Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20 destinos imprescindibles para grandes viajeros

De los templos de Angkor a la Alhambra de Granada, los destinos top que ningún trotamundos quiere perderse

  • ¿Cuáles son los lugares que todo turista o viajero debe visitar al menos una vez en la vida? Siguiendo la moda de la 'listamanía', Lonely Planet, acaba de publicar uno de sus prestigiosos ‘rankings’, seleccionando los lugares imprescindibles que todo gran viajero aspira a contemplar (como el Gran Cañón del Colorado, en la foto). Dos monumentos españoles, la Alhambra, en Granada, y la Sagrada Familia, en Barcelona, figuran en este top 20 elaborado por los especialistas de Lonely Planet, que han sido escogidos entre una relación de hasta 500 ‘candidaturas’, recogidas en el libro ‘UltimateTravelist’ (www.lonelyplanet.comultimate-travel).
    120 destinos imprescindibles para grandes viajeros ¿Cuáles son los lugares que todo turista o viajero debe visitar al menos una vez en la vida? Siguiendo la moda de la 'listamanía', Lonely Planet, acaba de publicar uno de sus prestigiosos ‘rankings’, seleccionando los lugares imprescindibles que todo gran viajero aspira a contemplar (como el Gran Cañón del Colorado, en la foto). Dos monumentos españoles, la Alhambra, en Granada, y la Sagrada Familia, en Barcelona, figuran en este top 20 elaborado por los especialistas de Lonely Planet, que han sido escogidos entre una relación de hasta 500 ‘candidaturas’, recogidas en el libro ‘UltimateTravelist’ (www.lonelyplanet.com/ultimate-travel).
  • El conjunto de los templos de Angkor es, indiscutiblemente, el destino que todos los viajeros del mundo incluyen en su lista de viajes soñados. Concebido como “el cielo en la tierra”, este complejo hindú con más de mil templos, pagodas y tumbas forma una ciudad inmensa de cúpulas que sobresalen en la jungla del norte de Camboya, muchas de ellas rodeadas todavía de un gran misterio. Para los hindúes, los templos son una representación del sagrado Monte Meru (el monte Olimpo para esta religión, residencia los antiguos dioses). Los tempos se integran perfectamente en la naturaleza y guardan una escala y simetría muy especial, que les convierte en fuente de inspiración y orgullo nacional para todos los khmers (jemeres). Siguen siendo un punto de peregrinaje religioso pero sobre todo turístico.
    2Templos de Angkor (Camboya) El conjunto de los templos de Angkor es, indiscutiblemente, el destino que todos los viajeros del mundo incluyen en su lista de viajes soñados. Concebido como “el cielo en la tierra”, este complejo hindú con más de mil templos, pagodas y tumbas forma una ciudad inmensa de cúpulas que sobresalen en la jungla del norte de Camboya, muchas de ellas rodeadas todavía de un gran misterio. Para los hindúes, los templos son una representación del sagrado Monte Meru (el monte Olimpo para esta religión, residencia los antiguos dioses). Los tempos se integran perfectamente en la naturaleza y guardan una escala y simetría muy especial, que les convierte en fuente de inspiración y orgullo nacional para todos los khmers (jemeres). Siguen siendo un punto de peregrinaje religioso pero sobre todo turístico.
  • Sus 2.000 kilómetros de arrecifes de coral junto a la costa de Queensland son una tentación irresistible para submarinistas, pero también quienes se conforman con unas gafas de buceo y unas aletas para deslizarse por este colorido reino subacuático y ver de cerca sus deslumbrantes corales. También podemos explorar el arrecife en velero, apuntarnos a un vuelo panorámico, observar la vida marina a través del fondo de cristal de un semisumergible o alojarnos en un centro turístico de una isla aislada y rodeada de corales. Los cinco puntos de acceso a la gran barrera son Port Douglas, Townsville, Cairns (el más conocido y centro de operaciones de muchas empresas), las Islas Whitsundays y las islas del Arrecife Sur, la escapada más idílica y menos trillada.
