Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Al sol

Llanes en 32 playas

Prados verdes y el azul del Cantábrico. El concejo asturiano con mayor litoral, 48 kilómetros, esconde una treintena de deliciosos y ecológicos arenales

La playa de San Martín es uno de esos paraísos que solo se disfrutan con marea baja. Ver fotogalería
La playa de San Martín es uno de esos paraísos que solo se disfrutan con marea baja.

El de Llanes (unos 14.000 habitantes), con 48 kilómetros, es el concejo con el litoral más extenso de Asturias; bien mirado, sus contornos guardan gran semejanza con el mapa del Principado. Arcos, bufones, puentes, dolinas y acantilados acuchillados, producto de la misma erosión cárstica que acusan los Picos de Europa, consiguen un repertorio premium de arenales en general de pequeño formato.

Una fantasía geológica de formas, unido a un clima atemperado, en el que prevalece la bicromía entre la hierba verde saturada de sabia y el azul Cantábrico. Treinta y dos playas, las más de las veces de arenas efímeras, para las que es preciso sincronizar la estancia con la marea menguante (www.tablademareas.com). El acceso a pie, muchas veces por escenarios bucólicos, no hace sino aquilatar más aun la fascinación que ejerce el Paisaje Protegido de la Costa Oriental.

Llanes occidental

La de Guadamía —aparcar en Llames de Pría— es una vistosa playa de desembocadura con tipología de fiordo que exige bajamar si queremos recorrerla. Solo van en fase de inundación, y con fuerte marejada, quienes ansían ver activos los bufones (surtidores de agua pulverizada). Camino a Cuevas del Mar (Villanueva de Pría), la carretera atraviesa una cueva, prefigurando las oquedades usadas antaño como viviendas, hoy como vías de escalada.

La playa de Torimbia, en el concejo de Llanes. ampliar foto
El alto de Torimbia ofrece la foto canónica de este deslumbrante arenal.

Como en casi todos los arenales de desembocadura, abundan las piedras (el río Nueva arrastró demasiadas este año). En bajamar fotografiaremos la bella columnata, de una plasticidad que tiene paralelos con la playa de Las Catedrales (Lugo). Preparamos agua y bocadillos, puesto que nos disponemos a caminar 15 minutos hasta la playa de San Antonio, de natural esquiva. Apenas 65 metros, más bien de bajamar, con algún naturista ocasional y la arena blanca del primer día de la creación. Cubre al poco de entrar. Desde la ermita disfrutaremos de un bellísimo ocaso, columbrando, si el día amanece despejado, el Naranjo de Bulnes. Obligado es por la noche ir al chiringuito indie-ibicenco de Cuevas del Mar, con sus velas, dj’s todo el día y conciertos. Mañana, día 1 de agosto, desembarca el sello discográfico gallego Fanzine Records.

En Villahormes se señaliza la playa de la Huelga. Tras bordear la ermita de Santa Eulalia, subimos por la pista de la derecha al aparcamiento (de seguir recto acabaríamos atrapados en la arena). Junto a los coches se fotografía el primer ejemplo, fastuoso y rotundo, que veremos de castro (islote), el de las Gaviotas, moldeado en forma de triángulo isósceles por la energía cinética de las olas. Si nos acercamos —con cuidado—, veremos los peldaños de La Canalina, que tiene más de pasillo que de cala, usada para recolectar ocle (algas). A la entrada del arenal de la Huelga apreciamos familias aguardando a que la pleamar genere el efecto bañera. Algunos se acercan al molino, sin perder de vista el hórreo; otros acompañan el río San Cecilio por la depresión alargada hasta el rompiente para disfrutar de nuevo con el sentido constructivo del arco natural.

Jóvenes practicando surf con remo en la ría de Barro (Asturias). ampliar foto
Ruta de surf a remo por la ría de Barru/Niembru organizada por la Escuela Asturiana de Surf.

