Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Escapadas

Si le gusta la tranquilidad, El Hierro

Volcanes, ríos de lava solidificada, bosques húmedos de laurisilva, típicos caseríos y paisajes submarinos en la sorprendente isla canaria

Si le gusta la tranquilidad, El Hierro Ver fotogalería

"El Hierro, si le gusta la tranquilidad". Es la frase que más escuchará de quienes conocen esta isla canaria. Ni siquiera los casi 22.000 seísmos registrados desde julio de 2011 le llevan la contraria, por asombroso que parezca. Gracias a su riqueza geológica, la belleza de sus paisajes y programas medioambientales, ha sido designada geoparque por la Unesco, lo que la convierte en el primer territorio insular en España en obtener este reconocimiento. El visitante se admirará al pasar por cientos de volcanes, ríos de lava solidificada, bosques húmedos de laurisilva,  típicos caseríos y sorprendentes paisajes submarinos.

Viajar a El Hierro es viajar al pasado y al futuro. La amabilidad de sus habitantes, la escasa demografía (es la menos poblada del archipiélago canario) y el silencio reinante le transportarán a un tiempo que ya sólo conocemos por relatos de los abuelos.

Museos y lagartos

El Ecomuseo de Guinea, en Frontera, es un buen comienzo para observar las condiciones socio-económicas en las que vivían los habitantes de la isla. En la parte inferior de este antiguo caserío accederá a los juaclos (tubos volcánicos) donde se refugiaban los bimbaches, primeros pobladores de origen amazigh de este territorio insular. Sobre los juaclos se erigen viviendas de arquitectura tradicional que testimonian la evolución de las formas de vida de la población herreña por la influencia del exterior. A pocos metros, el Lagartario, con terrarios y laboratorios, en los que conocerá la labor de los científicos que trabajan en la cría y reproducción de esta subespecie del lagarto gigante de El Hierro.

Si tuvo suerte con la reserva (sólo tiene cuatro habitaciones), dormirá bajo el arrullo de las olas en el que durante muchos años fue el hotel más pequeño del mundo según el Libro Guinness de los Récord: el Hotel Puntagrande. Construido sobre un antiguo embarcadero y decorado por el artista César Manrique, sobrecoge además por su entorno: el océano Atlántico, cuya espontánea bravura golpea y acaricia a un tiempo lo que quedó en pie de un gran deslizamiento gravitacional, ocurrido hace millones de años, que se llevó al fondo del mar buena parte de la isla. Todo parece relativo si este paisaje se disfruta en compañía de una ración de lapas y una cerveza.

Zona de El Julan, en la isla de El Hierro. ampliar foto
Zona de El Julan, en la isla.

Hubo más deslizamientos de ingentes cantidades de terreno insular. Los miradores de El Julan, Las Playas, Jinama y Las Peñas, (este último con un buen restaurante diseñado también por César Manrique), son buenos lugares para comprender esta morfología de El Hierro.

Seguimos en Frontera, y es hora de darse un buen baño. La Maceta es el paraje preferido por los lugareños. Una gran charca, de medidas casi olímpicas, hábilmente acondicionada para domesticar los embates de las olas y adecuarlas para niños y mayores, le dará la bienvenida. En las rocas cercanas se han instalado duchas de agua dulce, fogones y mesas donde comer y descansar del sol isleño.

Si prefiere un menú más elaborado, a pocos minutos está el restaurante Don Din 2. Con Pucho Padrón al frente de los fogones, su gazpacho de melón y menta con toques ibéricos, sus menús de degustación de tapas le dejarán el cuerpo lleno de buenas sensaciones.

El Valle del Golfo, cerca de Frontera, acaba con el caserío de Sabinosa. Aquí podrá adquirir el artesanal vino de Veta, exquisito caldo de potente graduación que es mejor guardar para cuando acabemos de conducir. A los pies del pueblo, el Hotel Balneario Pozo de la Salud ofrece piscina al aire libre, circuito de agua con baño turco, jacuzzi, hidromasaje, sauna, masajes, así como tratamientos de estética y adelgazantes con algas y antiestrés.

Árboles de cuento

Bosques húmedos de laurisilva en la isla de El Hierro. ampliar foto
Bosques húmedos de laurisilva en la isla de El Hierro.

Tras pasar la playa de arena roja del Verodal, la vegetación, a medida que se sube bordeando los acantilados, va dando paso al sabinal. Bosque de caprichosas formas, moldeadas por el viento durante cientos de años, de aspecto tenebroso cuando lo atraviesan las habituales nieblas del lugar. Zona deshabitada y de pasto comunal, la pista le llevará hasta la Ermita de la Virgen de los Reyes yel Faro de Orchilla, por donde se señalaba, antes de Greenwich, el Meridiano 0.

Siguiendo por la carretera, ahora bordeada de pinares, se acerca el visitante a uno de los mayores parques arqueológicos de Canarias, El Julan. Previa reserva, las visitas guiadas parten desde el Centro de Interpretación de El Julan, equipado con zona de exposición, vídeos y paneles que nos aproximan a la vida bimbache.

