Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Planes para viajeros a contracorriente

Un safari africano en plena estación lluviosa, Venecia entre la niebla o cruzar un gigantesco lago helado en pleno invierno siberiano. Ocho pistas para la temporada baja

  • El verano se acerca a su fin, los turistas vuelven a su casa y los viajeros comienzan a preparar nuevos viajes. Llega el momento perfecto para escaparse a esos destinos que bajan de precio o vuelven a quedarse vacíos. Experiencias que solo se pueden disfrutar en temporada baja, como un safari africano en plena época de lluvias.
    1El verano se acerca a su fin, los turistas vuelven a su casa y los viajeros comienzan a preparar nuevos viajes. Llega el momento perfecto para escaparse a esos destinos que bajan de precio o vuelven a quedarse vacíos. Experiencias que solo se pueden disfrutar en temporada baja, como un safari africano en plena época de lluvias. Ir a noticia
  • El lago Baikal se halla en mitad de Siberia, un nombre que hace tiritar a cualquiera. Por ello, la gran mayoría de turistas lo visiten en verano. Sin embargo, cuando los termómetros se desploman hasta los 20 grados bajo cero, la diversión es mayor. El gran charco se hiela y se puede caminar sobre su transparente superficie y hasta ver los bosques de algas del fondo.
    2El lago Baikal se halla en mitad de Siberia, un nombre que hace tiritar a cualquiera. Por ello, la gran mayoría de turistas lo visiten en verano. Sin embargo, cuando los termómetros se desploman hasta los 20 grados bajo cero, la diversión es mayor. El gran charco se hiela y se puede caminar sobre su transparente superficie y hasta ver los bosques de algas del fondo.
  • Canales bajo la neblina, pasajes vacíos, 'acqua alta' y y la plaza de san Marcos desierta. Cuando Venecia se convierte en una ciudad fría y húmeda llega el momento perfecto para recorrerla sin la estival marabunta de turistas.
    3Canales bajo la neblina, pasajes vacíos, 'acqua alta' y y la plaza de san Marcos desierta. Cuando Venecia se convierte en una ciudad fría y húmeda llega el momento perfecto para recorrerla sin la estival marabunta de turistas.
  • Botsuana es uno de los países más caros para ir de safari, especialmente en las épocas de máxima afluencia. Pero quien esté dispuesto a soportar grandes aguaceros podrá conseguir verdaderos chollos cuando la mayoría de los turistas vuelven a casa. Al periodo entre noviembre y abril, la época de lluvias, se lo conoce, eufemísticamente, como la estación verde.
    4Botsuana es uno de los países más caros para ir de safari, especialmente en las épocas de máxima afluencia. Pero quien esté dispuesto a soportar grandes aguaceros podrá conseguir verdaderos chollos cuando la mayoría de los turistas vuelven a casa. Al periodo entre noviembre y abril, la época de lluvias, se lo conoce, eufemísticamente, como la estación verde.
  • El término guaraní iguaçu proviene de la unión de y (agua) y ûasú (grande). Esta catarata, frontera natural entre Brasil y Argentina, alcanza su caudal máximo (6.500 metros cúbicos por segundo) entre diciembre y febrero, la época de lluvias. Indispensable llevar impermeable.
    5El término guaraní iguaçu proviene de la unión de y (agua) y ûasú (grande). Esta catarata, frontera natural entre Brasil y Argentina, alcanza su caudal máximo (6.500 metros cúbicos por segundo) entre diciembre y febrero, la época de lluvias. Indispensable llevar impermeable.
  • El parque nacional de Yellowstone atrae a más de tres millones de visitantes estivales, pero solo a 140.000 durante el invierno. Aunque algunas carreteras permanecen cerradas y las temperaturas caen hasta los 20 grados bajo cero, hay muchas ventajas: la vida salvaje en todo su esplendor. Además, guiados por algún naturalista, se puede seguir la pista del escurridizo lobo, fácilmente rastreable sobre la nieve.
    6El parque nacional de Yellowstone atrae a más de tres millones de visitantes estivales, pero solo a 140.000 durante el invierno. Aunque algunas carreteras permanecen cerradas y las temperaturas caen hasta los 20 grados bajo cero, hay muchas ventajas: la vida salvaje en todo su esplendor. Además, guiados por algún naturalista, se puede seguir la pista del escurridizo lobo, fácilmente rastreable sobre la nieve.
  • Entre junio y noviembre, visitar el Caribe puede acarrear problemas: es la estación de huracanes. Sin embargo, en las islas situadas más al sur reina la tranquilidad y el buen tiempo, caso de Aruba (en la foto), Bonaire y Curazao, en las Antillas Menores, famosas por sus edificios coloniales, sus magníficas playas y sus lugares de buceo.
    7Entre junio y noviembre, visitar el Caribe puede acarrear problemas: es la estación de huracanes. Sin embargo, en las islas situadas más al sur reina la tranquilidad y el buen tiempo, caso de Aruba (en la foto), Bonaire y Curazao, en las Antillas Menores, famosas por sus edificios coloniales, sus magníficas playas y sus lugares de buceo.
  • Brighton, la playa favorita de los londinenses, atrae de diciembre a febrero a los amantes de las aves. El famoso muelle de la ciudad inglesa se queda desierto y bandadas de estorninos provenientes de las South Downs se amontonan en el cielo y llevan a cabo una danza hipnótica que culmina cuando se lanzan, en picado, hacia su famoso embarcadero.
    8Brighton, la playa favorita de los londinenses, atrae de diciembre a febrero a los amantes de las aves. El famoso muelle de la ciudad inglesa se queda desierto y bandadas de estorninos provenientes de las South Downs se amontonan en el cielo y llevan a cabo una danza hipnótica que culmina cuando se lanzan, en picado, hacia su famoso embarcadero.
  • El litoral de Portugal, con casi 950 kilómetros, está repleto de centros turísticos de veraneo para todos los gustos y presupuestos. Sin embargo, los amantes del surf acuden también invierno, cuando el Atlántico brinda sus mejores olas y las playas se quedan desiertas. Además, tampoco hace demasiado frío, especialmente con un buen neopreno: la temperatura del agua ronda los 17 grados.
    9El litoral de Portugal, con casi 950 kilómetros, está repleto de centros turísticos de veraneo para todos los gustos y presupuestos. Sin embargo, los amantes del surf acuden también invierno, cuando el Atlántico brinda sus mejores olas y las playas se quedan desiertas. Además, tampoco hace demasiado frío, especialmente con un buen neopreno: la temperatura del agua ronda los 17 grados.
  • 10