Para quienes buscan experiencias expandidas está San Antolín, la playa más alargada (1.200 metros), la que pone en práctica esa suerte de vínculo juvenil con la naturaleza que es el surf (www.surfskull.es y www.escuelaasturianadesurf.com). Las piedras que arrastra el río Bedón la alfombran con mar llena. Que Gulpiyuri sea el ejemplo más aquilatado de playa española de interior (menos para bañarse que para girar una visita) hace que soporte afluencias de romería. Hay que recurrir a la fantasía para describir esta abertura arenosa entre los prados desde donde no se atisba pero se escucha en pleamar el Cantábrico con su voz afónica, como la respiración acompasada de un animal fabuloso. Salir a pie de San Antolín sentido Guadamía, y a unos 900 metros girar a la derecha.

Toranda y Torimbia constituyen otras de tantas experiencias epifánicas. Para ambas usaremos el aparcamiento de Toranda (2 euros). Este arenal respaldado por praderío constituye una referencia familiar de las costas cantábricas. Que si arena blanca y mullida; que si el trío de castros con líneas caprichosas; que si el rincón naturista de Valles (a 200 metros), que si algún hueso de ballena, recuerdo de cuando se descuartizaban en el siglo XIX; por no hablar del recomendable chiringuito que por la noche adopta modo acústico-musical. En su escenario sonará el 8 de agosto Blues&Decker, uno de los mejores directos asturianos, mientras que el 14 de agosto el trío Esta boca es nuestra rendirá tributo a Sabina. Llanes ha servido de exteriores a numerosas películas (www.llanesdecine.com). En El orfanato, Toranda aparecía junto a un faro de guardarropía.

Guía

Información

» Oficina de turismo de Llanes (está en los bajos de la Casa de la Cultura, en la calle Posada Herrera; después del verano se trasladará a la antigua lonja, en la calle Marqués de Canillejas). Se puede adquirir un póster de playas (1,50 euros). Descarga gratuita de la aplicación de móvil Llanes y la mar. En su página web (www.llanes.com) se recogen las 120 casas rurales y las 125 viviendas vacacionales de la zona.

» Visit Llanes (www.visitllanes.com). Alojamientos, comercios y restaurantes de la villa asturiana.

» Turismo de Asturias (www.turismoasturias.es)

Quienes busquen más belleza en un entorno quasitropical harán bien en caminar hasta Torimbia por el camino rústico que parte de Toranda. Faltan epítetos para glosar las excelencias de esta apabullante concha de arena blanca, que se expande entre cabo Prieto y punta Pestaña. Cruzaremos toda la orla de arena, donde se practica abiertamente el naturismo, reparando en el manantial con dos caños, hasta recalar en el chiringuito mimetizado. Tomás Julián Obeso, Masu, es el amable propietario (desde 1981), con el que podremos rememorar la época en que fueron habitadas las cuevas circundantes. Preguntar por la forma de ir a Portacos, caleta naturista que parece concebida para un momento de calma casi erótica. Dejamos para la última hora de la tarde el alto de Torimbia. Hay que pellizcarse para estar seguros de donde estamos: un mirador que abarca de Lastres a San Vicente de la Barquera y en el que Torimbia muestra sus encantos. La meca del paloselfie.

Para la práctica del surf a remo, la Escuela Asturiana de Surf (www.escuelaasturianadesurf.com) elige la ría de Barru/Niembru, junto al cementerio que rodea la marea, usado en decenas de rodajes.

Dónde comer

Casa Pilar (restaurantecasapilar.com, Nueva). Pescados y mariscos excelentes (y precios en consonancia). Reservar en la terraza. Unos 40 euros.

Dónde dormir

El Corral del Acebo (www.elcorraldelacebo.com; Oviu). Top de turismo rural tanto por el perfil de los Picos de Europa cuanto por la atención, desayunos y preocupación ecológica. Con minibar. 90 euros, desayuno incluido.

Qué hacer

Recorrer los 22 hórreos de Riucaliente, en el valle de Ardisana. Aparcar bajo el viaducto para entrar en el monasterio de San Antolín de Bedón y, en el caso de que sea sábado entre 11.00 y 14.00, cruzar a pie la vía y tomar la senda que en 15 minutos nos deposita en la quesería Bedón (visita y degustación gratuita). Visitar la típica sidrería-llagar Cabañón, en Naves. Reputado queso tres leches en la quesería Inés Granda, en La Pesa.