La ermita de Los Reyes, en El Hierro. ampliar foto
La ermita de Los Reyes, en El Hierro.

Ya en la zona arqueológica, donde llegará a pie o en vehículos todo terrenos, podrá admirar concheros, un Tagoror (lugar de reunión de los reyes y consejeros bimbaches) y una gran lengua de lava sobre la que hay numerosas inscripciones de origen líbico-bereber.

Volcanes para admirar

Camino del sur, el visitante dudará acerca de que esta isla sea la más pequeña del archipiélago. Extensos pinares colonizan la tierra fértil hasta donde les permitieron los innumerables conos volcánicos, que extendieron su lava hasta el mar. Es momento de parar. De admirar las sinuosas formas que dibujaron las coladas volcánicas. De escuchar el silencio. De imaginar, visto lo visto, cómo se creó la isla. De descubrir los pequeños tubos volcánicos que salpican el paisaje.

Ríos de lava solidificada en El Hierro. ampliar foto
Ríos de lava solidificada en El Hierro.

A pie de carretera se encontrará con un cartel que le indica la existencia del recién creado Centro de Interpretación Vulcanológica. Dotado con las últimas tecnologías, aprenderá sobre la última erupción volcánica (2011), que despertó el interés de científicos de todo el mundo. Además, ofrece una ruta interpretativa por los alrededores.

La lava se adentra en el Mar de las Calmas. Tras el reparador baño en Tecorón, llega el pueblo de La Restinga. El aroma marino abre el apetito y nos conduce hasta el restaurante Casa Juan. La calidad y frescura de sus pescados hace difícil la elección. Mero, vieja, breca, medregal… A la espalda, al horno, frito, o guisado. Siempre acompañados de un buen escaldón preparado con caldo de pescado y gofio (cereal molido, de gran consumo en Canarias). La pesca se hace, a propuesta de los propios pescadores profesionales, de forma sostenible y artesanal. Gracias a ellos buena parte del Mar de las Calmas está declarada como Reserva Marina. Alta biodiversidad que atrae a multitud de especies y, cómo no, a los practicantes del submarinismo. Varios clubes de buceo le alquilan el material que necesite. También imparten cursos de inmersión para los no iniciados.

Subiendo a la cumbre es fácil encontrarse con un banco de nieblas que dibuja y desdibuja paisajes diferentes en cada curva. La laurisilva atrae las nubes y atrapa su humedad, quedando esta condensada en sus hojas. Es la lluvia horizontal, cuyo mejor ejemplo se encuentra en el Garoé. Numerosas albercas labradas en la roca a sus pies, recogen el agua que gota a gota va destilando de las nubes. En una isla con escasos recursos hídricos no es de extrañar que el Garoé sea también conocido como Árbol Sagrado. 

A vivir del aire

Vuelo en parapente en la isla canaria de El Hierro. ampliar foto
Vuelo en parapente en la isla canaria.

Llegando a Valverde, la capital de la isla, verá unos aerogeneradores. Pertenecen a la Central Hidroeólica de Gorona del Viento, empresa con capital mayoritario del Cabildo que en un futuro podrá abastecer a la isla del cien por cien de la electricidad necesaria utilizando energías renovables.

A pocos kilómetros, el Tamaduste, una pequeña ensenada donde darse un relajante baño, ya cerca del aeropuerto. Es hora de recordar el reloj: ese aparato que lleva en su muñeca y no había mirado desde que llegó a esta isla para retrasar una hora respecto al horario peninsular. Donde sólo hay semáforos en las entradas de los dos túneles, y casi siempre están en verde. Donde se podrá relajar aún más practicando submarinismo o parapente. Donde el visitante no acostumbrado pida en las silenciosas noches oír al menos un grillo. Donde la armonía exterior le alimenta el alma.

Guía

Información:

En la Oficina de Turismo le ofrecerán mapas de carreteras y senderos, información y un pasaporte (9.90 euros). Con él tendrá acceso a la totalidad de Centros de interés en la isla. En cada uno de ellos se lo sellarán. Cuando tenga completado el pasaporte le obsequiarán una camiseta o una mochila.

Oficina de Turismo. Calle Dr. Quintero, 4. Valverde. Tfno: 922 550 302 Garoé. San Andrés. Teléfono: 922 550 302

Restaurante Mirador de La Peña, Carretera Gral del Norte. Guarazoca. Teléfono: 922 550 300

Ecomuseo de Guinea y Lagartario. Carretera Gral. de Las Puntas. Teléfono: 922 555 056

Hotel Puntagrande. Calle Las Puntas. Frontera. Teléfono: 922 559 081

Restaurante Don Din 2. Calle La Corredera, 5 Frontera. Teléfono: 922 556 148

Restaurante Casa Juan. Calle Juan Gutiérrez Monteverde, 25. La Restinga. Teléfono: 922 557 102

Centro de Buceo El Hierro, Calle Las Lapas 6, La Restinga. Teléfono: 922 557 023

Parapente, vuelos en tándem. Club Guelillas. Teléfono: 630 169 253.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información