Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El malecón de Ciudad el Cabo

Este kilométrico paseo frente al Atlántico recorre el animado barrio de Sea Point, en la ciudad de Sudáfrica

El malecón de Ciudad del Cabo, en el barrio de Sea Point Ampliar foto
Vistas desde el malecón de Ciudad del Cabo, 'promenade' para los locales, en el barrio de Sea Point.

Cada día, cuando en Ciudad del Cabo se vacían las oficinas a las cinco de la tarde, el malecón de la ciudad sudafricana se convierte en un hervidero de gente y cientos de personas acuden hasta este paseo para disfrutar de la brisa del mar y de una de las puestas de sol más espectaculares de este rincón del continente. El malecón, o promenade, como lo llaman los capenses, es uno de los lugares del país en el que las familias pueden salir a caminar y los niños pueden correr y jugar con total tranquilidad. Blancos, negros, mulatos, indios… El malecón ofrece una interesante perspectiva de la diversidad cultural de la Sudáfrica moderna y del cosmopolitismo de Ciudad del Cabo.

El paseo se extiende frente al Atlántico, a los pies de Signal Hill y Lion's Head, desde el pequeño faro en Mouille Point y el estadio de fútbol de la Copa del Mundo, hasta los lujosos apartamentos de Bantry Bay, encaramados en la ladera de la montaña, recorriendo de un extremo a otro el barrio de Sea Point.

Panorámica del malecón de Ciudad del Cabo (Sudáfrica). ampliar foto
Panorámica del malecón de Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

Los cuatro kilómetros de este malecón permiten disfrutar de múltiples actividades como jugar al minigolf junto al mar en Mouille Point, tomar el sol y refrescarse en las calas de piedras y rocas de Rocklands, Milton, Sunset y Queens Beach, alquilar piraguas en Three Anchors Bay; darse un baño en las piscinas al aire libre de Pavilion, alquilar bicicletas en Up Cycles e incluso saltar en parapente desde Signal Hill para sobrevolar el malecón y aterrizar sobre él. Además, la extensión del paseo se alarga si sumamos las amplias aceras que continúan hasta Camps Bay y el parque urbano de Green Point.

También se exhiben diversas instalaciones artísticas y exposiciones temporales, entre las que sobresalen Perceiving freedom –unas enormes gafas Ray Ban que miran directamente a Robben island, donde permaneció encarcelado Mandela durante 18 años– y el Rhinosaur, que denuncia la caza furtiva del rinoceronte, en vías de extinción.

'Perceiving Freedom', instalación del artista Michael Elion en el malecón de Ciudad del Cabo. ampliar foto
'Perceiving Freedom', instalación del artista Michael Elion en el malecón de Ciudad del Cabo.

Si el ocio familiar y los atardeceres no son suficiente atractivo para acercarse hasta aquí, quizás lo sea la contemplación de cuerpos atléticos corriendo de un lado a otro y haciendo ejercicio en alguno de los gimnasios al aire libre o la práctica de yoga, la meditación y las artes marciales en las amplias explanadas de césped. Ciudad del Cabo es una ciudad hedonista como pocas, en la que el culto al cuerpo es casi una religión y malecón el punto de encuentro para ver y ser visto.

La pequeña Tel Aviv

El barrio de Sea Point, conocido como la pequeña Tel Aviv por la amplia comunidad judía que acoge, tiene una animada vida nocturna. Aunque en los años 50 y 60 las villas y los chalets dieron paso a bloques de apartamentos y oficinas muy codiciados, tras la caída del apartheid se deterioró notablemente y se convirtió en una zona de alto riesgo. Sin embargo, gracias al empeño de sus vecinos y a las inversiones llevadas a cabo por el ayuntamiento, Sea Point se recuperó y hoy en día es un barrio apacible y seguro donde abundan los bares y restaurantes.

Terraza del restaurante Sotano, en Beach Road, en Ciudad del Cabo. ampliar foto
Terraza del restaurante Sotano, en Beach Road, en Ciudad del Cabo.

En Mouille Point, al norte del barrio, destacan Pepénero y Sotano, dos clásicos de cocina mediterránea e internacional en Beach Road, así como The Butcher Shop and Grill, conocido por sus carnes sabrosas. Ya en Sea Point, las terrazas de La Perla, frente a las piscinas de Pavilion, el hotel de estilo colonial Worcester y, especialmente, La Vie, son los lugares perfectos para tomar unos sundowners (copas al atardecer). En Main Road, además de numerosos locales take away, se encuentran el comedor del asiático Empire, de decoración anticuada pero sushi excelente. También Posticino, el italiano por antonomasia, así como Mykonos y Aris Souvlaki, que compiten por servir la mejor cocina griega. Llegando casi final de Main Road son recomendables Bootlegger –para un café o una cerveza– y los restaurantes La Boheme, propiedad de una española, y la sofisticada cocina francesa de La Mouette.

Más propuestas interesantes en Ciudad del Cabo pinchando aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información