Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Despecho en el velero

El cómico Raúl Cimas revive una travesía por las aguas de Mallorca durante la cual visitó calas escondidas y se apuntó a fiestas en otros barcos

Raúl Cimas Ampliar foto
El humorista Raúl Cimas.

El cómico Raúl Cimas es un hombre que aprovecha bien las oportunidades que se le presentan. En los últimos años, sus vacaciones consisten en acoplarse al destino de su amigo Alberto, que es cocinero en una cadena hotelera de lujo —y parece que este año le toca el Caribe—. Hace tres veranos, el presentador del programa Óxido Nitroso en Canal Plus, que publica en breve el cómic Orgullo Brutal(Blackie Books), acabó de vacaciones en un velero por las Baleares gracias a otro oportuno movimiento.

¿Cómo fue la jugada?

El tema es que tengo dos amigas que lo dejaron con sus novios justo antes del verano. Ya sabes cómo va esto en las pandillas. La gente parece que se pone de acuerdo para juntarse, separarse, tener hijos… El caso es que ya tenían alquilado un velero y mi amigo y yo aprovechamos la tesitura para irnos con ellas.

¿Hubo tensión sexual?

Cero. Ellas estaban despechadas e iban con ganas de juerga.¿Y cómo fue el bautismo de mar?

Si lo llegamos a saber, hubiéramos ido en avión a Palma porque la primera travesía, de Alicante a Mallorca, fue muy dura. Toda la noche con un mareo increíble. Íbamos con un patrón, claro. Si no, estaríamos hablando de una tragedia. Esa primera noche nadie pudo dormir excepto él, que puso el rumbo con el automático y se fue a la cama.

¿Le llamaban capitán, respetando el protocolo?

Qué va, le llamábamos Ramón. Él se lo pasó mejor aún. Enseguida vio de qué iba el rollo.

¿Ligó Ramón?

No, pero porque no se dejó. Era un auténtico profesional.

¿Y ustedes?

Tampoco, pero el plan resultó ser muy divertido. Al final conoces a la gente que va en otros veleros y si ves que están de fiesta, te pasas al suyo. Es como el balconing, pero más seguro. Y es toda una experiencia lo de bañarse en esas aguas tan azules y limpias y lo de ir parándose en calas muy bonitas. A la vuelta, dejamos a las chicas con Ramón y mi amigo y yo nos quedamos unos cuantos días más en Ibiza.

Mucha agua para un tipo de interior como usted.

Bueno, en realidad la parte de mis vacaciones que más disfruto últimamente es cuando voy a Albacete, porque durante el año ya viajo mucho con las giras de mis espectáculos. Allí vuelvo al hogar y me reencuentro con mis amigos. Un gustazo, la verdad.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.