Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alubias rojas para espantar a los demonios en Seúl

Las principales fiestas del calendario coreano, del 'dongji' al día de los solteros

Festival de Daeboreum, celebración de la primera luna llena del año, en Seúl Ampliar foto
Anillos de fuego durante el festival Daeboreum, celebración de la primera luna llena del año, en Seúl.

Corea del Sur es un país rico en antiguas costumbres a las que se han ido incorporando algunas nuevas, en ocasiones bastante curiosas, a lo largo de los últimos años. A las celebraciones tradicionales que suelen realizarse en familia, se añaden días festivos dedicados a las parejas, los amigos e incluso los solteros. Para los que tienen planeado visitar Corea es una buena idea echar un vistazo al calendario anual y consultar cuales de esos días festivos coinciden con su estancia: merece la pena disfrutar de algunas de las celebraciones y actividades que se organizan.

Si febrero acoge el comienzo del año lunar celebrando el Seollal, con grandes cantidades de comida (teokguk, jeon, galbi, japchae), vistiendo el hanbok (traje tradicional coreano) y realizando respetuosas reverencias a los mayores de la familia, este mes termina con la celebración de la primera luna llena del año, llamada Daeboreum y, en familia, degustando una receta tradicional: Ogokbap, arroz de cinco granos. En diversos pueblos y aldeas se preparan hogueras para disfrutar de esta noche.

La siguiente cita es el 10 de marzo, con el llamado White Day, festejado también en Japón, Taiwán y China. En este caso, son los jóvenes quienes agasajan con dulces a sus parejas, a la inversa de San Valentín. Las celebraciones sobre relaciones amorosas, o ausencia de ellas, continúa en abril con el Black Day, día en el que los solteros que no han disfrutado de las dos fiestas anteriores se homenajean a sí mismos a base de jjajangmyeon, un plato que se caracteriza por su salsa dulce de color negro.

Mayo está dedicado a diferentes colectivos: el día 5 es para a los niños (y sus regalos); el día 8 está dedicado a los mayores, quienes reciben claveles, y el 15 es el día del maestro, fecha en la que estos solían recibir diferentes presentes por parte de alumnos y padres.

El año avanza hasta septiembre, cuando tiene lugar la segunda gran fiesta familiar de Corea: el Chuseok. Se celebra de manera similar al Seollal, aunque se añade al menú el songpyeon, un dulce hecho con masa de arroz.

Un par de nuevas costumbres se han instaurado en noviembre. La primera es el Pepero Day, el día de la amistad, el amor y el compañerismo; se regala un paquete de dulces de la marca Pepero. El día 11 del mes 11 ha sido el elegido para esta celebración, por la similitud de estos dulces con el número 1. La compañía que está detrás de este producto ha llegado a lograr el 50% de sus ingresos anuales este día. La segunda novedad llega con el día de Halloween; cada año un mayor número de coreanos se anima a disfrazarse en Itaewon, el barrio más internacional de Seúl, que se ha convertido en el epicentro de la celebración.

En el último mes del año, diciembre, el Patjuk es el plato estrella. Según la tradición budista, durante el Dongji, o solsticio de invierno, el color rojo de las alubias del Patjuk espanta a los demonios. Una buena forma de prepararse para terminar el año. Los días de Nochebuena, Navidad y Nochevieja no están considerados como días de reunión familiar en la tradición coreana, y su celebración ha terminado destinada a parejas o amigos.

¿Vas a viajar a Seúl? Pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información