Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco bares para descubrir Praga

De restaurantes clásicos a la calle más ‘hipster’, ruta por locales que reflejan la diversidad cultural de la capital checa

Café V Lese, en Praga Ampliar foto
Barra del Café V Lese, en Krymská, la calle más 'hipster' de Praga.

Praga es una ciudad viva y con un marcado carácter estudiantil, lo que propicia una animada vida cultural que los checos acostumbran a aderezar con excelente cerveza y muy buena comida. De población multicultural y cosmopolita, la capital de la República Checa cuenta también con una amplia variedad de bares asequibles si se sabe escoger bien el lugar. Por su calidad, su diversidad y sus servicios, recomendamos estos cinco bares donde el viajero podrá disfrutar de la verdadera Praga, una ciudad que merece la pena descubrir.

01 U Parašutistů

Comedor del restaurante U Parašutistů , en Praga. ampliar foto
Comedor del restaurante U Parašutistů , en Praga.

Un restaurante típicamente checo pero con mucha historia, dedicado a dos héroes nacionales: Jan Kubiš y Jozef Gabčík, los paracaidistas checos asesinaron al jefe nazi del Protectorado de Bohemia y Moravia, Reinhard Heydrich, durante la Segunda Guerra Mundial. Ambos se ocultaron en la iglesia de Cirilo y Metodio, que está frente a este local. Leyendas aparte, la relación calidad precio de U Parašutistů (Resslova, 7 – Praga 2) es excelente y permite degustar un kilo de deliciosas y típicas costillas de cerdo por solo 6 euros u otros platos tradicionales, como el gulash o el codillo de cerdo, también a precios económicos.

02 U Sudu

Uno de los espacios del bar U Sudu, en Praga. ampliar foto
Uno de los espacios del bar U Sudu, en Praga.

U Sudu (Vodičkova, 10 – Praga 1) es un entramado laberíntico que hace las veces de restaurante en su planta de entrada pero que dispone de enormes salas en el primer sótano, con diferentes estancias y ambientes para tomar algo. Gracias a esta función de pub la cocina permanece abierta hasta las 4 de la madrugada, algo poco usual en la República Checa, donde se mantienen horarios europeos. El goulash que se puede degustar allí es realmente recomendable.

03 Vzorkovna

Cuando entras en Vzorkovna (Narodni, 11 – Praga 1) es posible que un perro enorme te dé la bienvenida a uno de los lugares más emblemáticos de Praga. Es un bar alternativo frecuentado por gente joven en el que se puede tomar una cerveza -o incluso un té y una cachimba- mientras escuchamos música en directo. Incluso cuenta con una sala de piano que puede tocar cualquiera de sus clientes. Vzorkovna es, sin duda, un lugar para disfrutar de una noche diferente y vivir la verdadera Praga.

04 Viniční Altán

Bar Viniční Altán, en el parque Havlíčkovy sady, en Praga. ampliar foto
Bar Viniční Altán, en el parque Havlíčkovy sady, en Praga.

Sol, paisaje y buen vino. Ésta es la magnífica combinación que nos ofrece Viniční Altán (Havlíčkovy sady – Praga 2). Los praguenses están acostumbrados a disfrutar de sus parques y zonas verdes en cuanto ven asomar un rayo de sol. Así lo hacen en Havlíčkovy sady, un extenso parque en cuyo interior se encuentra este bar con bonita forma de templete que invita a descubrir los vinos de su propio viñedo, ubicado debajo del restaurante. Un lugar idóneo para los amantes de los ambientes tranquilos que propone un final perfecto a un relajante paseo dominical por el parque.

05 Krymská

Barra del bar Zenit, en Vršovice, la zona 'trendy' de Praga. ampliar foto
Barra del bar Zenit, en Vršovice, la zona 'trendy' de Praga.

Krymská, en el barrio de Vršovice, es la calle más hipster de la ciudad, y desde la llegada de Café V Lese (Krymská, 12) se ha ido poblando de otros bares de estilo moderno. En el local, de trazado quebrado y desaguisado, podemos saborear una excelente cerveza Chotěboř de barril. En esta angosta calle de unos 400 metros en bajada podemos encontrar propuestas tan frescas como la de Zenit (Krymská, 24), que combina una atmósfera literaria con unos buenos aperitivos y cerveza pale ale de elaboración propia, o el Incider Bar (Krymská, 26), en el que podemos instruirnos en las diferentes variedades de sangría checa. Además, las calles aledañas no son ajenas a esta explosión del barrio, que se encuentra a un paso del centro con la línea 22 del tranvía, como demuestra el Café Sladkovský (Sevastopolská, 17), uno de los locales más elegantes y modernos de la ciudad.

Más planes para una escapada a Praga pinchando aquí

Más información