Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Senderismo refrescante para el verano

De la Cordillera Cantábrica a los volcanes de la Garrotxa, en Girona, cinco rutas para huir del calor entre paisajes espectaculares

Senderista en el parque nacional de Aigüestortes, en el Pirineo catalán Ampliar foto
Senderista en el parque nacional de Aigüestortes, en el Pirineo catalán.

En fechas veraniegas, cuando el sol pide buscar la sombra, los amantes de la montaña y la naturaleza miran hacia la España más verde y septentrional. Cinco rutas desde la Cordillera Cantábrica al Pirineo catalán, que garantizan temperaturas más frescas y transitan paisajes tan diversos como volcanes extintos cubiertos de vegetación o profundas gargantas horadadas por la acción del agua a través de varios periodos geológicos.

01 La reserva del Saja (Cantabria)

Cascada en la reserva natural Saja-Nansa, en Cantabria. ampliar foto
Cascada en la reserva natural Saja-Nansa, en Cantabria.

La Reserva del Saja es la gran mancha verde que antecede al parque nacional de Picos de Europa por su vertiente cántabra. Un extenso bosque de hayas y robles, de 1.800 kilómetros cuadrados de superficie, que engloba a buena parte de los valles occidentales de Cantabria. Esta excursión corresponde a una de las etapas del sendero GR (gran recorrido) que permite atravesar en ocho jornadas toda la reserva, desde Bárcena de Pie de Concha a Sotres. Empieza en Bárcena Mayor y termina en Saja, el pueblo que da nombre a la reserva y que se fundó hace al menos tres siglos, cuando los habitantes de Colsa comenzaron a bajar al fondo del valle en busca de una morada más cómoda. Tiene todo tipo de servicios para comer y pasar la noche y buena comunicación con Bárcena para quienes hayan dejado un coche de apoyo para la vuelta.

Este tramo, fácil de completar en una sola jornada, tiene el encanto de ser representativo de la biodiversidad de la comarca del Saja y de empezar en Bárcena Mayor, uno de los pueblos más bellos de Cantabria, declarado conjunto histórico-artístico. Bárcena resume entre sus casonas de piedra la más genuina estampa de la arquitectura popular montañesa. Los extensos y bien conservados bosques de hayas de la reserva esconden una buena población de ciervos, corzos, jabalíes, lobos y los últimos especímenes de urogallo y oso pardo.

Distancia: 10 kilómetros.
Horario: tres horas y media.

Garganta de Escuaín, en el parque nacional de Ordesa (Huesca), por la que discurre el río Yaga. ampliar foto
Garganta de Escuaín, en el parque nacional de Ordesa (Huesca), por la que discurre el río Yaga.
Tipo de sendero: lineal.
Punto de inicio: Bárcena Mayor.
Punto de llegada: Saja.
Dificultad: Fácil.

Bañas de teito (cabañas con cubierta vegetal) en el Real Camino de la Mesa, en el valle de Saliencia (Asturias). ampliar foto
Bañas de teito (cabañas con cubierta vegetal) en el Real Camino de la Mesa, en el valle de Saliencia (Asturias).

02 La garganta de Escuaín (Huesca)

La garganta de Escuaín se encuentra dentro de los límites del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, uno de los espacios protegidos más antiguos de España. Creado en 1918, el parque nacional abarca una extensión de 15.600 hectáreas incluyendo los valles de Ordesa, Añísclo, Escuaín y Pineta. La gran atracción que ejerce para los caminantes y montañeros el paraje de las gradas de Soaso y el circo de Ordesa, en la entrada por Torla –la más común del parque– ha relegado a un segundo lugar otras zonas singulares y con tantos valores paisajísticos como aquella. Un ejemplo es la garganta del río Yaga, en la zona de Escuaín. Aquí, las aguas han aprovechado las fracturas y las líneas más débiles del terreno para excavar, durante varias eras geológicas, una hendidura de más de 200 metros de profundidad. La senda por la que transita esta excursión es bien conocida por los espeleólogos pues en el macizo de Escuaín el agua ha formado numerosas cavidades subterráneas y simas, que alcanzan más de 600 metros de profundidad dentro del macizo.

La ruta empieza en el pueblo de Escuaín y baja hasta el fondo de la garganta del río Yaga por una estrecha senda que desciende en algunos puntos de manera vertiginosa y obliga a realizar algunos destrepes fáciles en los que hay que prestar una especial atención ante posibles resbalones. Se trata de un sendero circular que vuelve por el puente de los Mallos.

Distancia: 7 kilómetros.

Uno de los más de 300 lagos del parque nacional de Aigüestortes, en Lleida. ampliar foto
Uno de los más de 300 lagos del parque nacional de Aigüestortes, en Lleida.
Horario ida y vuelta: cuatro horas y media.
Tipo de sendero:
circular.
Punto de inicio:
Escuaín.
Panorámica de Santa Margarida, en el parque natural de La Garrotxa (Girona), desde un globo aerostático. ampliar foto
Panorámica de Santa Margarida, en el parque natural de La Garrotxa (Girona), desde un globo aerostático.
Punto de llegada:
Escuaín.
Dificultad:
Difícil.

