Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casa de Colón, azulejos, vidrieras y rejerías

Una experiencia costumbrista en el centro de Sevilla

Patio del hotel Casa de Colón, en Sevilla. Ampliar foto
Patio del hotel Casa de Colón, en Sevilla.

Entre la catedral y el Ayuntamiento, por la angostura de la calle de Hernando Colón, una casa señorial del siglo XVII se aparece a los viajeros como muchas otras edificaciones coloniales del centro histórico de Sevilla, achicadas en la grandeza de una ciudad que siglos atrás lo fue todo.

Puntuación: 6,5
Arquitectura 7
Decoración 8
Estado de conservación 8
Confortabilidad 7
Aseos 6
Ambiente 6
Desayuno 6
Atención 8
Tranquilidad 7
Instalaciones 5

Hay que sortear los bajos comerciales de una línea de fachadas salteada de galerías románticas y balcones floreados, tomarse un montadito en El Perol de Miguel, curiosear en la filatelia de Carmen Rodríguez, deleitarse con las famosas tortas de aceite Inés Rosales en la tienda abierta al costado del hotel y, finalmente, recalar en un estrecho zaguán delimitado por un arco y un portón de rejería antes de zambullirse en el frescor de un patio decorado con azulejos de Mensaque, extremadamente austero, deliciosamente tranquilo, que parecía llamado a convertirse en el vestíbulo central de un hotel con encanto.

Un barrio por descubrir

La atención se reduce a unas recepcionistas amables y simpáticas, familia de los propietarios, capaces de infundir en los huéspedes la idea de que serán atendidos las 24 horas del día con solo descolgar el teléfono de su habitación. Hay sitio, claro está, para sentarse un ratito a descansar, libar un refrigerio o esperar una cita prevista. El hotel no cuenta con restaurante, pero el barrio invita a descubrir nuevos establecimientos en los que entretenerse.

Una habitación de Casa de Colón, en Sevilla. ampliar foto
Una habitación de Casa de Colón, en Sevilla.

Ante la falta de salones amplios, una opción es meterse en el ascensor para alcanzar cuanto antes la habitación elegida entre las 17 que se ofrecen en cinco categorías distintas: básica, superior, deluxe, grand luxe y el ático. Todas con artesonados originales y vidrieras polícromas que tamizan la luz del sol. Y colchones que invitan a prolongar la noche. Algunas con bañeras de patas que rememoran la belle époque agüista. La del ático, necesariamente más cara, conserva sus viejos suelos hidráulicos, así como la cerrajería, los elementos de forja sacados en blanco y las vidrieras originales de la casa. Incluso una terraza privada con vistas a los tejados del barrio, que rivaliza con la terraza común con tumbonas de bronceado instantáneo y vistas envidiadas a la Giralda para tomar algo.

El desayuno carece de horario definido. Contenta por igual a madrugadores que a trasnochadores, y lo mismo se sirve en el patio central que en el propio dormitorio del huésped. Por la flexibilidad del servicio y la incondicional fidelidad de la clientela, esta Casa de Colón diríase un híbrido entre el hotel de toda la vida y la vivienda de alquiler entre particulares que hoy simboliza la plataforma de Internet Airbnb.

Casa de Colón

  • Categoría oficial: 3 estrellas.
  • Dirección: Hernando Colón, 3. Sevilla.
  • Teléfono: 955 11 78 28.
  • Internet: www.hotelcasadecolon.com.
  • Instalaciones: patio, terraza ático.
  • Habitaciones: 17 dobles con aire acondicionado, teléfono, TV interactiva, wifi gratuita, secador de pelo.
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos.
  • Precios: desde 46,75 euros la habitación doble, desayuno e IVA incluidos.
  • Tarjetas de crédito: American Express, MasterCard, Visa, 6000.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información