Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco propuestas costeras en Maine

Acantilados de vértigo, playas inacabables, islas recónditas y pueblos de postal en este estado de Nueva Inglaterra (EE UU)

Crucero en velero cerca de Bar Harbor, en Maine, Estados Unidos Ampliar foto
Crucero a bordo del velero Margaret Todd Windjammer, cerca de Bar Harbor, en la costa de Maine (Estados Unidos).

Si tuviéramos que elegir dos iconos del verano en Maine serían un faro y una langosta. La costa atlántica de esta zona de Nueva Inglaterra (EE UU) nos regala acantilados de vértigo, playas inacabables, islas recónditas donde no circulan los coches y pueblos de postal donde perderse y disfrutar de esta zona al norte de Massachusetts. Después de un duro invierno en el que se registraron las mayores nevadas de la historia en Boston, los locales cuentan los minutos hasta que llegue el momento de hacer su escapada anual al estado vecino.

A continuación proponemos cinco pistas costeras en Maine que pueden servir como punto de partida para adentrarse y dejarse llevar por la belleza de este estado norteamericano fronterizo con Canadá.

01 Portland

Atardecer en el faro más antiguo del estado de Maine, en Portland, la capital. ampliar foto
Atardecer en el faro más antiguo del estado de Maine, en Portland, la capital.

A dos horas de Boston hacia el norte se encuentra Portland, capital del estado de Maine, conocida por su oferta gastronómica y por la producción de cerveza. Podemos pasear por las calles adoquinadas del Puerto Viejo y visitar tiendas y galerías de arte. Para comer recomendamos J’s Oyster, un local de la vieja escuela donde degustar una buena langosta y otros mariscos. En Eventide, un pequeño restaurante mucho más moderno y actual, la oferta de ostras que nos reciben nada más entrar nos dejaran con ganas de volver. Desde Portland se puede coger un ferri hasta alguna isla de Casco Bay, como por ejemplo Peaks Island, donde a tan sólo 15 minutos de la capital parece que el tiempo transcurre más despacio. Podemos alquilar un carrito de golf para recorrerla o subir nuestra bici al barco. También recomendamos visitar el faro más viejo del estado, Portland Head Light.

02 Ogunquit

Paseo por el sendero costero Marginal Way, cerca de Ogunquit (Maine). ampliar foto
Paseo por el sendero costero Marginal Way, cerca de Ogunquit (Maine).

Al sur de Portland, y a solo hora y media de Boston en coche, la ciudad de Ogunquit, que en el idioma de los indios algonquinos significa lugar bonito al lado del mar, es un destino vacacional bastante popular, sobre todo entre los canadienses de Quebec. Con buena oferta gastronómica, hoteles y Bed&Breakfasts (alojamiento y desayuno) para pasar la noche, uno de sus principales atractivos es el camino costero Marginal Way, perfecto para un recorrido a pie junto al océano que nos llevará hasta Perkins Cove, un pintoresco pueblo de pescadores donde podremos comer deliciosas langostas y hacer una excursión en barco.

Pesca de langostas a bordo de un 'tour' turístico en Kennenbunkport (Maine). ampliar foto
Pesca de langostas a bordo de un 'tour' turístico en Kennenbunkport (Maine).

03 Kennenbunkport

Conocido como The Kennenbunks, y famoso en todo el país porque aquí tiene su residencia estival la familia Bush, Kennenbunkport es un pueblo al norte de Ogunquit que ofrece buenas playas donde pasar el día, como Goose Rocks y Gooch’s Beach. Y si después de disfrutar de tanta langosta en el plato queremos ver cómo se pesca este delicioso manjar, podemos apuntarnos a un tour de una hora y media de duración. El recorrido nos llevará primero a admirar las mansiones de Ocean Avenue y después nos pondremos manos a la obra e intentaremos pescar una buena langosta.

04 Monhegan Island

Un pintor en la costa de Monhegan Island, en Maine. ampliar foto
Un pintor en la costa de Monhegan Island, en Maine.

Sin coches y con una población que no llega al centenar de personas, la pequeña isla de Monhegan Island, en forma de ballena y a 19 kilómetros de la costa, nos regala un pasaje natural y rústico donde parece haberse parado el tiempo. Enclave de artistas, podremos caminar por sus pistas forestales y admirar su rocoso paisaje. El pintor Edward Hopper pasó cuatro veranos aquí y no es casualidad que la mayoría de las obras que realizó durante aquellas estancias sean, precisamente, de formaciones rocosas. Los ferris salen de Boothbay Harbor, Port Clyde y New Harbor.

05 Bar Harbor

Vistas desde Cadillac Mountain, en el parque nacional de Acadia. ampliar foto
Vistas desde Cadillac Mountain, en el parque nacional de Acadia.

Bar Harbor está situada en la isla de Mount Desert –a unas cinco horas en coche desde Boston– y rodeada del famoso Parque Nacional de Acadia. Una buena manera de recorrer la ciudad es en bicicleta, pero hasta que no nos adentremos en el parque nacional no comprenderemos la belleza de este lugar. Podemos subir hasta el monte Cadillac, del que se dice que, cada mañana, recibe los primeros rayos de sol en Estados Unidos. Aunque esto solo sea cierto en invierno y otoño, en verano son muchos los que deciden subir al amanecer para ver despuntar el día desde este magnífico paraje. En la reserva también podremos pescar, hacer senderismo, realizar travesías en kayak y recorridos bicicleta, e incluso acampar. Maine en estado puro.

Más planes interesantes para un viaje a Boston pinchando aquí

Más información