Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La placidez del agua con magnesio

El Raposo, un balneario extremeño para reposar entre palmeras y jardines

Piscina exterior del balneario El Raposo. Ampliar foto
Piscina exterior del balneario El Raposo.

Desde 1860 se conoce la existencia de unos peloides milagrosos para las articulaciones, el reuma y las afecciones respiratorias en una finca cercana a los Santos de Maimona, cerca de Zafra. Declaradas sus aguas de utilidad pública en 1926, la familia Cortés hereda el balneario y sus ampliaciones hasta completar el actual complejo turístico, sanitario y agrobiológico que no cesa de recibir premios y certificados por parte de las instituciones extremeñas. Si algo se puede concluir de los hermanos Ignacio, Gonzalo, Álvaro y Jaime Cortés es que los cuatro trabajan en el polifacético emprendimiento con gran empeño.

Puntuación: 6,5
Arquitectura 7
Decoración 4
Estado de conservación 7
Confortabilidad 5
Aseos 5
Ambiente 6
Desayuno 6
Atención 10
Tranquilidad 9
Instalaciones 7

El paisaje desafía lo que cualquiera imagina de la dehesa extremeña. Alrededor del complejo se esparcen en calculado desorden unos jardines románticos de palmeras, árboles de secano y setos de salvias con paseos bien trazados y bancales de goteo. Tres hectáreas primorosas para el paseo distendido entre arcos de forja, sombras altas y ramas agitadas por la brisa suave del llano. A un extremo, el secadero de orégano y otras hierbas aromáticas destinadas al consumo interno y también a la exportación; en otro, el campo de petanca, en casi permanente actividad.

Las instalaciones puramente hoteleras se hallan hoy en pleno proceso de renovación, con unos dormitorios que quizá no ofrezcan nada especial pero que son suficientemente cómodos y reúnen lo esencial para acunar a los agüistas. La cocina ofrece un nivel superior a lo conocido en el Imserso. Sorprende la pulcritud en el bufé de desayuno del comedor de particulares, así como la elaboración de algunos platos que se sirven opcionalmente a la carta durante comidas y cenas.

Una de las habitaciones del balneario El Raposo. ampliar foto
Una de las habitaciones del balneario El Raposo.

Respecto a las instalaciones balnearias, asépticas como pocas y atendidas por un cuadro médico profesional, sorprende que no instilen olor a cloro. Todas las cabinas y salas de masajes orbitan en torno a una piscina abovedada de madera cuyas aguas se tratan con ozono. El personal reconoce a cada huésped por su nombre, el tratamiento que le ha sido asignado y sus gustos personales. De El Raposo se sale curado y con ganas de regresar de inmediato a los placeres del baño.

El Raposo

  • Categoría oficial: 3 estrellas
  • Dirección: El Raposo (Badajoz)
  • Teléfono: 924 57 04 10
  • Internet: www.balneario.net
  • Instalaciones: jardines, piscinas, salas de reuniones, salón de juegos, cafetería, restaurante
  • Balneario: aguas bicarbonatadas, cálcicas, magnésicas y radiactivas• Habitaciones: tres individuales, 72 dobles • Servicios: habitaciones adaptadas para discapacitados, animales prohibidos.
  • Precios: desde 73 ,9 euros la habitación doble.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información