03 Real Camino de la Mesa (León y Asturias)

Uno de los caminos más antiguos que el hombre abrió para unir la meseta con la costa norte a través de la Cordillera Cantábrica es éste, que une el norte de León con los municipios asturianos de Quirós y Teverga. Los romanos, que además de buenos ingenieros fueron hábiles en aprovechar los conocimientos del terreno y las infraestructuras creadas por los pueblos a los que sometían, mejoraron ese recorrido hasta convertirlo en una vía empedrada, provista de mansios (puntos de aprovisionamiento) y defensas, como las que aún se aprecian en la zona de El Muro. Incluido más tarde en la red viaria oficial del reino, el Real Camino de la Mesa transita de manera inteligente por las cumbres cantábricas sin perder altura y con inmejorables panorámicas de los valles y aldeas del sur asturiano. En un día claro, el viajero tiene la sensación de caminar junto al cielo.

Se pueden empezar en la aldea ganadera leonesa de Torrestío. El camino se toma al final del pueblo. Se trata de una pista forestal amplia y en buen estado que va a ir subiendo sin pausa, sin pérdida y sin sombra –¡atención a las horas centrales del verano! – hasta el alto de la Mesa. Luego pasa por la fuente de los Huesos, las brañas de Saliencia, el collado de El Muro –desde el que se divisa una magnífica panorámica del valle de La Magdalena– y termina en el Alto de San Lorenzo. Existe la posibilidad de continuar la excursión al día siguiente por el segundo tramo de la calzada, que baja desde el puerto de San Lorenzo hasta Dolia, en el concejo de Grado (unas siete horas).

Distancia: 20,5 kilómetros.
Horario:
6 h y 10 minutos.
Tipo de sendero:
lineal.
Punto de inicio:
Torrestío (León).
Punto de llegada:
Alto de San Lorenzo (Asturias).
Dificultad: Media.

04 La senda de la Nutria (Lleida)

Aigüestortes y el estany de Sant Maurici, el único parque nacional en Cataluña, constituye una magnífica muestra de la acción de los glaciares sobre la cordillera pirenaica. Grandes masas de hielo ocuparon estas montañas durante el Cuaternario, erosionando el paisaje con valles en forma de U, circos de piedra, cascadas, barrancos y, sobre todo, más de 300 lagos (estanys, en catalán) que convierten esta reserva en la mayor concentración lacustre de los Pirineos. La zona protegida tiene dos vertientes bien diferenciadas. Sant Maurici, a la que se accede desde Espot, por el Pallars Sobirá, y Aigüestortes, que vierte aguas al valle de Boí. Como es fácil de suponer, en un espacio tan privilegiado abundan los senderos señalizados. Uno de mis favoritos es esta senda de la Nutria porque ilustra, como pocas otras rutas pedestres, la sucesión de ecosistemas y pisos ecológicos que forman esta maravilla de la naturaleza. La senda discurre por el sector occidental del parque, la que corresponde a Aigüestortes, y asciende sin demasiado esfuerzo desde el aparcamiento de la Palanca de la Molina (a unos tres kilómetros al norte de Boí por la carretera del balneario) hasta el Planell de Aigüestortes, considerado uno de los más bellos escenarios jamás modelados por la naturaleza.

Distancia: 12 kilómetros.
Horario: 3 horas y 10 min.
Tipo de sendero: ida y vuelta.
Punto de inicio: aparcamiento de la Palanca de la Molina, en el séctor de Boí.
Punto de llegada: Planell de Aigüestortes.
Dificultad: fácil.

05 Los volcanes de La Garrotxa (Girona)

A primera vista, la suavidad de los relieves y el sorprendente orden del paisaje no parecen guardar relación con las intensas erupciones volcánicas y los violentos terremotos que fueron construyendo a lo largo de centenares de siglos esta comarca gerundense cercana a Olot. Estamos ante la región volcánica más representativa de la península ibérica y una de las más importantes de la Europa continental. Una extensa superficie llana salpicada por unas 20 coladas de magma y 30 conos volcánicos bien disimulados por la erosión y la densa vegetación. Pero el caminante puede estar tranquilo: las últimas emisiones sulfurosas tuvieron lugar en 1427. El recorrido propuesto es circular y une varias de las rutas señalizadas dentro del parque natural, conduciendo al caminante de cono en cono, es decir, de sorpresa en sorpresa. Será frecuente cruzarse con corredores, ciclistas y personas que visitan el parque montados a caballo, en calesas, pequeños trenes e incluso en globo.

La ruta empieza y termina en la ermita de Sant Cristòfol les Fonts (a dos kilómetros de Olot), un paisaje muy humanizado en el que irán apareciendo numerosas masías, la casa rural típica de Cataluña. Pasa por la Fageda d’en Jordà –uno de los más densos y viejos hayedos de La Garrotxa–, la ermita de Sant Miquel de Sacot y el volcán de Santa Margarida.

Distancia: 16 kilómetros.
Horario de ida y vuelta: 4 horas y 5 minutos.
Tipo de sendero: circular.
Punto de inicio y llegada: iglesia de Sant Cristòfol les Fonts.
Dificultad: Baja.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información