Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco secretos de Praga

De un bar para ‘hipsters’ a orillas del Moldava a una extraña fachada del palacio de Wallenstein, repleta de seres misteriosos

Muro de piedra tallada en el palacio de Wallenstein, en Praga Ampliar foto
Muro de piedra tallada en el jardín del palacio de Wallenstein, en Praga, conocido como 'The Grotto'.

Praga es una ciudad de cuento de hadas atravesada por el río Moldava. La historia se refleja en la gran diversidad de edificios emblemáticos y monumentos repartidos por todos los rincones de la capital de la República Checa. Para acercarse algo más a los praguenses, proponemos algunos de los rincones más bonitos de la ciudad y, a su vez, alejados de las típicos circuitos turísticos.

01 Jardines del Senado en el Parlamento

Valdštejnská zahrada, Praga 1

Este bonito jardín escondido a las puertas del barrio de Mala Strana alberga las dependencias del Parlamento checo, incluido el Senado, un lago enorme que transmite belleza y tranquilidad y una extraña y sorprendente fachada de piedra tallada en los jardines del palacio de Wallenstein. El recinto invita a recorrer sus laberínticas calles bordeadas por estatuas y diferentes especies de flores hasta llegar a este peculiar muro de los misterios, conocido como The Grotto, y ante el que uno se puede entretener buscando figuras de animales misteriosos e incluso seres monstruosos en la pared de estalactitas artificiales. La belleza singular de esta zona verde es uno de los secretos mejor guardados de Praga a sus visitantes.

02 Estatua de Žižka

Národní památník na Vítkově, Praga 3

Estatua de Jan Žižka, en la colina de Vítkov, en Praga. ampliar foto
Estatua de Jan Žižka, en la colina de Vítkov, en Praga.

Para los amantes de las panorámicas urbanas, Praga es una ciudad idónea ya que está rodeada de colinas que ofrecen vistas de toda la ciudad. Uno de estos miradores, ubicado en la colina de Vítkov, es el que ocupa la gran estatua ecuestre de Jan Žižka, general vencedor en la batalla de Vítkov, en 1420, en plenas guerras husitas. Realizada en bronce, mide nueve metros de altura y es una de las mayores efigies ecuestres del mundo. El lugar cobró especial relevancia en 2009, cuando, recién inaugurados tras una completa reconstrucción, los edificios anexos al monumento comenzaron a acoger parte de la colección del Museo Nacional.

Parque de Riegrovy sady, al norte de Praga. ampliar foto
Parque de Riegrovy sady, al norte de Praga.

Riegrovy sady

Metro de Muzeum, Praga 2

Praga es una ciudad llena de zonas verdes que sus habitantes aprovechan cada día de buen tiempo. Por ejemplo, Riegrovy sady, al norte de la ciudad, un hermoso parque en el los locales suelen reunirse para compartir cervezas, conversaciones e incluso música en vivo en cuanto ven asomar un rayo de sol. El jardín, además, ofrece unas vistas espectaculares de la capital checa, especialmente al atardecer.

Ribera del Moldava

Naplavka, Praga 2

Terraza del bar Bajkazyl, a orillas del río Moldava, en Praga. ampliar foto
Terraza del bar Bajkazyl, a orillas del río Moldava, en Praga.

Cuando está cayendo el sol, una de las zonas más recomendables de Praga para salir a cenar, a tomar una copa o a bailar es Naplavka, la ribera del río Moldava, que se convierte en un lugar idílico donde disfrutar de una cerveza sentado en el empedrado y contemplando el agua. También se puede subir a bordo de uno de los barcos-restaurante atracados en la orilla, que ofrecen una velada flotante de cocina tradicional checa, música en vivo, y, por supuesto, excelente cerveza. Bajkazyl, un bar que alberga una tienda de bicicletas, propone también actuaciones en directo mientras tomamos algo en un ambiente distinto y curioso.

Clementinum

Mariánské námesti 5, Praga 1

Interior de la biblioteca barroca del Clementinum, en el centro histórico de Praga. ampliar foto
Interior de la biblioteca barroca del Clementinum, en el centro histórico de Praga.

Esta singular construcción del siglo XI es el segundo edificio más grande de la ciudad. Su nombre, Clementinum, se debe a que este lugar albergaba, en sus orígenes, la iglesia de San Clemente, ampliada posteriormente por los jesuitas en el siglo XVI. Desde hace más de dos siglos es la sede de la Biblioteca Nacional de la República Checa, cuyo interior, de gran belleza, se puede recorrer a través de una visita guiada. El Clementinum acumula más de 400.000 libros en esta biblioteca de estilo barroco, así como la pintoresca Sala de los Espejos, que conserva un órgano original del siglo XVIII donde tocó Wolfang Amadeus Mozart. La Torre astronómica, de 68 metros de altura, ofrece una espectacular panorámica de 360 grados del centro histórico de Praga.

¿Vas a viajar a Praga? Pincha aquí

Más información