    3Gran Barrera de Coral (Australia) Sus 2.000 kilómetros de arrecifes de coral junto a la costa de Queensland son una tentación irresistible para submarinistas, pero también quienes se conforman con unas gafas de buceo y unas aletas para deslizarse por este colorido reino subacuático y ver de cerca sus deslumbrantes corales. También podemos explorar el arrecife en velero, apuntarnos a un vuelo panorámico, observar la vida marina a través del fondo de cristal de un semisumergible o alojarnos en un centro turístico de una isla aislada y rodeada de corales. Los cinco puntos de acceso a la gran barrera son Port Douglas, Townsville, Cairns (el más conocido y centro de operaciones de muchas empresas), las Islas Whitsundays y las islas del Arrecife Sur, la escapada más idílica y menos trillada.
  • Para quienes recorren Sudamérica, la visita a la ciudad inca de Machu Picchu es el climax de la ruta. Por su espectacular ubicación, es el yacimiento arqueológico más famoso del continente. En temporada alta, de finales de mayo a principios de septiembre, recibe un enorme flujo turístico, pero ni siquiera los turistas logran quitarle su aire de grandeza y misterio. Las terrazas color esmeralda, rodeadas de picos y cordilleras andinas, forman un espectáculo que supera lo imaginable. Esta maravilla de la ingeniería ha soportado seis siglos de terremotos, invasores extranjeras y condiciones climáticas adversas. Los conquistadores jamás conocieron esta impresionante ciudad antigua, que fue casi olvidada hasta principios del siglo XX. El viajero puede descubrirla por uno mismo, pasear hasta sus templos de piedra y ascender a las vertiginosas alturas del Huayna Picchu.
    4Machu Picchu (Perú) Para quienes recorren Sudamérica, la visita a la ciudad inca de Machu Picchu es el climax de la ruta. Por su espectacular ubicación, es el yacimiento arqueológico más famoso del continente. En temporada alta, de finales de mayo a principios de septiembre, recibe un enorme flujo turístico, pero ni siquiera los turistas logran quitarle su aire de grandeza y misterio. Las terrazas color esmeralda, rodeadas de picos y cordilleras andinas, forman un espectáculo que supera lo imaginable. Esta maravilla de la ingeniería ha soportado seis siglos de terremotos, invasores extranjeras y condiciones climáticas adversas. Los conquistadores jamás conocieron esta impresionante ciudad antigua, que fue casi olvidada hasta principios del siglo XX. El viajero puede descubrirla por uno mismo, pasear hasta sus templos de piedra y ascender a las vertiginosas alturas del Huayna Picchu.
  • Máxima proeza de la ingeniería china, la Gran Muralla serpentea desde su zona manchú en el norte (restos dispersos en la provincia de Liáoning) hasta los últimos vestigios erosionados por el viento en el desierto del Gobi o sus débiles rastros en las inclementes arenas de Xinjiang. Los astronautas afirmaron que se distingue desde el espacio (ahora dicen que no es cierto) pero los simples mortales nos conformaremos con viajar a China y seleccionar alguno de sus tramos para contemplar de cerca esta fortificación que simboliza las eternas cualidades chinas: diligencia, ingente mano de obra, ambiciosa visión de futuro y buenas dotes para la ingeniería (además de una gran desconfianza hacia los vecinos). Hay secciones perfectamente conservadas (y más turísticas), pero también ruinosas, despojadas de sus ladrillos, invadidas por la maleza o medio desmoronadas.
    5Gran Muralla (China) Máxima proeza de la ingeniería china, la Gran Muralla serpentea desde su zona manchú en el norte (restos dispersos en la provincia de Liáoning) hasta los últimos vestigios erosionados por el viento en el desierto del Gobi o sus débiles rastros en las inclementes arenas de Xinjiang. Los astronautas afirmaron que se distingue desde el espacio (ahora dicen que no es cierto) pero los simples mortales nos conformaremos con viajar a China y seleccionar alguno de sus tramos para contemplar de cerca esta fortificación que simboliza las eternas cualidades chinas: diligencia, ingente mano de obra, ambiciosa visión de futuro y buenas dotes para la ingeniería (además de una gran desconfianza hacia los vecinos). Hay secciones perfectamente conservadas (y más turísticas), pero también ruinosas, despojadas de sus ladrillos, invadidas por la maleza o medio desmoronadas.
