Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Donde Viena se pone verde

Ruta por nueve de los 280 parques de la capital austriaca, que incluye hasta un parque nacional dentro de la ciudad

Burggarten, uno de los parques del Ringstraße, en Viena Ampliar foto
El Burggarten, en tiempos jardín privado del Emperador Francisco José I, es uno de los parques del Ringstraße de Viena.

Con más del 50% del término municipal dedicado a espacios naturales –120 metros cuadrados por habitante–, Viena es una de las capitales más verdes del mundo. Dentro de la antigua capital imperial de los Habsburgo se encuentran 280 parques y jardines imperiales, campos y prados, un parque biosférico e incluso un parque nacional. Unos 300.000 árboles dan sombra a las calles de la ciudad y, cada año, casi dos millones y medio de flores son plantadas y cultivadas en los jardines y parques; a casi flor y media por vienés. En Viena la naturaleza se respeta y se protege. Dentro de los límites de la ciudad se cultivan mil hectáreas de superficie ecológica y se producen, además del cultivo convencional, unas 2.300 toneladas de verduras ecológicas y 1.700 toneladas de cereales ecológicos al año. Y 2,4 millones de litros de vino al año. Sin duda prados, parques, bosques y jardines contribuyen a que Viena sea elegida, año tras año, como una de las mejores ciudades del mundo para vivir. Puesto que visitar los dos mil espacios verdes públicos de Viena sería toda una proeza, proponemos cinco para empezar la cuenta.

01 Los parques de la Ringstraße

El Stadtpark, en el Ringstraße de Viena, es el parque público más antiguo de la ciudad. ampliar foto
El Stadtpark, en el Ringstraße de Viena, es el parque público más antiguo de la ciudad.

El Anillo de Viena (Ringstraße), que cumple 150 años en 2015, fue concebido como un bulevar según los principios del paisajismo y lo recorren hileras de árboles; unos 2.500 ejemplares en total. Además, en la Ringstraße encontramos cuatro parques y jardines imperiales, oasis de tranquilidad que gozan de gran popularidad entre los vieneses. El Stadtpark es el parque público más antiguo de la ciudad y sus caminos sinuosos son flanqueados por arbustos decorativos, prados y superficies de agua. El Rathauspark (parque del ayuntamiento), concebido como jardín paisajístico inglés, cuenta con magníficas arboledas que en invierno dan cobijo a parte del mercado de navidad de la Rathaus y a la pista de patinaje de la Wiener Eistraum.

El Volksgarten (jardín del pueblo), alberga un monumento erigido en honor a la Emperatriz Sisi. Aunque más curioso es el Theseustempel, una réplica a escala del Templo de Teseo de Atenas construido a principios del siglo XIX por Peter von Nobile. En verano, más de 400 rosales florecen aquí, convirtiendo el parque en una auténtica delicia visual y aromática. Finalmente, el Burggarten (parque del palacio), que fue en tiempos el jardín privado del Emperador Francisco José I, el marido de Sisi, alberga el único monumento público dedicado al emperador y una archiconocida estatua de Mozart, además de un fantástico invernadero modernista (Palmenhaus), que es mitad cafetería, mitad criadero de cientos de especies de mariposas exóticas.

02 Dos secretos del Belvedere

Uno de los senderos que recorren el jardín alpino, en el palacio de Belvedere, en Viena. ampliar foto
Uno de los senderos que recorren el jardín alpino, en el palacio de Belvedere, en Viena.

El palacio de Belvedere es en sí una auténtica joya y sus jardines barrocos proporcionan una agradable caminata, pero además, el palacio cuenta con dos pequeños secretos. Un jardín alpino al que se accede desde la salida cercana al Gürtel, y el jardín botánico de la Universidad, que corre paralelo a los jardines del Belvedere, pero separado y ocultado por una gran tapia. El jardín alpino es, en su especie, el más antiguo del mundo, y cuenta con más de 4.000 especies de todo el planeta, aunque, evidentemente, las procedentes de los Alpes europeos son más abundantes. Abre solamente de marzo a agosto.

