Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Rutas urbanas

Oporto, la ciudad de Iker & Sara

La urbe portuguesa se ha convertido en los últimos años en uno de los grandes destinos turísticos gracias a la rehabilitación de sus edificios, la oferta comercial y cultural

Iker Casillas y Sara Carbonero en Oporto Ampliar foto
Un jacuzzi en el hotel The Yeatman, con vistas únicas de Oporto.

Oporto, la ciudad invicta, ha dejado atrás la crisis que arrasó con su tejido industrial, principalmente el textil, y hace unos años que reluce con una gracia y un gusto que algunos lisboetas -siempre en competencia- añoran para su ciudad. La huella de su vecino adoptivo, el genial arquitecto Álvaro Siza, ha calado en la ciudad, pues hay cierto mimo en cualquier rehabilitación de las casas y en el nuevo comercio que nace con la llegada del turismo de fin de semana, gracias a que su aeropuerto ha sido tomado por los líneas low cost. Sus famosos nuevos vecinos, el exportero del Real Madrid Iker Casillas y la presentadora de Telecinco Sara Carbonero, van a descubrir mucho más de lo que esperaban. Las 11 interrogantes básicas de los recién llegados tienen sus respuestas, aunque no siempre es la que les gustaría.

1. ¿Deseaba ir a Londres? Pues aquí puede aclimatarse. Llueve y llueve. La pareja va a encontrar su humedad y neblina de la capital londinense, con la que tiene más de un parecido y mucha herencia cultural. Pero no es un consuelo. La lluvia te puede arruinar el pelo y la peluquería de horas antes. Aparte de quedarse en casa, existe la posibilidad de comprarse preciosos sombreros en Hats&Cats, una tienda donde todo es de buen gusto.

Hotel The Yeatman, con vistas únicas de Oporto. ampliar foto
Hotel The Yeatman, con vistas únicas de Oporto.

2. ¿No encuentra casa? Quizás Iker tienen la típica reacción masculina, y quiere algo rápido y al lado del campo de fútbol. Nooo. Como el presupuesto no va a ser un obstáculo, mejor alojarse una semanas en el The Yeatman, un hotel maravilloso, donde se paga lo que vale, con vistas únicas de Oporto y una piscina que cae sobre el Duero. Imprescindible.

3. ¿Amueblar la casa? Al final, una familia hogareña desea su propio espacio y sus propios muebles. Hay que pasarse por 8 em Ponto, Mobilada y Alexandra Graff; para un estilo vintage, Casa Almada y Pedras e Pessegos.

4. ¿Una mañana con niño? Desayuno en el Café Majestic. Único, señorial, con clase, y a unos pasos de la librería Lello, famosa por la saga literaria y la película de Harry Potter (su autora, J. K. Rowling, que vivió en Oporto, encontró inspiración en ella) y muy agradable, pues nadie parece comprar nada; luego pasear por la estación de S. Bento, con una azulejería excepcional y por el edificio de la Bolsa, donde tenía despacho Gustave Eiffel.

La Casa de Chá Boa Nova, de Álvaro Siza, es ahora el restaurante del chef Rui Paula. ampliar foto
La Casa de Chá Boa Nova, de Álvaro Siza, es ahora el restaurante del chef Rui Paula.

5. ¿Un césped, pero sin porterías de fútbol? No hay problema. El museo Serralves, aparte de sus muy recomendables exposiciones, tiene un parque precioso, con grandes y viejos árboles, impecablemente cuidado todo. Más extenso, y con vistas al mar, es el Parque de la Ciudad, proclamado como el más grande del país.

6. ¿Probar el plato típico? No. La comida típica de Oporto es la francesinha, un plato que reúne todo lo que no se puede comer si se está a dieta. Una especie de sándwich pantagruélico: carne, bacon, queso, jamón, huevo fritos, patatas fritas, salsa picante con un toque de vino y, cuando parece que no se puede poner más, una capa de queso derretido por encima de la montaña. Si Iker tiene la tentación de probarlo, el lugar típico es Alicantina. Se puede llegar a un acuerdo familiar e ir a probar la versión autóctona del añorado, y siempre infalible, pepito de ternera, que aquí se llama prego no pao. Casa Guedes es el sitio. Y a cincuenta metros está Venham Mais 5, perfecto de trato.

La bodega Graham's, en la ciudad portuguesa. ampliar foto
La bodega Graham's, en la ciudad portuguesa.

7. ¿Es más de vinos? Está en el lugar preciso. Este año, el mejor vino del mundo, según la reputada revista Wine Spectator, es de Oporto. Concretamente de la bodega Graham, al otro lado del río, como todas las bodegas, en Gaia. El Dow’s 2011 es el mejor del mundo, y el tercero, otro de la misma bodega, este del Duero, el Chryseia. Vale una visita familiar a las bodegas, aunque no se beba, rematando en el restaurante con vistas que, por cierto, es una asociación con el vasco Sagardi.

8. ¿Hay boutiques chic? Sí. La zona es Aviz y la Avenida de los Aliados. En ropa femenina destacan Fashion Clinic, My God, 66 Avenida Brasil y Absoluto (en la vecina Foz); en masculina, Manhood y Wrong Weather, además de Fashion Clinic.

9. ¿Un día cultural? Aparte de las piedras de la Torre de los Clérigos y la iglesia de San Francisco, la calle Miguel Bombarda va llena de galerías de arte. Murias Centeno y Cordeiro son de las más recomendables de Oporto. Y siempre hay que pasarse por el Museo Serralves. La noche se remata con un concierto en la Casa de la Música, proyectada por el arquitecto holandés Rem Koolhaas.

Restaurante Cometa, en Oporto.
Restaurante Cometa, en Oporto.

10. ¿Una noche romántica? Y dos y tres. Restaurantes de calidad no faltan: como el DOP; la fusión de Flow; la decoración de Cantina 42; el encantador Cometa; el ecléctico Cafeína y las tapas de Casa Vasco -ojo, Vasco es un nombre, no una condición-, estos dos últimos en la vecina Foz, al igual que Capoeira y Pedro Lemos (una estrella Michelín). Para la pasta, La Piada, y para el sushi, Gosho. Es inexcusable pedir el arroz de pulpo en Casa Aleixo, uno de los más antiguos de la ciudad. Tiene el inconveniente de que Iker se puede encontrar con su jefe, el presidente del club FC Porto, Pinto da Costa. En la vecina Leça da Palmeira, la famosísima Casa de Chá Boa Nova, de Álvaro Siza, es ahora el restaurante del chef Rui Paula. Y una última recomendación: Cantinho do Avillez, donde oficia el cotizado chef José Avillez.

Restaurante Cantinho do Avillez, donde cocina el chef José Avillez, en Oporto. ampliar foto
Restaurante Cantinho do Avillez, donde cocina el chef José Avillez.

11. ¿Una escapada rápida? Los futbolistas siempre van con prisas y poco tiempo, pero un día tonto da para mucho en Oporto. Un paseo en barco por el Duero, bien sea río adentro, visitando las quintas -preferiblemente en septiembre, octubre- , o bien hacia el mar. Las colindantes Gaia, Matosinhos y Foz hacen cualquier día agradable.

12 (Número que vestirá Iker). ¿Es una ciudad internacional? Sí, sobre todo muy británica gracias al vino y a los propietarios de las bodegas, la mayoría con raíces de arriba. Pero desde la llegada de Íker&Sara, la ciudad aún es más famosa. Su fichaje fue difundido en medios de comunicación de 102 países y, por primera vez, los fans del Porto superaron a los del Benfica en Facebook.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información