  • Nadie quiere perderse la contemplación, al menos una vez en la vida, de esta obra única que muchos consideran la más bella del mundo. Rabindranath Tagore la describió como “una lágrima en el rostro de la eternidad” y Ruyard Kiling dijo que era “la encarnación de todas las cosas puras”. Fue construida por el emperador Sha Yahan en memoria de su segunda esposa, Mumtaz Mahah, en el siglo XVII. Sha Yahan fue destronado poco después por su hijo y confinado en el fuerte de Agra, de forma que el resto de su vida solo pudo contemplar su creación desde una ventana de la fortificación. Su aspecto es tan inmaculado hoy como cuando se construyó, sobre todo después de la restauración que se realizó en 2002.
    6Taj Mahal (India) Nadie quiere perderse la contemplación, al menos una vez en la vida, de esta obra única que muchos consideran la más bella del mundo. Rabindranath Tagore la describió como “una lágrima en el rostro de la eternidad” y Ruyard Kiling dijo que era “la encarnación de todas las cosas puras”. Fue construida por el emperador Sha Yahan en memoria de su segunda esposa, Mumtaz Mahah, en el siglo XVII. Sha Yahan fue destronado poco después por su hijo y confinado en el fuerte de Agra, de forma que el resto de su vida solo pudo contemplar su creación desde una ventana de la fortificación. Su aspecto es tan inmaculado hoy como cuando se construyó, sobre todo después de la restauración que se realizó en 2002.
  • Por muchas películas, documentales y fotos que hayamos visto sobre el Gran Cañón, nada nos prepara para la contemplación en persona de este magnífico lugar, una de las siete maravillas naturales del mundo. Aquí todo es superlativo. Es tan grande y tan antiguo que tardó seis millones de años en formarse y algunas de las rocas de sus paredes tienen 2.000 millones de años. Al asomarse, uno cree estar al borde del gran misterio de la Tierra. Por su cuenca fluye el río Colorado a lo largo de 445 kilómetros y sus dos riberas están separadas por más de 320; rara vez se visitan ambas en un mismo viaje. La mayoría opta por la vertiente sur debido a su fácil acceso, su oferta de servicios y sus impresionantes vistas. El borde norte, más tranquilo, también tiene sus propios encantos: está a 2.500 metros de altura (305 más que el lado sur) y sus temperaturas más frescas propician praderas de flores silvestres y altos grupos de árboles.
    7Parque Nacional del Gran Cañón (Estados Unidos) Por muchas películas, documentales y fotos que hayamos visto sobre el Gran Cañón, nada nos prepara para la contemplación en persona de este magnífico lugar, una de las siete maravillas naturales del mundo. Aquí todo es superlativo. Es tan grande y tan antiguo que tardó seis millones de años en formarse y algunas de las rocas de sus paredes tienen 2.000 millones de años. Al asomarse, uno cree estar al borde del gran misterio de la Tierra. Por su cuenca fluye el río Colorado a lo largo de 445 kilómetros y sus dos riberas están separadas por más de 320; rara vez se visitan ambas en un mismo viaje. La mayoría opta por la vertiente sur debido a su fácil acceso, su oferta de servicios y sus impresionantes vistas. El borde norte, más tranquilo, también tiene sus propios encantos: está a 2.500 metros de altura (305 más que el lado sur) y sus temperaturas más frescas propician praderas de flores silvestres y altos grupos de árboles.
  • Incluso antes de entrar en este antiguo anfiteatro romano, su silueta sorprende en medio de la moderna Roma. Impresiona por su tamaño y los siglos que ha resistido en pie, pero sobre todo por su buen estado de conservación. Es una de las principales atracciones turísticas de Italia –más cinco millones de visitantes al año–, pero incluso entre las hordas de turistas es posible hacer una inmersión en la vida de la Antigua Roma (mejor por la tarde, cuando los días se alargan, bajo la luz del atardecer). El anfiteatro fue inaugurado por el emperador Tito en el año 81 con unos juegos que duraron 100 días y 100 noches, ¡eso si que eran fiestas! Una curiosidad más: su nombre se debe al Colosso di Nerone, una gigantesca estatua de Nerón que se alzaba cerca.