El jardín botánico fue fundado en 1754 por la Emperatriz María Teresa. En sus ocho hectáreas se cultivan 11.500 especies de plantas de seis continentes. Sus viejos árboles y bellos prados sirven de hábitat a la fauna autóctona. Una parada obligatoria para los amantes de la observación de aves y para aquellos a los que les encante el zumbido de las abejas.

03 Augarten

Augarten, el jardín barroco más antiguo de Viena. ampliar foto
Augarten, el jardín barroco más antiguo de Viena.

Con algo más de 52 hectáreas, el Augarten es el jardín barroco más antiguo de Viena. El estilo francés dibuja grandes avenidas alineadas con hileras de árboles y exquisitas composiciones con plantas florales. Este jardín es perfecto para un picnic y, además, es uno de los parques más multiculturales de la ciudad. Acoge también la sede del Wiener Sängerknaben, el coro de niños cantores de Viena. De hecho, el Augarten ha sido y es uno de los grandes escenarios de la música en Viena, en el que también podremos visitar el museo y fábrica de porcelana de Augarten y la filmoteca austriaca.

04 Un ciudad con parque nacional

Parque nacional Donau-Auen, en Viena. ampliar foto
Parque nacional Donau-Auen, en Viena.

Pocas ciudades pueden presumir de tener parte de un parque nacional dentro de sus límites municipales. La zona vienesa de Lobau (el bosque de agua) ocupa un tercio del parque nacional Donau-Auen y es una de las últimas zonas vírgenes de humedales que quedan en el Danubio a su paso por Europa Central. Conocida como la jungla vienesa, en las 2.300 hectáreas de Lobau podemos encontrar cerca de un millar de especies autóctonas de flora y fauna. El parque se puede recorrer a pie, en bote o en canoa, mediante tours organizados o incluso a nado (en algunas zonas), para los más aventureros. Los amantes de la historia contemporánea encontraran en Lobau el escenario de la batalla de Aspern-Essling (1809), donde el ejército austriaco, liderado por el Archiduque Carlos de Habsburgo-Lorena, infringió una importante derrota a las fuerzas francesas lideradas por Napoleón en persona. Diferentes lugares de la batalla, así como un cementerio francés o el lugar donde se encontraba el campamento principal de los franceses se pueden visitar siguiendo el sendero Napoleon.

05 Donaupark

Más de 35.000 rosas florecen en verano a lo largo de los paseos del Donaupark, en Viena. ampliar foto
Más de 35.000 rosas florecen en verano a lo largo de los paseos del Donaupark, en Viena.

El vigesimosegundo distrito vienés, con 800.000 metros cuadrados de espacios ajardinados, es el más verde de toda Viena. Uno de los pulmones de este distrito es el Donaupark, o parque del Danubio, una extensísima masa esmeralda que se funde con la isla del Danubio y los humedales del norte de Viena. Abierto en 1964 como parte de la Exposición Internacional de Jardines, más de 35.000 rosas florecen en verano a lo largo de los paseos del Donaupark, que cuentan con interesantes esculturas y obras de arte al aire libre. Y en el centro del parque, a orillas del lago Iris, se encuentra la Korea Kulturhaus, un espacio abierto de intercambio cultural entre Oriente y Occidente con una magnífica casa del té y una biblioteca de autores coreanos.

El parque ofrece también inmejorables vistas al complejo de Naciones Unidas en Viena y aloja al edificio más alto de Austria, la Donauturm (torre del Danubio). El Donaupark es una zona deportiva muy popular entre tenistas, aficionados al ajedrez, ciclistas y, sobre todo, corredores, y algunas competiciones de clubs de aficionados tienen lugar en torno al lago Iris.

¿Vas a visitar Viena? Pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información