Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Breña, pasión por el atún

Un hotel gaditano donde comienza la playa de Los Caños de Meca

Habitación del hotel La Breña, en Los Caños de Meca. Ampliar foto
Habitación del hotel La Breña, en Los Caños de Meca.

En un extremo de la playa de Los Caños de Meca, entre las calas más afamadas de este paraíso nudista, se atrinchera junto al recodo del camino que lleva al pinar del parque natural un hotelito con escasa identidad arquitectónica y mucha personalidad humana. Sus socios promotores, Alberto Reyes y José Manuel Morillo, asistidos por la hermana de éste, Olivia Morillo, reciben al viajero como depositarios honrosos de aquellos hippies que en la década de los sesenta encumbraron sus arenas blancas al mismo nivel que las ibicencas o las de Formentera.

Puntuación: 7
Arquitectura 5
Decoración 6
Estado de conservación 7
Confortabilidad 6
Aseos 6
Ambiente 7
Desayuno 8
Atención 10
Tranquilidad 8
Instalaciones 6

Seguramente no es lo más elegante eso de tener enfrente un amplio aparcamiento de vehículos, pero es cómodo y los huéspedes lo aprecian más que nada en cuanto llegan. Luego acontece la bienvenida orquestada en el vestíbulo, un espacio culto, ambientado con música, y aireado, con salidas al exterior por delante y por detrás. Ahí se extiende un jardincito con piscina, imprescindible en verano, cuando no se quiere descender a la playa.

La Breña

  • Categoría oficial: 3 estrellas.
  • Dirección: Avenida de Trafalgar, 4.
  • Caños de Meca, Cádiz.
  • Teléfonos: 956 43 73 68 y 627 42 43 43.
  • Internet: www.hotelbrena.com.
  • Instalaciones: aparcamiento interior, jardín, piscina exterior, bar, restaurante.
  • Habitaciones: 4 dobles, 3 júnior suites; todas con calefacción, teléfono, TV interactiva, wifi gratuita, minibar, secador de pelo.
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos.
  • Precios: desde 60 euros la habitación doble, desayuno e IVA incluido.
Terraza del hotel La Breña. ampliar foto
Terraza del hotel La Breña.

Amplias y confortables, las habitaciones resuelven la estancia con los detalles que Morillo y Reyes llevan a gala ofrecer a todo el mundo por igual, aunque ciertamente la conexión wifi necesita mejorar su caudal. El mobiliario es sencillo, pero refrescante. Desde las ventanas, en días despejados, que son los más, se divisa la costa africana con las luces de Tánger en primer plano. Mejores vistas deparan aún las abuhardilladas desde unas pequeñas terrazas que casi tocan las copas del parque natural. Por la mañana, la luz del litoral gaditano restalla en todo el edificio. Un baño solar que hace más vivos los desayunos en la terraza, frente al azul oceánico.

Al igual que su otro establecimiento hermano, el hotel Arohaz, en la pedanía aledaña de Zahora, La Breña es una fiesta para los sentidos culinarios. No en vano enfrente de Los Caños de Meca se organiza todos los años la mítica levantá de la almadraba de Barbate, cuyo seguimiento turístico es hoy posible gracias al buque Francisco Varo (www.atunalmadraba.com). Del mar a la mesa, como propone el chef del hotel Ciprian Iordan, conocedor profundo del atún, sus hábitos y su cocción. En crudo, con salmorejo o ajoblanco. O en caliente, con microplancton. La carta de temporada Pasión por el Atún arrastra cada noche a un buen número de comensales, hospedados o no en el hotel, que han terminado de convertir La Breña y Los Caños en una nueva meca del turismo gastronómico andaluz.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información