    8Coliseo (Roma) Incluso antes de entrar en este antiguo anfiteatro romano, su silueta sorprende en medio de la moderna Roma. Impresiona por su tamaño y los siglos que ha resistido en pie, pero sobre todo por su buen estado de conservación. Es una de las principales atracciones turísticas de Italia –más cinco millones de visitantes al año–, pero incluso entre las hordas de turistas es posible hacer una inmersión en la vida de la Antigua Roma (mejor por la tarde, cuando los días se alargan, bajo la luz del atardecer). El anfiteatro fue inaugurado por el emperador Tito en el año 81 con unos juegos que duraron 100 días y 100 noches, ¡eso si que eran fiestas! Una curiosidad más: su nombre se debe al Colosso di Nerone, una gigantesca estatua de Nerón que se alzaba cerca.
  • El panorama le quita el hipo a cualquiera y el rugido de los cientos de cascadas (suman tres kilómetros de anchura) queda grabado en la memoria para siempre. El tranquilo río Iguazú, que fluye a través de la selva entre Argentina y Brasil, se precipita por un acantilado de basalto ofreciendo un espectáculo de sonido, espuma y caída vertical de agua; toda una experiencia para los sentidos. Además, los parques nacionales que enmarcan las cataratas son un bello telón de fondo con excelentes opciones de observación de la naturaleza. Resulta fácil acceder a las cataratas desde cualquier lado de la frontera argentino-brasileña, incluso desde el cercano Paraguay. Se recomienda ir a ambos lados y rezar para que haga sol (la diferencia con un día nublado es enorme); los arcoíris y las mariposas salen en los días soleados. Las vistas son más panorámicas desde el lado brasileño, pero el argentino permite ver las cascadas de cerca.
    9Iguazú (Brasil y Argentina) El panorama le quita el hipo a cualquiera y el rugido de los cientos de cascadas (suman tres kilómetros de anchura) queda grabado en la memoria para siempre. El tranquilo río Iguazú, que fluye a través de la selva entre Argentina y Brasil, se precipita por un acantilado de basalto ofreciendo un espectáculo de sonido, espuma y caída vertical de agua; toda una experiencia para los sentidos. Además, los parques nacionales que enmarcan las cataratas son un bello telón de fondo con excelentes opciones de observación de la naturaleza. Resulta fácil acceder a las cataratas desde cualquier lado de la frontera argentino-brasileña, incluso desde el cercano Paraguay. Se recomienda ir a ambos lados y rezar para que haga sol (la diferencia con un día nublado es enorme); los arcoíris y las mariposas salen en los días soleados. Las vistas son más panorámicas desde el lado brasileño, pero el argentino permite ver las cascadas de cerca.
  • No lo decimos solo aquí. Parece que viajeros de todo el mundo están de acuerdo en que visitar la Alhambra de Granada es una de esas experiencias que nunca se olvidan. Encaramada sobre un cerro, con Sierra Nevada de fondo, la ciudadela musulmana lleva casi mil años dejando sin habla a sus visitantes. Los arquitectos nazaríes demostraron con este palacio-fortaleza que la combinación de talento y sentido artístico permite construir lugares increíbles, aunque los materiales no sean los más lujosos del mundo. Los bosques de cipreses y olmos que lo envuelven ya anuncian lo que aguarda dentro: un complejo de jardines y palacios lujosamente ornamentados que ha sido declarado patrimonio mundial por la Unesco.
    10La Alhambra (Granada) No lo decimos solo aquí. Parece que viajeros de todo el mundo están de acuerdo en que visitar la Alhambra de Granada es una de esas experiencias que nunca se olvidan. Encaramada sobre un cerro, con Sierra Nevada de fondo, la ciudadela musulmana lleva casi mil años dejando sin habla a sus visitantes. Los arquitectos nazaríes demostraron con este palacio-fortaleza que la combinación de talento y sentido artístico permite construir lugares increíbles, aunque los materiales no sean los más lujosos del mundo. Los bosques de cipreses y olmos que lo envuelven ya anuncian lo que aguarda dentro: un complejo de jardines y palacios lujosamente ornamentados que ha sido declarado patrimonio mundial por la Unesco.
