Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seattle en modo ‘runner’

Nueve itinerarios para corredores que pasan por playas con leones marinos, parques escultóricos o la casa en la que vivió Kurt Cobain

Corriendo por el Waterfront de Seattle, cuyo 'skyline' se divisa al fondo. Ampliar foto
Corriendo por el Waterfront de Seattle, cuyo 'skyline' se divisa al fondo.

Nadie discute que uno de los mejores modos de conocer una ciudad es recorrerla a pie. Pero si lo tuyo es el running, ¿por qué no hacerlo corriendo? La siguiente propuesta, que contiene algunos de los lugares predilectos de los corredores locales de Seattle, te permitirá esta ciudad del noroeste americano desde una óptica distinta. Incluye algunas pistas sobre el running local, para no llevarte sorpresas.

Green Lake Trail

El parque más urbanita de Seattle cuenta con una ruta asfaltada, plana y circular de casi 5 kilómetros que da la vuelta a un lago y acoge a corredores de toda la ciudad. Suele estar algo congestionado durante los fines de semana, sobre todo si hace buen tiempo. Al sur del lago existen varias zonas deportivas donde encontrarás una pista de atletismo si te apetece realizar algunas series de más. Además, muy cerquita está el Woodland Park Zoo.

Burke Gilman Trail

Es uno de los recorridos más largos y populares de la ciudad, usado tanto por peatones como ciclistas. El camino, de 20 kilómetros, está completamente asfaltado y recorre los barrios de Ballard, Fremont y Wallingford hasta la población de Bothell, donde se une al Sammamish Trail. Algunos de los mejores tramos son los que atraviesan Gas Works Park y el campus de la Universidad de Washington, al norte de Lake Union, aunque también son los más concurridos.

Discovery Park

Uno de los senderos que recorren Discovery Park, de 215 hectáreas de extensión, en Seattle. ampliar foto
Uno de los senderos que recorren Discovery Park, de 215 hectáreas de extensión, en Seattle.

Este parque de 215 hectáreas está ubicado en lo que en otro tiempo fue una base militar. Sus 20 kilómetros de caminos son la delicia de los que buscan un lugar tranquilo para correr una mañana de domingo. Las rutas alternan camino asfaltado y sendas de tierra, con diferentes niveles de dificultad y sombra (si corremos en verano). Después, se puede estirar en la playa junto a leones marinos y con excelentes vistas de la ciudad.

Arboretum

Si te apetece manchar de tierra local tus zapatillas favoritas, te recomendamos acercarte por el Arboretum. El parque está situado entre la Universidad de Washington y Capitol Hill donde un circuito de unos 6 kilómetros se convierte en un paraíso para ‘runners’ domingueros, que pueden correr entre frondosos bosques con muestras de la vegetación autóctona. Después, se pasa junto a las estribaciones del club de remo de la Universidad de Washington, donde en su día se forjó la leyenda del equipo que enfureció al mismísimo Hitler tras arrebatarle la medalla de oro a Alemania en las Juegos Olímpicos de Berlín, en 1936.

Curiosidades y consejos

La mayoría de las rutas son caminos asfaltados (paved trails) de uso peatonal. Existen normas específicas de uso y, aunque los peatones tienen preferencia, es obligatorio ir por el lado derecho.

Entre corredores el saludo con la mano no es habitual aunque sí un intercambio de sonrisas cuando se cruzan las miradas.

Para realizar un sprint lo políticamente correcto es hacerlo donde no haya muchos corredores compartiendo la ruta.

Si necesitas comprar cualquier tipo de material o complemento puedes acercarte a Super Jock 'n Jill, la tienda outlet de Brooks o a Sports Authority. Además, el Seattle Premium Outlet, en Tulalip, cuenta con varias tiendas especializadas.

Lake Washington Shore Trail

Esta ruta, recorre durante unos 15 kilómetros el lado oeste de lago Washington y es otro de los destinos populares entre los corredores locales. El maratón de Seattle recorre parte de este camino (no circular) que, además, acoge todo tipo de carreras, como la tradicional Shorerun 10k. Aunque la mayor parte del trazado se realiza junto al lago, acabando en Seward Park, el único parque de Seattle que aún conserva su bosque primigenio, parte del mismo se realiza por calles residenciales y, atención mitómanos, pasa por delante de la casa en la que vivió Kurt Cobain (171 Lake Washington Blvd E), malogrado cantante de Nirvana.

Alki Beach

Los primeros colonos se establecieron en este lugar en noviembre de 1851. Desde entonces, mucho ha llovido en esta zona (literalmente) que, paradójicamente, es un destino muy playero. Un camino totalmente plano y asfaltado de unos 5 kilómetros recorre toda la playa, desde la punta del faro (Alki Lighthouse) hasta el restaurante Salty´s, uno de los que ofrece mejores vistas panorámicas de la ciudad.

Waterfront

Dos corredoras en el Olympic Sculpture Park, en Seattle. ampliar foto
Dos corredoras en el Olympic Sculpture Park, en Seattle.

En Seattle se está construyendo un túnel que sustituirá la vieja autopista que divide el puerto marítimo del centro urbano. Es una de las más espectaculares reformas urbanas de la costa oeste de Estados Unidos y transformará el paisaje local; también permitirá correr de modo continuo por toda esta franja costera. De momento, ya se puede sudar durante unos 5 kilómetros desde el Seattle Aquarium hasta el Pier 90, pasando por el moderno Olympic Sculpture Park y Centennial Park. Aquí encontrarás un camino para bicicletas y otro para peatones y, además, podrás contemplar de cerca Echo, escultura del artista plástico Jaume Plensa.

Sammamish Trail

Si tu visita tiene un componente techie y tienes previsto alojarte en las zonas de Redmond o Bellevue, el Sammamish Trail es tu mejor opción para rodar un rato. El camino recorre unos 35 kilómetros desde Bothell (donde conecta con el Burke Gilman Trail) hasta Issaquah, pasando por Lake Sammamish y Marymoor Park. Es una rutas habitual entre las carreras populares de la zona y en el trayecto encontrarás todo tipo de servicios, incluyendo aparcamiento gratuito, baños y fuentes de agua potable.

Issaquah

Casi todas las rutas descritas hasta ahora son planas, pero si lo tuyo es quemar calorías por senderos de montaña, no hay que alejarse mucho de Seattle. En Issaquah tienes Cougar Mountain y Tiger Mountain, ambas ideales para exprimir tus zapatillas por tortuosos senderos y pistas de montaña. Eso sí, en esta ocasión deberás llevar tu el agua, pues no hay fuentes en la zona.

¿Vas a visitar Seattle? Pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información