Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro cafés centenarios en Leiden

Locales con siglos de historia y almuerzos a bordo de un barco, tras contemplar la ciudad holandesa desde sus encantadores canales

Café Suppiershuysinghe, en Leiden, Holanda Ampliar foto
Terraza del café ‘t Suppiershuysinghe, en la ciudad holandesa de Leiden.

Los restaurantes y cafeterías en Holanda están pensados para el disfrute de la vista, no del paladar. El contraste entre la escasa oferta gastronómica y el culto al diseño, a la creación de espacios acogedores, resulta todavía más patente en ciudades pequeñas y de poco trasiego turístico, como Leiden. Asumido esto, cabe disfrutar la variada oferta de cafés centenarios y de ultra diseño de esta localidad histórica, ubicados a orillas del canal o dispersos en las callejuelas de su casco antiguo. Espacios donde disfrutar de un buen café, un simple bocadillo o un sándwich a precios razonables, pero siempre con los ojos bien abiertos.

01 ‘t Suppiershuysinghe

Café ‘t Suppiershuysinghe, en Leiden (Holanda). ampliar foto
Café ‘t Suppiershuysinghe, en Leiden (Holanda).

La única forma de retener el nombre de este café es recordando que se trata de la antigua casa del carcelero. Situado detrás de la catedral, en la esquina de una tranquila plaza, ‘t Suppiershuysinghe (Gerecht, 2) acumula más de 500 años de historia: fue construido en el siglo XVI como residencia del encargado de alimentar a los presos del antiguo penal ubicado enfrente, prisión que todavía se conserva. No sirven alcohol ni comida caliente, pero un café con tarta o bocadillo basta para matar el hambre a cambio de una agradable parada con el auténtico sabor del viejo Leiden. Lectores, paseantes y ciclistas animan el ambiente tranquilo de esta esquina repleta de historia y poemas callejeros.

02 Van de Leur

Mostrador del café Van de Leur, en el centro de Leiden (Holanda). ampliar foto
Mostrador del café Van de Leur, en el centro de Leiden (Holanda).

Ubicado en la calle principal de Leiden, frente al ayuntamiento, Van de Leur (Breestraat, 117) parece, a simple vista, una casa particular. Tras su majestuosa fachada de principios del siglo XX, este café de reciente apertura conserva la arquitectura original de una vivienda, abriendo un espacio relajado y familiar donde tomarse un tentempié. Chimeneas, vidrieras o una escalera de más de cien años de antigüedad se alternan con un estilo vanguardista en decoración e iluminación. Una elección acertada para hacer un alto durante la visita a la ciudad holandesa, pues está en pleno centro y demuestra el afán holandés por mantener el aspecto original de locales con historia al tiempo que se introducen, con acierto, propuestas de diseño ultra moderno.

03 De Poort

Café De Poort, junto al antiguo puerto fluvial de Leiden. ampliar foto
Café De Poort, junto al antiguo puerto fluvial de Leiden.

Es uno de los pocos restaurantes de Leiden que abre a mediodía y que ofrece una carta más completa, para quien busque comer de mantel. Eso sí, su gran atractivo reside en su ubicación: De Poort (Haven, 100) está a dos pasos del antiguo puerto fluvial, en una de las dos puertas defensivas de la ciudad que todavía se conservan. Merece la pena caminar desde el centro hasta el restaurante y, una vez allí, disfrutar de las vistas al canal desde su fachada acristalada.

04 Menú a bordo

Durante los meses de verano Leiden es la ciudad perfecta para vivir la experiencia de navegar por los antiguos canales holandeses. La travesía que ofrecen empresas como Bootjes en broodjes es mucho más tranquila que en Ámsterdam y los precios por alquilar un barco durante un par de horas son más razonables (75 euros, máximo 7 personas). Hay tiempo suficiente para visitar la ciudad desde el agua y atracar en uno de los restaurantes que ofrecen menús a bordo, como Zijlstroom, De Grote Beer o el ya citado De Poort.

Más planes chulos en Leiden pinchando aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información