  • Ningún templo del mundo supera a la iglesia de la Divina Sabiduría (Santa Sofía), el mayor baluarte de la cristiandad hasta que los otomanos tomaron Constantinopla. El emperador Justiniano la mandó construir en el siglo VI como parte de su misión: restituir el esplendor del imperio romano. Contemplando la cúpula, que parece flotar, cuesta creer que esta maravilla cubierta de frescos no pudiera, por sí sola, volver a encauzar el destino de Roma. Acceder a su antiguo interior, cubierto de mosaicos y mensajes legados por generaciones de gobernantes, produce una sensación reservada a poquísimas construcciones del mundo. Mehmet el Conquistador la convirtió en mezquita en 1453 y Ataturk la convirtió en museo en 1935. Conviene visitarla despacio, dejándose impresionar por cada mosaico, columna y estatua.
    11Santa Sofía (Estambul) Ningún templo del mundo supera a la iglesia de la Divina Sabiduría (Santa Sofía), el mayor baluarte de la cristiandad hasta que los otomanos tomaron Constantinopla. El emperador Justiniano la mandó construir en el siglo VI como parte de su misión: restituir el esplendor del imperio romano. Contemplando la cúpula, que parece flotar, cuesta creer que esta maravilla cubierta de frescos no pudiera, por sí sola, volver a encauzar el destino de Roma. Acceder a su antiguo interior, cubierto de mosaicos y mensajes legados por generaciones de gobernantes, produce una sensación reservada a poquísimas construcciones del mundo. Mehmet el Conquistador la convirtió en mezquita en 1453 y Ataturk la convirtió en museo en 1935. Conviene visitarla despacio, dejándose impresionar por cada mosaico, columna y estatua.
  • Pasar de la ville nouvelle a Fez el Bali, la medina de Fez, es como viajar en el tiempo. Su trazado laberíntico no ha cambiado en casi un milenio porque las colinas que rodean la ciudad han limitado su expansión. No hay que tener miedo a sumergirse en estas serpenteantes callejuelas, callejones sin salida y zocos escondidos: si nos perdemos basta con seguir el flujo de gente hacia la vía principal o pedir a un lugareño que nos muestre el camino. Es una aventura que nos lleva a un mundo medieval de plazas ocultas, enormes puertas tachonadas y zocos coloristas. No hay que olvidar alzar la vista para maravillarse con escayolas, artesonados de cedro y caligrafía árabe y, a los pies, mosaicos que parecen hechos con piedras preciosas. Es un lugar lleno de vida, de personajes curiosos, de colores, de olores, de artesanos y de puestos callejeros de comida en los que podremos probar desde una b’sara (sopa de alubias con ajo, especialidad de Fez) hasta cocina marroquí de altos vuelos.
    12Medina de Fez (Marruecos ) Pasar de la ville nouvelle a Fez el Bali, la medina de Fez, es como viajar en el tiempo. Su trazado laberíntico no ha cambiado en casi un milenio porque las colinas que rodean la ciudad han limitado su expansión. No hay que tener miedo a sumergirse en estas serpenteantes callejuelas, callejones sin salida y zocos escondidos: si nos perdemos basta con seguir el flujo de gente hacia la vía principal o pedir a un lugareño que nos muestre el camino. Es una aventura que nos lleva a un mundo medieval de plazas ocultas, enormes puertas tachonadas y zocos coloristas. No hay que olvidar alzar la vista para maravillarse con escayolas, artesonados de cedro y caligrafía árabe y, a los pies, mosaicos que parecen hechos con piedras preciosas. Es un lugar lleno de vida, de personajes curiosos, de colores, de olores, de artesanos y de puestos callejeros de comida en los que podremos probar desde una b’sara (sopa de alubias con ajo, especialidad de Fez) hasta cocina marroquí de altos vuelos.
