Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

América, de punta a punta

12 fotos

Desde una ruta senderista en la Columbia Británica, en Canadá, hasta un descenso en rafting por el Gran Cañón o caminar entre cumbres y glaciares en la Patagonia, diez propuestas para aventureros por la diversidad paisajística del continente americano.

  • Un descenso fluvial de casi 500 kilómetros por uno de los grandes ríos estadounidenses, el Colorado (en la foto); surfear en uno de los mejores rompientes del Pacífico, en Hawai o una de las rutas senderistas más codiciadas de los Andes peruanos, el gran Camino Inca. Diez planes irrenunciables desde la Columbia Británica, en Canadá, hasta las cumbres de la Patagonia.
    1Diez aventuras americanas Un descenso fluvial de casi 500 kilómetros por uno de los grandes ríos estadounidenses, el Colorado (en la foto); surfear en uno de los mejores rompientes del Pacífico, en Hawai o una de las rutas senderistas más codiciadas de los Andes peruanos, el gran Camino Inca. Diez planes irrenunciables desde la Columbia Británica, en Canadá, hasta las cumbres de la Patagonia. Ir a noticia
  • Caminar es la mejor forma de conocer un paisaje y un territorio, y a eso invita el West Coast Trail (en la foto), la ruta de senderismo más conocida de la Columbia Británica, al oeste de Canadá. Es una de las rutas de trekking más duras de Norteamérica –no apta para principiantes–, pero también de las más bellas.
    2Caminos salvajes en la Columbia Británica Caminar es la mejor forma de conocer un paisaje y un territorio, y a eso invita el West Coast Trail (en la foto), la ruta de senderismo más conocida de la Columbia Británica, al oeste de Canadá. Es una de las rutas de trekking más duras de Norteamérica –no apta para principiantes–, pero también de las más bellas.
  • El Gran Cañón nunca decepciona. Se puede caminar, se puede sobrevolar y se puede navegar, deslizándose por las aguas del río Colorado a bordo de una barca (de remos, a pala o a motor), como hacen unas 25.000 personas cada año. Un descenso fluvial de 446 kilómetros que precisa de un permiso especial que se concede (por sorteo) en el mes de febrero.
    3Rafting en el Gran Cañón El Gran Cañón nunca decepciona. Se puede caminar, se puede sobrevolar y se puede navegar, deslizándose por las aguas del río Colorado a bordo de una barca (de remos, a pala o a motor), como hacen unas 25.000 personas cada año. Un descenso fluvial de 446 kilómetros que precisa de un permiso especial que se concede (por sorteo) en el mes de febrero.
  • La mítica Ruta 66 (en la foto, a su paso por Flagstaff, Arizona) invita a viajar de verdad, tanto si tenemos ganas de sumergirnos en la cultura retro estadounidense como si queremos disfrutar de su diversidad paisajística, con escenarios naturales tan sorprendentes como el río Mississippi, el desierto Pintado y el Bosque Petrificado, en Arizona, y, al final, las soleadas playas del sur de California.
    4Un ruta genuinamente americana La mítica Ruta 66 (en la foto, a su paso por Flagstaff, Arizona) invita a viajar de verdad, tanto si tenemos ganas de sumergirnos en la cultura retro estadounidense como si queremos disfrutar de su diversidad paisajística, con escenarios naturales tan sorprendentes como el río Mississippi, el desierto Pintado y el Bosque Petrificado, en Arizona, y, al final, las soleadas playas del sur de California.
  • Miles de surfistas acuden a la costa norte de Oahu (isla principal de Hawai) en busca de los mejores tubos, como el 'Banzai Pipeline' (en la foto), que se ha convertido en una referencia esencial de este deporte. En invierno, las olas alcanzan los 10 metros de altura y rompen en un peligroso arrecife de poca profundidad; no es para tomárselo a broma.
    5Hawai, meca surfera Miles de surfistas acuden a la costa norte de Oahu (isla principal de Hawai) en busca de los mejores tubos, como el 'Banzai Pipeline' (en la foto), que se ha convertido en una referencia esencial de este deporte. En invierno, las olas alcanzan los 10 metros de altura y rompen en un peligroso arrecife de poca profundidad; no es para tomárselo a broma.
  • El Caribe es un mar con miles de islas y zonas de buceo fantásticas. La isla de Bonaire (en la foto) es quizá una de las más populares para practicar este deporte al estar rodeada de arrecifes de coral muy próximos a la costa, habitados por innumerables especies marinas. El Parque Nacional Marino de Bonaire, que ocupa todo su litoral, ha sido declarado patrimonio mundial.
