Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Palma, la favorita

Diez locales de Palma que no fallan

De garitos y sifones por la capital balear: bares al aire libre o de puertas adentro y hasta la madrugada

Diez locales de Palma que no fallan Ampliar foto

01 Café L’Antiquari

Está en pleno centro de Palma, bajando por la Costa de Sa Pols, y situado por encima de unas escalinatas donde se puede uno sentar al sol como los lagartos. El café está muy rico, aunque puede irse a cualquier hora del día y hasta altas horas de la noche. En la planta de abajo tienen unos cuantos sofás y algunas mesas, y hay un espacio más íntimo, especial para aquelarres, güijas o reuniones de sociedad secreta (calle de Arabí, 5).

02 Literanta

Después de desayunar, siempre es agradable ir a mirar libros, y no hay sitio mejor en el centro que este, donde, además de ojear su surtido catálogo, puedes participar en grupos de lectura, asistir a una presentación o tomarte el segundo café de la mañana. Tienen una pared con las réplicas de las firmas de escritores clásicos y puedes entretenerte intentando descifrar a quién corresponde cada una (Ca’n Fortuny, 4).

03 La Sifonería

Con este hemos llegado a la hora del vermut; un sitio diferente y original donde los haya, atestado de sifones de todas las formas y colores y con barriles amontonados en el suelo a la antigua usanza. Ideal para probar las olives trencades,aceitunas al estilo mallorquín, o el aperitivo del día (calle de Santa Clara, 4).

04 Bar Bosch

Los mejores bocadillos que te puedas llevar a la boca, aquí llamados langostas,la especialidad de la casa. Propicio para una parada de descanso, este local situado en el centro histórico lleva abierto desde 1936, nada menos. Era un lugar de encuentro para muchos escritores y pintores palmesanos. Por aquí han pasado celebridades como Joan Miró y Miquel Barceló (plaza del Rey Juan Carlos I, 6).

Interior del bar Flexas, tasca con música ochentera y buenas raciones. ampliar foto
Interior del bar Flexas, tasca con música ochentera y buenas raciones.

05 Bar Flexas

Una tasca con música de los ochenta, suelo hidráulico y raciones de las de verdad —tortilla de camarones, croquetas de espinacas—. Tiene una buena barra en la que acodarte como buen feligrés, desde la que puedes disfrutar de la decoración, a caballo entre lo retroy lo hortera, que te hace sentir como en una película de David Lynch (calle de Llotgeta, 12).

06 Seattle

Al que me conozca un poco sabe que lo mío son las camisas horteras y de difícil adjetivación. Pues en este sitio de ropa de segunda mano, en su mayoría de procedencia americana, venden uniformes de béisbol, abrigos de cazador de osos, cazadoras de institutos yanquis y todo tipo de abalorios y prendas vintage(calle de San Elías, 4).

07 Unoctavo

Mi pizzería favorita de todos los tiempos. No solo las hacen buenas, sino que también hay un gran surtido de pizzas originales y puedes pedir porciones distintas por separado —de ahí lo de Unoctavo—. La encargada, Ana, es un encanto, y el resto de la gente que trabaja ahí es muy maja. Recomendadísimo (calle de Costa i Llobera, 14).

08 Barroco

Mapa de Palma de Mallorca. ampliar foto
Mapa de Palma de Mallorca.

¿Eres amante de la magia, o quieres que te hipnoticen o que hagan trucos de cartas en tu mesa mientras cenas un pa amb oli?Este es tu sitio. Los encargados son muy atentos; la música, buena, y tienen un porrón de juegos de mesa para tirarte toda la tarde/noche con tus amigos. Las tartas son espectaculares —creo que las hacen con polvo de hadas o sangre de unicornio, no sé—. Ah, y tienen cerveza Duff (Margarita Caimari, 17).

09 Pk2

El nombre no le viene nada mal al sitio, por lo tentador de sus pinchos leoneses y las cervezas servidas en jarras de cerámica heladas, que son de lo más pecaminosas. Tiene una zona al aire libre en la que puedes tirarte hasta las tantas —con otras tantas cañas encima— sin que te des cuenta de la hora (calle de Julia Álvarez, 3).

10 Garito CaféBarClub

Sitio emblemático de la zona del paseo Marítimo que abrió a mediados de los setenta y en el que poder tomarte unos buenos vinos o unos cócteles de escándalo. La gente es muy moderna y variopinta, la música es lounge —lo que es lo mismo que decir jazz tranquilote— a lo largo de la tarde y, ya bien entrada la noche, los artistas invitados y dj’sharán que te acerques a la pista (dársena de Can Barbarà, s/n).

Alejandro Morelló es autor de la novela La noche en que caemos (Eolas Editores).

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información