Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Habitaciones ‘low cost’ en China

La proliferación cadenas de hoteles impersonales, económicos y bien ubicados permiten descubrir el país sin pagar una fortuna

Recepción de un hotel Hanting Inn, en China Ampliar foto
Tarjeta de fidelización y recepción de un hotel de la cadena 'low cost' Hanting Inn, en China.

China ya no es la ganga que fue. El desplome del euro, sumado a la continua apreciación de la divisa local –el yuan– y a la inflación que llega de la mano del crecimiento económico, ha hecho que viajar por el gigante asiático requiera rascarse el bolsillo bastante más que hace sólo un par de años, cuando la divisa europea daba un 30% más de sí. Se acabaron los boles de fideos a un euro, los viajes en metro por 20 céntimos y los hoteles decentes a 15 euros la habitación doble. Pero no todo son malas noticias. En la última década también han proliferado cadenas hoteleras ‘low cost’, cuyos establecimientos se multiplicaron primero por las grandes ciudades y han llegado ya a casi todo el país.

En general, las habitaciones son impersonales y espartanas. Pero funcionales, limpias y relativamente seguras. En muchos casos cuestan menos que un hostal y ofrecen un mejor servicio, aunque no disponen de literas en dormitorios que siguen siendo una opción más barata. También la posibilidad de encontrarse con otros viajeros extranjeros para intercambiar historias es mucho menor. Casi nula. Al fin y al cabo, son hoteles frecuentados por chinos, que ven en ellos la posibilidad de alojarse en buenas ubicaciones a precios razonables.

A continuación analizamos las cinco franquicias más importantes que se rigen por la máxima tradicional del “bueno, bonito, barato”. Se pueden reservar por Internet a través de las agencias online habituales, pero en sus páginas web, donde se encuentran los mejores precios, es imprescindible tener unos conocimientos mínimos de chino para orientarse. Lo mismo sucede con los empleados de los hoteles, que rara vez hablan algo que no sea mandarín o el dialecto local. Afortunadamente, en todas las cadenas el wifi es gratuito y las habitaciones cuentan con baño individual en el que se proporcionan toallas y, casi siempre, champú y gel de baño.

01 Hanting Inn

Es la cadena con mayor número de hoteles. De hecho, hace unos años recibió gran atención mediática en todo el mundo porque llegó a inaugurar un nuevo establecimiento cada dos días, reflejo de la inquebrantable ambición china. El objetivo es alcanzar los 10.000 hoteles antes de 2020 y convertirse así en la mayor franquicia del mundo. Aunque, a diferencia de otras como Ibis, no parece que tenga intención de globalizarse a corto plazo y su negocio está centrado en China. Eso sí, allí sin duda es muy útil. Porque ofrece alojamiento tanto en el centro de las grandes ciudades como en pueblos de menor entidad. El estándar de calidad, además, se mantiene invariable, de forma que en las primeras son hoteles discretos y espartanos pero en los segundos pueden resultar la opción más lujosa. Así que merece la pena hacerse con la tarjeta VIP que proporciona descuentos –aunque los precios varían poco y se mantienen siempre en la horquilla que va de 150 a 250 yuanes– y puede incluso utilizarse para abrir la puerta de la habitación.

Recientemente, el grupo al que pertenece Hanting Inn ha lanzado una segunda marca, Hi Hanting, todavía más económica. Pero, eso sí, las habitaciones son cajas de zapatos, las camas parecen hechas de granito y el servicio deja bastante que desear.

02 Jinjiang Inn

Recepción de un hotel de la cadena Jinjiang Inn, en Shanghái (China). ampliar foto
Recepción de un hotel de la cadena Jinjiang Inn, en Shanghái (China).

La hermana ‘low cost’ de los Jinjiang Hotels, que poseen también establecimientos de cinco estrellas, es quizá la más lujosa de todas las cadenas económicas de China. Generalmente las habitaciones son algo más grandes que las de sus competidores, cuentan con baños mejor equipados, y la decoración no daña la vista. Eso sí, los precios de Jiniang Inn suelen ser ligeramente superiores -en torno a 5 euros más por noche-, y no resulta fácil encontrar estos hoteles en ciudades de tercer o de cuarto nivel. Son ideales para quienes vayan a hacer un recorrido por los lugares más turísticos y quieran viajar de forma económica pero con cierto confort.

03 Home Inn

En la mejor tradición china, el grupo Home Inn cuenta con diferentes marcas que apenas se diferencian entre sí y que parecen destinadas únicamente a confundir al personal. Por eso, las agrupamos aquí bajo el paraguas de la más importante, que es la que da nombre al conglomerado hotelero y la que cuenta con mayor número de establecimientos. Incluyen Home Inna Plus, la línea más lujosa, Motel 168 y Fairyland, que concentra sus establecimientos en la provincia de Yunnan. Cierra el grupo Yitel, destinado más a viajeros de negocios en las 25 principales ciudades chinas.

Quizá Home Inn sea la cadena menos recomendable de las cinco, debido a un escándalo reciente: un reportaje que unos periodistas grabaron con cámaras ocultas. En las imágenes se veía cómo algunos de los empleados limpiaban el váter con las toallas que luego volvían a poner a disposición de los huéspedes, y uno de ellos incluso afirmaba que nunca se alojaría en el Home Inn porque “está muy sucio”. La gerencia se disculpó y ordenó una investigación.

04 Super 8

Es la única cadena hotelera de bajo coste extranjera con una presencia relevante en China. De hecho, fue fundada en 1974 en Dakota del Sur y toma su nombre del precio que comenzó cobrando en un inicio: 8,88 dólares por habitación. Super 8 llegó a China justo tres décadas más tarde con tarifas ya más caras, y actualmente cuenta con hoteles en casi 200 ciudades. Además de su precio más bajo, una de las principales diferencias con el resto de marcas reside, precisamente, en que adquiere un estilo diferente en cada ciudad. Pretenden así proporcionar algo más de personalidad a las habitaciones, que, eso sí, siguen siendo igual de espartanas. Y parece que funciona, porque la mayoría de los comentarios en las webs chinas de referencia son más positivos que los del resto.

05 7 Days Inn

A estas alturas ya da igual cómo sean las habitaciones. Lo importante es que en 7DaysInn se puede reservar ¡en inglés! Sin duda, este pequeño detalle es una gran ventaja comparativa para la mayoría de los viajeros extranjeros que visitan China y que quieren organizar su itinerario con tiempo. Eso sí, como sucede con Jingjiang Inn, sus 2.000 hoteles están ubicados sobre todo en las principales ciudades del país, y muchas veces en barrios secundarios. A cambio, las camas son las más cómodas de todas las cadenas, un detalle nada menor teniendo en cuenta que los chinos tienen tendencia a dormir sobre colchones que más parecen tablas.

¿Vas a viajar a China? Pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información