Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mejores helados de Madrid

De clásicas y cremosas elaboraciones a las decoraciones más divertidas, cinco heladerías imprescindibles en la capital

Heladería Rocambolesc, de Jordi Roca, en Madrid
Carrito de helados en Rocambolesc, la heladería de Jordi Roca en Madrid.

Con la llegada del calor el saludable helado se convierte en un momento de verdadero y refrescante placer gastronómico. Repasamos cinco heladerías imprescindibles en Madrid, desde cremosas elaboraciones clásicas importadas de Italia a la imaginación y exquisitez de uno de los mejores reposteros del mundo, Jordi Roca.

01 La Romana

Heladería La Romana, en Madrid. ampliar foto
Heladería La Romana, en Madrid.

La versión madrileña de esta gelateria abierta en la ciudad italiana de Rimini en 1947 es un evocador viaje a la tradición, la experiencia y el saber hacer de los maestros heladeros de Italia. Su apuesta por lo natural –se emplea leche fresca ecológica–, la calidad de los ingredientes, como la fruta y los frutos secos, y la producción diaria en pequeñas cantidades de La Romana (Paseo de la Habana, 27) proporciona un helado cremoso y tremendamente fresco. Un par de buenas recomendaciones: el de crema di nocciola al cacao y, cuando el calor aprieta, el refrescante de arancia rossa, con naranja roja de Sicilia.

02 Mistura

Surtido de sabores de la heladería Mistura, en Madrid. ampliar foto
Surtido de sabores de la heladería Mistura, en Madrid.

Sorprende la puesta en escena que la heladería Mistura Handcrafted Ice Cream (Augusto Figueroa, 5) ofrece en su pequeño local de Chueca: el personal mezcla el sabor y el topping escogido por cada cliente a mano, con la ayuda de dos espátulas sobre una plancha de granito congelada. En su nuevo local junto a la Plaza Mayor (Ciudad Rodrigo, 6) han crecido en espacio, e incluye una zona de tienda con productos para llevar, una preciosa sala en la planta baja y una terraza. Los helados artesanales de Mistura huyen de aditivos artificiales y se elaboran a partir de productos naturales, como la leche cruda ecológica procedente de una granja madrileña, y además de deliciosos y son muy saludables, gracias a su bajo contenido en grasa y azúcar. El de pistacho está inmejorable.

03 Rocambolesc

Interior de la heladería Rocambolesc, de Jordi Roca, en Madrid. ampliar foto
Interior de la heladería Rocambolesc, de Jordi Roca, en Madrid.

Rocambolesc (Gourmet Experience, Serrano, 52) permite adentrarse en el mundo de Willy Wonka y su fábrica de chocolate, gracias a su estética retro y los colores pastel. El paraíso dulce que todo niño anhela hecho realidad gracias al chef Jordi Roca, responsable de los postres de El Celler de Can Roca, elegido mejor restaurante del mundo en 2015. En Rocambolesc, propone seis tipos de helados artesanos y 100% naturales que se pueden combinar con más de treinta tipos diferentes de toppings –incluido el de algodón dulce–, además de su particular helado caliente: un panecillo templado y esponjoso relleno de refrescante helado. Puro vicio.

04 Napoli

Entrada a la heladería Napoli, en Madrid. ampliar foto
Entrada a la heladería Napoli, en Madrid.

A Napoli (Ciudad de Barcelona, 19) se entra a experimentar. Bajo su apariencia de heladería de toda la vida se esconde la originalidad y el deseo de sorprender de Pedro López, maestro heladero responsable de este local abierto en los años 80. Combinaciones insólitas y sabores originales, como su helado de queso Stilton –el rey de los quesos para los británicos– o sus propuestas sanas y nutritivas, como el helado de aguacate o el de aceituna negra. Todos, eso sí, tienen un denominador común, la apuesta por la materia prima de calidad y la elaboración a partir de leche ecológica gallega.

05 Giuseppe Ricci

Para los amantes del helado con algún tipo de intolerancia, el obrador de Giuseppe Ricci (Huertas, 9) ha desarrollado una línea de elaboraciones artesanales con base de soja, sin leche ni azúcar. Digeribles y ligeros, son recomendables para todos. En el local ubicado en el Barrio de las Letras están disponibles todos los sabores de su carta, desde los más clásicos, como el de torta al formaggio y el de crema de queso con frutas del bosque, preparados con base de leche y nata, hasta los helados de yogurt y los sorbetes, elaborados con fruta fresca, sin colorantes, ni grasas añadidas o leche.

Más planes interesantes en Madrid pinchando aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información