Páginas de interés

Vías de escalada (www.facebook.com/EscalarenCuevasdelMar)

Mapa de las playas de Llanes, en Asturias. ampliar foto
Mapa de las playas de Llanes, en Asturias.
Chiringuito indie-ibicenco de Cuevas del Mar (www.facebook.com/pages/Chiringuito-Playa-Cuevas-del-Mar/105598336307393)
Los Viernes de Toranda (www.facebook.com/losviernes.detoranda?_rdr=p)
El chef Ricardo González Sotres en su restaurante El Retiro. ampliar foto
El chef Ricardo González Sotres en su restaurante El Retiro (una estrella Michelin en 2015).
Quesería Bedón (www.queseriabedon.com)
Sidrería Cabañón (www.facebook.com/sidreriacabanon)
Inés Granda (www.inesgranda.com)

Llanes central

En el tramo de Barru a Celorio se percibe con intensidad el influjo turístico, lo que no quita para disfrutar con la playa de Borizu. De sesgo marcadamente semiurbano, sin corrientes ni edificios que la vulneren. La marea baja se agradece por lo mucho que permite deambular a las familias hacia los castros. En su chiringuito apetece disfrutar con la última cerveza de la tarde. Si coincide en horario de bajamar, se abre a la curiosidad la playa de Troenzo. Desde su aparcamiento entraremos por una portilla a mano izquierda a la península de Borizu: paseo panorámico que permite abstraerse en todo el litoral llanisco.

La senda costera entre Celorio y Poo es el must para caminantes. A la playa San Martín hay que acudir ajustándose al punto de la bajamar (nada como las mareas vivas del 1 y 2 de agosto). Así se abre el paseo por la base de los cantiles, acercándonos a los castros nimbados de bruma, cerca de donde imparten clases de surf (www.sanmarsurfboards.com). El baño es peligroso y sin socorrista. A unos 500 metros, activaremos la cámara de fotos mientras atravesamos el arco románico de la ermita de San Martín: el impacto de la isla y la formación tombólica es persistente.

El hotel Cae a Claveles, en Asturias. ampliar foto
El hotel Cae a Claveles.

Con marea alta, los nenos acuden a Poo. En este laguito la mar ni se ve ni se escucha y los padres se solazan en silencio, leyendo, compaginando asueto con conocimiento, o mirando cómo este globo deshinchado se inunda a ritmo lunar.

“Parece mentira que seas de Llanes y que te bañes en El Sablón [la playa urbana por antonomasia], si te bañases en Puertu Chicu serías llaniscu de corazón”. Estaremos de suerte si rige la bajamar en esta última cala de arena compactada por las mareas y cerrada con dos tramos acantilados, el de la derecha con perfil de cara de indio. Por la tarde nos espera la terraza El Balandro, en la que prolongar la sidra con el carpaccio de calabacín, y los mojitos con el ambiente nocturno.

Otra playa de visita es Toró, habitual en los rodajes por sus escollos, farallones y pináculos irreales, alucinógenos, que permiten solo una breve zona de baño. Apuntamos el mirador circular de esta bandera azul, con perspectiva añadida de la sierra del Cuera.

Dónde Comer

El Retiro (www.elretirollanes.es, Pancar). La estrella Michelin 2015 que se le ha concedido a Ricardo González Sotres respalda la trayectoria de este brillante chef que conjuga recetas clásicas asturianas con otras muy imaginativas. Foie-gras macerado en sidra, maíz, anguila y ajo negro. Menú degustación, 75 euros (bebidas aparte).

Dónde dormir

Cae a Claveles (www.caeaclaveles.com; La Pereda). Lo avanzado de esta propuesta arquitectónica de Longo+Roldan se debe al tesón de la artista-propietaria, Emma Fernández. Atención esmerada. La estandar, 135 euros, con desayuno.