    6Entre corales caribeños El Caribe es un mar con miles de islas y zonas de buceo fantásticas. La isla de Bonaire (en la foto) es quizá una de las más populares para practicar este deporte al estar rodeada de arrecifes de coral muy próximos a la costa, habitados por innumerables especies marinas. El Parque Nacional Marino de Bonaire, que ocupa todo su litoral, ha sido declarado patrimonio mundial.
  • En el Caribe hay pocos lugares a los que valga la pena llevarse la bicicleta, pero Cuba se ha convertido en un punto de referencia para cicloturistas, de todo el mundo. Especialmente el valle de Viñales (en la foto), quintaesencia de la Cuba rural, con colinas escarpadas, plantaciones de tabaco de un verde intenso y magníficos miradores.
    7Cuba desde la bici En el Caribe hay pocos lugares a los que valga la pena llevarse la bicicleta, pero Cuba se ha convertido en un punto de referencia para cicloturistas, de todo el mundo. Especialmente el valle de Viñales (en la foto), quintaesencia de la Cuba rural, con colinas escarpadas, plantaciones de tabaco de un verde intenso y magníficos miradores.
  • Las islas Galápagos, sinónimo de exotismo y diversidad biológica, saltaron a la fama gracias a Charles Darwin en 1835, como un referente fundamental para estudiar la salvaje. Este gran zoológico de origen volcánico permite contemplar su gran variedad de especies autóctonas, como, entre otras, la iguana terrestre, la tortuga gigante, la zapaya, el león marino, el lobo peletero (en la foto), el piquero patiazul y el entrañable pingüino de las Galápagos.
    8Nuevos amigos en Galápagos Las islas Galápagos, sinónimo de exotismo y diversidad biológica, saltaron a la fama gracias a Charles Darwin en 1835, como un referente fundamental para estudiar la salvaje. Este gran zoológico de origen volcánico permite contemplar su gran variedad de especies autóctonas, como, entre otras, la iguana terrestre, la tortuga gigante, la zapaya, el león marino, el lobo peletero (en la foto), el piquero patiazul y el entrañable pingüino de las Galápagos.
  • El Camino Inca, senda de montaña de 38 kilómetros, es un recorrido obligado para quienes visiten Perú y quieran presumir a su regreso de conocer bien el país andino. Desde el río Urubamba, afluente del Amazonas, atraviesa bosques nubosos, praderas de la puna, ruinas incas y puertos de montaña que alcanzan los 4.200 metros de altitud hasta culminar en Machu Picchu, el yacimiento arqueológico más famoso de Sudamérica.
    9La gran ruta de los Incas El Camino Inca, senda de montaña de 38 kilómetros, es un recorrido obligado para quienes visiten Perú y quieran presumir a su regreso de conocer bien el país andino. Desde el río Urubamba, afluente del Amazonas, atraviesa bosques nubosos, praderas de la puna, ruinas incas y puertos de montaña que alcanzan los 4.200 metros de altitud hasta culminar en Machu Picchu, el yacimiento arqueológico más famoso de Sudamérica.
  • Es el río más grande del mundo, con una selva casi impenetrable que invita a la aventura: surcar zigzagueantes cursos de agua en canoa, caminar por frondosos senderos o escudriñar la cubierta arbórea en busca de monos, perezosos y otras criaturas. Manaos es el punto de partida más socorrido para surcar el Amazonas en su parte brasileña (en la foto).
    10Navegar por el Amazonas Es el río más grande del mundo, con una selva casi impenetrable que invita a la aventura: surcar zigzagueantes cursos de agua en canoa, caminar por frondosos senderos o escudriñar la cubierta arbórea en busca de monos, perezosos y otras criaturas. Manaos es el punto de partida más socorrido para surcar el Amazonas en su parte brasileña (en la foto).
  • Con el puntiagudo Cerro Torre a un lado y las Torres del Paine, ya en Chile, al otro, el grupo del Fitz Roy (en la foto, a la derecha) solo podría destacar si tuviera algo de especial, y lo tiene. Cuando uno se planta antes semejante mole de granito, de más de un kilómetro de altura, empieza a entender por qué coronarla se considera uno de los retos más difíciles del mundo.
    11'Skyline' patagónico Con el puntiagudo Cerro Torre a un lado y las Torres del Paine, ya en Chile, al otro, el grupo del Fitz Roy (en la foto, a la derecha) solo podría destacar si tuviera algo de especial, y lo tiene. Cuando uno se planta antes semejante mole de granito, de más de un kilómetro de altura, empieza a entender por qué coronarla se considera uno de los retos más difíciles del mundo.
  • 12