región de Umbría, en el centro de Italia, provocando el desplome de parte del techo y el ábside de la basílica. Discípulo de Cimabue, a quien pronto superó, el itinerario de Giotto como pintor y arquitecto pasa por Florencia, Roma, Rímini, Rávena, Nápoles y Milán, pero es en Padua y en Asís donde su obra alcanza las cotas más altas de perfección. Getty
  • La escarpada península que se abate entre los golfos Paradiso y Tigullio, en la costa de Liguria, atesora pequeñas playas, pueblos de pescadores, villas románticas y hoteles de lujo. En el exquisito puerto de Portofino recaló Guy de Maupassant en su velero 'Bel Ami'.
    13Portofino (Liguria) La escarpada península que se abate entre los golfos Paradiso y Tigullio, en la costa de Liguria, atesora pequeñas playas, pueblos de pescadores, villas románticas y hoteles de lujo. En el exquisito puerto de Portofino recaló Guy de Maupassant en su velero 'Bel Ami'. iStock
  • Encaramada sobre una montaña de toba volcánica, rodeada de murallas y dominada por un acueducto construido sobre dos arcos gigantes, esta localidad de origen etrusco que albergó una nutrida comunidad judía es también conocida como la Piccola Gerusalemme (Pequeña Jerusalén). Junto al acueducto se encuentra el castillo de Orsini y su museo de arte etrusco.
    14Pitigliano (Toscana) Encaramada sobre una montaña de toba volcánica, rodeada de murallas y dominada por un acueducto construido sobre dos arcos gigantes, esta localidad de origen etrusco que albergó una nutrida comunidad judía es también conocida como la Piccola Gerusalemme (Pequeña Jerusalén). Junto al acueducto se encuentra el castillo de Orsini y su museo de arte etrusco. Getty
  • Los pequeños pueblos de la comarca vitivinícola de Langhe (Piamonte) como Castiglione Falleto (en la foto) son el mejor marco del movimiento 'slow food' (comida lenta), que nació en 1986 en la vecina ciudad de Bra de la mano del cocinero y crítico gastronómico Carlo Petrini para reivindicar las tradiciones culinarias locales y los sabores de la tierra.
    15Castiglione Falleto (Piamonte) Los pequeños pueblos de la comarca vitivinícola de Langhe (Piamonte) como Castiglione Falleto (en la foto) son el mejor marco del movimiento 'slow food' (comida lenta), que nació en 1986 en la vecina ciudad de Bra de la mano del cocinero y crítico gastronómico Carlo Petrini para reivindicar las tradiciones culinarias locales y los sabores de la tierra. Getty
  • Por las colinas que rodean el lago Trasimeno, a 38 kilómetros de Perugia, se reparten una serie de pueblos donde vivió y trabajó Il Perugino (1446-1523): Castiglione del Lago (en la foto), de calles asfaltadas con pizarra; Paciano, una villa medieval enclavada en un precioso paraje de colinas boscosas y olivares; Panicale, donde pintó su célebre 'Martirio de san Sebastián', y Fontignano, la villa donde el pintor, después de terminar una 'Virgen con el Niño' en el oratorio de la Anunciada, murió de peste. Todos ellos pertenecen a 'I borghi più belli d'Italia' (los pueblos más bellos de Italia), un sello de promoción turística que valora la integridad del tejido urbano, la armonía arquitectónica y la calidad y conservación de su patrimonio artístico.
    16Castiglione del Lago (Umbría) Por las colinas que rodean el lago Trasimeno, a 38 kilómetros de Perugia, se reparten una serie de pueblos donde vivió y trabajó Il Perugino (1446-1523): Castiglione del Lago (en la foto), de calles asfaltadas con pizarra; Paciano, una villa medieval enclavada en un precioso paraje de colinas boscosas y olivares; Panicale, donde pintó su célebre 'Martirio de san Sebastián', y Fontignano, la villa donde el pintor, después de terminar una 'Virgen con el Niño' en el oratorio de la Anunciada, murió de peste. Todos ellos pertenecen a 'I borghi più belli d'Italia' (los pueblos más bellos de Italia), un sello de promoción turística que valora la integridad del tejido urbano, la armonía arquitectónica y la calidad y conservación de su patrimonio artístico. Getty
  • Apostado sobre una colina con vistas a las montañas alpinas, el pueblo de Barga es un lugar muy especial para los niños italianos: aquí tiene su guarida la Befana, esa especie de bruja buena que, a principios de año, trae dulces y juguetes. Sus palacios, construidos en la época de los Medici, siguen los moldes ‘quattrocentistas’ de Florencia.
    17Barga (Toscana) Apostado sobre una colina con vistas a las montañas alpinas, el pueblo de Barga es un lugar muy especial para los niños italianos: aquí tiene su guarida la Befana, esa especie de bruja buena que, a principios de año, trae dulces y juguetes. Sus palacios, construidos en la época de los Medici, siguen los moldes ‘quattrocentistas’ de Florencia. Getty
  • Rapallo es un pueblo costero al sur de Génova, con cerros ajardinados y viejas villas que asoman entre pinares y palmas, con una playa jalonada de antiguos hoteles. Con Santa Margherita Ligure y Portofino, traza la exclusiva ruta de la Riviera italiana, descubierta por la élite británica a mediados del siglo XIX.
    18Rapallo (Liguria) Rapallo es un pueblo costero al sur de Génova, con cerros ajardinados y viejas villas que asoman entre pinares y palmas, con una playa jalonada de antiguos hoteles. Con Santa Margherita Ligure y Portofino, traza la exclusiva ruta de la Riviera italiana, descubierta por la élite británica a mediados del siglo XIX. iStock
  • El 29 de junio de 1440, las huestes milanesas de los Visconti se enfrentaron a una coalición, dirigida por la República de Florencia, en la llanura que se extiende frente al pequeño pueblo medieval de Anghiari (en la foto), cerca de Arezzo. La célebre batalla, que ganaron los florentinos, debe su notoriedad al fresco, hoy perdido, que pintó Leonardo da Vinci en el Salón de los Quinientos del Palazzo Vecchio de Florencia entre 1503 y 1506.
    19Anghiari (Toscana) El 29 de junio de 1440, las huestes milanesas de los Visconti se enfrentaron a una coalición, dirigida por la República de Florencia, en la llanura que se extiende frente al pequeño pueblo medieval de Anghiari (en la foto), cerca de Arezzo. La célebre batalla, que ganaron los florentinos, debe su notoriedad al fresco, hoy perdido, que pintó Leonardo da Vinci en el Salón de los Quinientos del Palazzo Vecchio de Florencia entre 1503 y 1506. iStock
  • Barolo es el nombre de un paisaje de viñedos en la región italiana de Le Langhe, en Piamonte, cerca de Alba, la ciudad de las 100 torres. Desde 2014 figura en la lista de patrimonio mundial de la Unesco, un galardón que abarca las siete comunas de la comarca: Barolo, Castiglione Falletto, Grinzane Cavour, La Morra, Monforte d’Alba, Novello y Serralunga d’Alba (en la foto).
    20Serralunga d’Alba (Piamonte) Barolo es el nombre de un paisaje de viñedos en la región italiana de Le Langhe, en Piamonte, cerca de Alba, la ciudad de las 100 torres. Desde 2014 figura en la lista de patrimonio mundial de la Unesco, un galardón que abarca las siete comunas de la comarca: Barolo, Castiglione Falletto, Grinzane Cavour, La Morra, Monforte d’Alba, Novello y Serralunga d’Alba (en la foto). Getty