  • Los Doce Apóstoles ni son apóstoles ni son doce, pero así es como se conocen a unas formaciones rocosas que surgen entre las revueltas aguas del mar y que constituyen uno de los puntos de interés más famosos del estado australiano de Victoria. Desde el mirador se cuentan claramente siete, pero quizá unos se tapen a otros (os habitantes de la zona dicen que depende desde dónde se mire). En realidad, da un poco lo mismo: la vista es preciosa. A estos farallones se los llamaba la Cerda y los Cerditos hasta que en los años 60 alguien pensó que un nombre más digno atraería al turismo y de ahí lo de los Apóstoles. Llegar es casi tan impactante como contemplar este monumento natural, conduciendo por carreteras que serpentean junto a las espectaculares playas del estrecho de Bass para luego dirigirse al interior cruzando selvas llenas de pequeñas aldeas y enormes árboles. Pero esto no es todo: más adelante, en la Gran Carretera Oceánica se encuentran la joya marítima de Port Fairy y el aislado Bridgewater Cape.
    13Doce Apóstoles (Australia) Los Doce Apóstoles ni son apóstoles ni son doce, pero así es como se conocen a unas formaciones rocosas que surgen entre las revueltas aguas del mar y que constituyen uno de los puntos de interés más famosos del estado australiano de Victoria. Desde el mirador se cuentan claramente siete, pero quizá unos se tapen a otros (os habitantes de la zona dicen que depende desde dónde se mire). En realidad, da un poco lo mismo: la vista es preciosa. A estos farallones se los llamaba la Cerda y los Cerditos hasta que en los años 60 alguien pensó que un nombre más digno atraería al turismo y de ahí lo de los Apóstoles. Llegar es casi tan impactante como contemplar este monumento natural, conduciendo por carreteras que serpentean junto a las espectaculares playas del estrecho de Bass para luego dirigirse al interior cruzando selvas llenas de pequeñas aldeas y enormes árboles. Pero esto no es todo: más adelante, en la Gran Carretera Oceánica se encuentran la joya marítima de Port Fairy y el aislado Bridgewater Cape.
  • Desde que el explorador suizo Jean Louis Burckhardt redescubrió este espectacular enclave en 1812, la antigua ciudad nabatea de Petra ha sido un imán para los visitantes. Es sin duda lo más atractivo de cualquier viaje a Jordania y ningún turista se resiste a su magia, sobre todo cuando el sol se pone entre el laberíntico paisaje de tumbas, fachadas esculpidas, pilares y paredes de arenisca dorada. Algunas experiencias más que recomendables son admirar los primeros rayos del sol sobre las columnas del Tesoro (sublime espectáculo al final del Siq), o ascender al altar de los Sacrificios, tomar un té con los beduinos y volver al valle por un jardín de flores silvestres.
    14Petra (Jordania) Desde que el explorador suizo Jean Louis Burckhardt redescubrió este espectacular enclave en 1812, la antigua ciudad nabatea de Petra ha sido un imán para los visitantes. Es sin duda lo más atractivo de cualquier viaje a Jordania y ningún turista se resiste a su magia, sobre todo cuando el sol se pone entre el laberíntico paisaje de tumbas, fachadas esculpidas, pilares y paredes de arenisca dorada. Algunas experiencias más que recomendables son admirar los primeros rayos del sol sobre las columnas del Tesoro (sublime espectáculo al final del Siq), o ascender al altar de los Sacrificios, tomar un té con los beduinos y volver al valle por un jardín de flores silvestres.
  • Junto con la ciudad de Antigua, los templos de Tikal son la gran atracción de Guatemala. Extraordinariamente restaurados, estas pirámides de origen maya se alzan en un rincón de la selva y sorprenden tanto por su tamaño como por su destreza arquitectónica. Lo mejor es llegar a la Gran Plaza a primera hora de la mañana.  Ocupada durante 1600 años, Tikal representa la brillantez cultural y artística alcanzada por esta civilización de la selva. Desde el elevado templo IV, en el límite occidental del recinto, se obtiene una vista fabulosa. Tampoco hay que dejar de admirar la abundancia de fauna y flora al recorrer las calzadas entre centros ceremoniales. Pasear por las anchas calzadas elevadas, originalmente construidas con pedazos de caliza para facilitar el tráfico entre los complejos de templos, quizá permita ver monos araña, zorros o guajolotes ocelados.
