Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cabo Tiñoso, un gran secreto mediterráneo

Naturaleza virgen, acantilados impresionantes y ricos fodos marinos en la costa de Murcia

Excursión en kayak por el entorno de cabo Tiñoso (visible a lo lejos), cerca de Cartagena (Murcia). Ampliar foto
Excursión en kayak por el entorno de cabo Tiñoso (visible a lo lejos), cerca de Cartagena (Murcia).

El espacio natural de la Sierra de la Muela, Cabo Tiñoso y Roldán, un clamoroso desconocido, es uno de los tramos litorales mejor conservados del Mediterráneo peninsular. Una calidad paisajística que, en lo que respecta al cabo Tiñoso, y al igual que ocurre en tantos tramos virginales de Cádiz, hay que atribuirlo a su pasado militar y, según el vecindario, al olvido por parte del Ayuntamiento de Cartagena.

Entre El Portús y La Azohía aparece el desvío a Campillo de Adentro. No es habitual que una carretera tan anodina (y estrecha) encamine a un ecosistema tan espectacular, donde la industria turística brilla por su ausencia. A 8,2 kilómetros, el litoral áspero y adusto se eleva abruptamente según nos desviamos hacia las antenas del cabezo de la Panadera, que domina la bahía de Mazarrón a 373 metros de altitud. A unos dos kilómetros de la entrada al antiguo recinto militar, en un ensanchamiento, se advierte a poniente el sendero a cala Cerrada, para quienes deseen compatibilizar cabos y senderismo en una de las zonas de baño de influjo más irresistible. La recompensa a estos 208 metros de desnivel y 40 minutos de bajada es una cala virgen de piedrecillas en la orilla y arenas sumergidas. No caminar por el fondo del barranco y portar agua en abundancia. Veremos algunas embarcaciones procedentes de La Azohía.

Después, la estrecha carretera nos eleva al cuerpo de guardia de la batería de costa de Castillitos (1933-1936). La fachada historicista del gran complejo militar está fuertemente impregnada de la heráldica republicana de los castilletes. En la parte que da al mar descubriremos dos cañones Vickers-Armstrong 381/45, defensores del puerto de Cartagena, cuyo tamaño gigante enseguida remite a la película Los cañones de Navarone. Miden 17,6 metros y eran capaces de disparar proyectiles de 900 kilos a 35 kilómetros de distancia. Aún subsisten Vickers que defendieron las bases navales de Ferrol (A Coruña) y Mahón (Menorca).

Respecto a la panorámica a 250 metros de altitud sobre la Costa Cálida, uno se queda en suspenso, sin saber qué decir. Abarca la isla de las Palomas, con sus colonias de aves marinas, a veces el único elemento reconocible en zona tan hostil que resulta inquietantemente desconocida.

Guía

Dónde comer

Antípodas Tavern (La Azohía, Cartagena). Encantadoras cenas de atardecer con vistas a la bahía de Mazarrón. Salmón a la miel y solomillo al foie con teja de queso. Reservar con al menos dos días de antelación. Unos 35 euros por comensal.

Información

www.murciaturistica.es

www.cartagenaturismo.es

La morfología de la sierra costera de la Muela está dominada por paredes escarpadas: la playa nudista de El Portús; seguida de la cala Aguilar y las playas de Bolete, Grande y Chica, reconocibles por su viejo cuartelillo de carabineros. El sol calcinante a duras penas permite el arraigo de esparto, palmito, romero y cornicabra. Las pinceladas rocosas color lila, algo fantasiosas, no son sino tierra láguena, usada en el Campo de Cartagena para aislar techumbres. A la cala Salitrona se llega desde Castillitos, dejándose llevar por el GR-92.

El faro está situado a baja cota, evitando las roturas de cristales por efecto de los estampidos. Quien quiera acercarse en coche al faro tendrá que bajar y girar primero a la izquierda (no hay ángulo para girar a la derecha). Era uno de los peores destinos peninsulares del escalafón de torreros, a 14 kilómetros del pésimo camino a Cartagena. Casi una condena.

Turismo activo

Los fondos que rodean el cabo Tiñoso son una meca para los buceadores en busca de inmersiones de relax. Por su biodiversidad, se consideran las mejores paredes submarinas de la región levantina, surcadas por peces luna, coloridos nudibranquios y espetones. Tres empresas de buceo toman como base La Azohía (Cartagena): Amigos del Azul, Rivemar y Cabo Tiñoso.

Portuskayak es una empresa perfecta para descubrir la zona en kayak o surf a remo. Se aconseja a quien tenga nivel medio apuntarse a la excursión a cabo Tiñoso; al resto, acercarse en kayak a la cueva de Neptuno, con sifón marino que comunica con el exterior, y a cuyo gran lago interior se desciende mediante rapel o tirolina.

Más información