Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fábrica de cerveza más antigua de Reino Unido

La cervecera Shepherd Neame, en Faversham, fue fundada en 1689 y es una institución en el país

Cata de cerveza en la fábrica de cerveza Shepherd Neame, en Faversham, Reino Unido Ampliar foto
Cata de cerveza al final de la visita la fábrica de cerveza Shepherd Neame, en Faversham (Reino Unido).

Es sábado. Faversham se espabila mientras espera la llegada de los visitantes. En su coqueto casco antiguo se instala el mercadillo callejero, el más antiguo del condado de Kent. Una rutina de cada martes, viernes y sábado que se alarga en la historia bajo la escolta del antiguo ayuntamiento de la localidad. Perderse por los puestos de productos gastronómicos, las tiendas de segunda mano, con muebles y antigüedades, es un buen preludio antes de visitar la fábrica de cerveza Shepherd Neame.

La herencia cervecera de Faversham viene de largo y hace que esta factoría sea una institución en todo el país. Fundada en 1689, es la cervecera más antigua del Reino Unido y toma el relevo de los monjes que ya en 1147 producían cerveza en la antigua abadía del pueblo. En el siglo XIV, la costumbre se mantuvo gracias a las conocidas mujeres de la cerveza (ale women), que mantuvieron esta tarea a microescala en sus hogares.

Los vínculos entre la cerveza y este pueblo situado a poco más de una hora de Londres se repasan en la primera parte de la visita. Un vídeo introductorio recoge datos, anécdotas y tradiciones así como la propia historia de la fábrica de cerveza, que pasó a tomar el nombre actual de Shepherd Neame en 1864.

Acompañados de un guía, los visitantes recorren las instalaciones en un itinerario que coincide con las fases de la elaboración de la cerveza. En primer lugar se invita a probar distintos granos de cebada tostados. Esto da una idea del proceso de malteado y secado del cereal, importante para el color y sabor del producto final. Los visitantes degustan desde un grano claro y suave a uno achocolatado y amargo que evoca al café.

Interior de la fábrica de cerveza Shepherd Neame, en Faversham, cerca de Canterbury. ampliar foto
Interior de la fábrica de cerveza Shepherd Neame, en Faversham, cerca de Canterbury.

Antes de conocer cómo se realiza el mosto, malta macerada con agua que los maestros cerveceros llaman licor, se puede catar el lúpulo, encargado de otorgar el aroma y el característico sabor amargo a la cerveza.

El lúpulo es uno de los símbolos característicos de Faversham y de Kent, y muchos pubs cuentan con esta planta trepadora como decoración de sus barras. Charles Dickens lo mencionó en su primer novela, Los papeles póstumos del Club Pickwick, cuando describía la región como un lugar de “manzanas, cerezas, lúpulos y mujeres”. La importancia de este cultivo hacía que tras el verano muchas familias desfavorecidas del este de Londres llegasen a los campos de lúpulo para la temporada de cosecha. Era conocido como las vacaciones de los londinenses, tal y como recoge Melanie McGrath es su libro sobre la tradición. La importancia de esta labor es conmemorada en la actualidad con el Festival del Lúpulo, que se celebra en Faversham cada septiembre desde 1990. Un punto de encuentro que hace que cientos de visitantes paseen y se rindan a la cultura cervecera del municipio.

Aunque ahora se ha industrializado la recolección, en Shepherd Neame continúan utilizando solo lúpulos autóctonos que se añaden a las tolvas durante cocción del mosto de cerveza. Es en este momento cuando se extrae el amargo del lúpulo y una vez desechados se añade la levadura antes de que el líquido se lleve al tanque de fermentación. Una vez el tiempo de fermentación ha finalizado, la cerveza está lista para pasar al barril o ser embotellada.

Tras casi hora y media de recorrido, llega el momento de catar algunas de las variedades de cervezas producidas en la fábrica. El visitante puede diferenciar entre el aroma, el color y la claridad de una cerveza de baja o alta fermentación, lager o ale, mientras disfruta de las famosas Spitfire, Bishop´s Finger o Whitstable Bay.

La ruta termina culmina en la tienda de la fábrica, momento para hacerse con alguna botella que llevarse a casa y posteriormente buscar un pub en el que almorzar y poner en práctica los conocimientos cerveceros aprendidos.

Más pistas para una visita a Canterbury pinchando aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información