    15Tikal (Guatemala) Junto con la ciudad de Antigua, los templos de Tikal son la gran atracción de Guatemala. Extraordinariamente restaurados, estas pirámides de origen maya se alzan en un rincón de la selva y sorprenden tanto por su tamaño como por su destreza arquitectónica. Lo mejor es llegar a la Gran Plaza a primera hora de la mañana. Ocupada durante 1600 años, Tikal representa la brillantez cultural y artística alcanzada por esta civilización de la selva. Desde el elevado templo IV, en el límite occidental del recinto, se obtiene una vista fabulosa. Tampoco hay que dejar de admirar la abundancia de fauna y flora al recorrer las calzadas entre centros ceremoniales. Pasear por las anchas calzadas elevadas, originalmente construidas con pedazos de caliza para facilitar el tráfico entre los complejos de templos, quizá permita ver monos araña, zorros o guajolotes ocelados.
  • Cinco millones de visitantes cruzan cada año las puertas de este museo situado en el barrio londinense de Bloomsbury. La atracción turística más popular de Londres ofrece una colección, extensa y consagrada de objetos, arte y antigüedades. Se podría estar aquí toda una vida y descubrir algo nuevo cada día (el acceso es gratuito). La colección se fundó en 1753 cuando el médico real Hans Sloane vendió su “gabinete de curiosidades”. Al público se abrió unos años después, en 1759 y desde entonces se ha ido enriqueciendo con todo tipo de adquisiciones, legados y saqueos. Resulta dificil escoger, pero hay varias salas y piezas indispensables: la Piedra Rosetta, la Momia de Katebet, las esculturas del Partenón, los Toros alados de Jorsabad, el Barco funerario de Sutton, el Tesoro de Mildenhall o el ajedrez de Lewis.
    16British Museum (Londres) Cinco millones de visitantes cruzan cada año las puertas de este museo situado en el barrio londinense de Bloomsbury. La atracción turística más popular de Londres ofrece una colección, extensa y consagrada de objetos, arte y antigüedades. Se podría estar aquí toda una vida y descubrir algo nuevo cada día (el acceso es gratuito). La colección se fundó en 1753 cuando el médico real Hans Sloane vendió su “gabinete de curiosidades”. Al público se abrió unos años después, en 1759 y desde entonces se ha ido enriqueciendo con todo tipo de adquisiciones, legados y saqueos. Resulta dificil escoger, pero hay varias salas y piezas indispensables: la Piedra Rosetta, la Momia de Katebet, las esculturas del Partenón, los Toros alados de Jorsabad, el Barco funerario de Sutton, el Tesoro de Mildenhall o el ajedrez de Lewis.
  • Esta obra maestra del modernismo es uno de los iconos de Barcelona y el monumento más visitado de España. A los turistas les llama la atención su verticalidad pero, sobre todo, que siga en construcción más de 80 años después de la muerte de su creador, Antoni Gaudí. El singular templo, imaginativo, intenso, inspirado en la naturaleza y con cierta influencia gótica, apunta al cielo con majestad. Atravesar sus portales esculpidos es como entrar en un cuento de hadas, donde un bosque de columnas alcanza el techo y la luz entra por unas vidrieras asombrosas. Con preciosos detalles en hierro y símbolos por todas partes, invita a horas de contemplación.
    17Sagrada Familia (Barcelona) Esta obra maestra del modernismo es uno de los iconos de Barcelona y el monumento más visitado de España. A los turistas les llama la atención su verticalidad pero, sobre todo, que siga en construcción más de 80 años después de la muerte de su creador, Antoni Gaudí. El singular templo, imaginativo, intenso, inspirado en la naturaleza y con cierta influencia gótica, apunta al cielo con majestad. Atravesar sus portales esculpidos es como entrar en un cuento de hadas, donde un bosque de columnas alcanza el techo y la luz entra por unas vidrieras asombrosas. Con preciosos detalles en hierro y símbolos por todas partes, invita a horas de contemplación.
  • La región de Fiordland, en la isla sur de Nueva Zelanda, es la región natural más extensa e impenetrable del país. Una masa de montes escarpados y frondosos, hendida por profundas ensenadas (técnicamente fiordos) que avanzan tierra adentro. Este parque nacional forma parte de la Te Wahipounamu Southwest Area, una combinación de cuatro reservas que abarcan 26.000 kilómetros cuadrados y que reúnen una fauna y flora únicas y son además un importante centro de la cultura de los maoríes.