En la bocana del puerto se sitúa el faro de Llanes (Asturias) ampliar foto
En la bocana del puerto se sitúa el faro de Llanes

Qué hacer

Llanes centro: en la basílica de Santa María del Conceyu, retablo plateresco recién restaurado; paseo marítimo de San Pedro, tapizado de praderío; Los cubos de la memoria, obra de Agustín Ibarrola, colocados a ambos lados del espigón. En La Pereda recién abrió el parque-aventura Selva Asturiana (selvaasturiana.com). Porrúa es sede del Museo Etnográfico del Oriente de Asturias y de una quesería. Para bajar la comida en El Roxín, nada como subir a las antenas de El Mazucu.

El chiringuito de la playa de Andrín. ampliar foto
El chiringuito de la playa de Andrín.

Páginas de interés

El Roxin (barparrilladaelroxin.es)

El arco de piedra Salto del Caballo, en las cercanías de la playa interior de Cobijeru. ampliar foto
El arco de piedra Salto del Caballo, en las cercanías de la playa interior de Cobijeru.
Museo Etnográfico del Oriente de Asturias (porrua.net)

La playa de Borizo, en la costa oriental de Llanes (Asturias). ampliar foto
La playa de Borizu, en la costa central de Llanes.

Llanes oriental

Es imposible conocer Antilles (acceso por la bolera de Cué) y no quedar subyugado por su puerto natural, en cuyo costado se abre una cala que halaga el pentágono de los sentidos. Descendiendo por el parque-playa encontramos zonas de mesas, una con fuente; todas las gradaciones del verde con vacas decorativas; bañistas que chapotean en mitad de la ensenada bajo la protección de los tres islotes: una experiencia única. La tortilla de patata del chiringuito ayudará a negociar la pendiente.

Sin bajar el nivel estético acudimos a Ballota, donde un Cantábrico verdoso deja en pleamar una orla de cantos rodados, al tiempo que activa un bufón (ir, por tanto, con bajamares). Ya desde la bajada se pone de manifiesto su increíble fuerza vegetal. El viento, eso sí, entra sin cortapisas y hay que desconfiar de las corrientes en los laterales. Y un cuchillón natural protege a los naturistas de miradas indiscretas.

Debería multarse a quien no peregrinase al mirador de La Boriza, próximo al campo municipal de golf, panorámico. Para evitar el angosto acceso a la playa de Andrín se han habilitado praos gratuitos que permiten fotografiarla cómodamente. Uno no se cansa de mirarla desde el chiringuito con una cerveza en una mano y patatas al Cabrales en la otra. El 8 de agosto actuarán Los Cómodos.

A los socorristas se les suele ver con el agua en los tobillos, lo que da idea del peligro, nada que incomode a los riders que disfrutan una de las mejores playas europeas para la práctica del bodyboard (para expertos).

En agosto resulta difícil aparcar en Buelna. De aquí caminaremos hasta dos playas: la de Buelna propiamente dicha es una piscina en pleamar, y una sucesión de oscuras erosiones con marea baja, que permite acercarnos a su seña de identidad, el islote El Picón. Cobijeru es al este llanisco lo que Gulpiyuri al oeste: una caleta interior, declarada monumento natural, de singular orografía y denso encinar, que demanda 15 minutos de caminata. La campiña nos deja en un cars profundamente erosionado por cuyas fisuras entra el mar cerca de donde el arco pétreo Puente Caballo hace las delicias de los fotógrafos.

Dónde comer

Sidrería El Rubiu (www.sidreriacasaelrubiu.com; Vidiago). Zamburiñas a la plancha y contundentes cachopos. Menú diario (lunes a viernes, excepto festivos), 10 euros.

Dónde dormir

La Vega de Pendueles (vegadependueles.com; Pendueles). Casona indiana. “Mimamos a tu mascota igual que a ti”. La doble, 96 euros, con desayuno.

Qué hacer

En Puertas de Vidiago: subida en pendiente (20 minutos) al ídolo mágico de Peña Tú (hay aparcamiento), y visita al bufón de Arenillas. La quesería Collera está en Vidiago.

Páginas de interés

Chiringuito El Castru (www.facebook.com/pages/Chiringuito-El-Castru-Andr%C3%ADn/1440774702850876)

Más información