    18Parque Nacional de los Fiordos (Nueva Zelanda) La región de Fiordland, en la isla sur de Nueva Zelanda, es la región natural más extensa e impenetrable del país. Una masa de montes escarpados y frondosos, hendida por profundas ensenadas (técnicamente fiordos) que avanzan tierra adentro. Este parque nacional forma parte de la Te Wahipounamu Southwest Area, una combinación de cuatro reservas que abarcan 26.000 kilómetros cuadrados y que reúnen una fauna y flora únicas y son además un importante centro de la cultura de los maoríes.
  • Entre todas las islas griegas, Santorini es la que suelen elegir los viajeros cuando se les pide seleccionar una: despliega 16 kilómetros de acantilados multicolores elevados a más de 300 metros desde una caldera sepultada en el mar. La isla, modelada por el fuego prehistórico, es famosa también por sus espectaculares puestas de sol. En las tardes de verano, los pueblos de Fira y Oia, en lo alto de los acantilados, se llenan de visitantes atónitos ante el color rojo sangre del cielo de poniente, mientras el sol se oculta.
    19Santorini (Grecia) Entre todas las islas griegas, Santorini es la que suelen elegir los viajeros cuando se les pide seleccionar una: despliega 16 kilómetros de acantilados multicolores elevados a más de 300 metros desde una caldera sepultada en el mar. La isla, modelada por el fuego prehistórico, es famosa también por sus espectaculares puestas de sol. En las tardes de verano, los pueblos de Fira y Oia, en lo alto de los acantilados, se llenan de visitantes atónitos ante el color rojo sangre del cielo de poniente, mientras el sol se oculta.
  • Es el destino soñado por todos los amantes de la naturaleza y los interesados en la historia de la evolución y los animales con aspecto prehistórico. Las Galápagos pueden hacer que el viajero tenga una nueva visión del mundo: las criaturas que habitan este lugar, algunas de ellas únicas en el mundo, actúan como si los humanos no fueran más que un decorado un poco molesto. Eso sí, quién busque la típica isla paradisíaca debería ir a otra parte, porque no hay casi vegetación y su paisaje se parece más a la luna que al de Hawai.
    20Islas Galápagos (Ecuador) Es el destino soñado por todos los amantes de la naturaleza y los interesados en la historia de la evolución y los animales con aspecto prehistórico. Las Galápagos pueden hacer que el viajero tenga una nueva visión del mundo: las criaturas que habitan este lugar, algunas de ellas únicas en el mundo, actúan como si los humanos no fueran más que un decorado un poco molesto. Eso sí, quién busque la típica isla paradisíaca debería ir a otra parte, porque no hay casi vegetación y su paisaje se parece más a la luna que al de Hawai.
  • No todas las visitas imprescindibles iban a ser obvias. Desde la óptica europea puede sorprendernos que se incluya este museo de Tasmania entre las visitas que nadie debería perderse (no olvidemos el origen australiano de Lonely Planet), pero quienes han visto el MONA están de acuerdo: es una de las experiencias artísticas más extraordinarias de Australia. El Museum of Old and New Art (MONA) es una innovadora institución cuyo propietario, el filántropo David Walsh, define como “una Disneyland subversiva para adultos”. Sus tres niveles están formados por espectaculares galerías subterráneas en las que se exponen más de cuatrocientas obras de arte, tanto clásicas como recientes, a menudo bastante polémicas.
    21Museo MONA, (Hobart, Australia) No todas las visitas imprescindibles iban a ser obvias. Desde la óptica europea puede sorprendernos que se incluya este museo de Tasmania entre las visitas que nadie debería perderse (no olvidemos el origen australiano de Lonely Planet), pero quienes han visto el MONA están de acuerdo: es una de las experiencias artísticas más extraordinarias de Australia. El Museum of Old and New Art (MONA) es una innovadora institución cuyo propietario, el filántropo David Walsh, define como “una Disneyland subversiva para adultos”. Sus tres niveles están formados por espectaculares galerías subterráneas en las que se exponen más de cuatrocientas obras de arte, tanto clásicas como recientes, a menudo bastante polémicas.