Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Guía de la capital argentina

Quiero ir a Buenos Aires

Los mejores reportajes publicados en 'El Viajero' sobre la capital argentina. Restaurantes baratos, coctelerías, museos y bares canallas para disfrutar del tango

Baile en milonga en Buenos Aires. Ampliar foto
Baile en milonga en el salón Canning del bonaerense barrio de Palermo.

Buenos Aires, capital de Argentina, es una urbe enorme que bulle de creatividad desde el futbolero barrio de la Boca al polifacético Palermo, con tango, literatura y amor a la carne de vaca. ¡No te pierdas los asados! La efervescencia tanto gastronómica (véase aquí la completa guía elaborada por el escritor y gastrónomo Pedro Jesús Fernández) como cultural de la ciudad situada a orillas del anchísimo Río de la Plata se convierte en un polo de atracción para los visitantes. El acaramelado acento de los porteños es un motivo más para disfrutarla. El Viajero te trae las mejores pistas para que no te pierdas nada. 

La Avenida de Corrientes, en Buenos Aires, con el Obelisco al fondo. ampliar foto
La bonaerense Avenida de Corrientes,con el Obelisco al fondo.

En la Guía de Buenos Aires repasamos los hoteles porteños, desde aquellos de lujo a los bohemios, y los restaurantes -de los baratos a los más curiosos- de entre los más de 3.500 con los que cuenta la ciudad. La carne de vaca es la estrella: se come desde la lengua hasta las vísceras. Aquí hay cuatro parrillas donde saborear la pieza de carne más famosa de Argentina, y en este otro reportaje repasamos casas de comidas y “bares de tragos” para no perderse. Si lo que quieres es cenar elegante, el mejor plan es pasar por la Avenida Caseros, y aquí tienes diez restaurantes porteños que destacan por sus precios y su amplitud de sabores. Si buscas algo distinto, acude a alguno de los restaurantes a puerta cerrada.

El edificio de Clorindo Testa, que alberga la Biblioteca Nacional. ampliar foto
Chica tomando el sol frente al edificio de Clorindo Testa, que alberga la Biblioteca Nacional.

La oferta culinaria bonaerense casi parece no tener fin: se pueden recorrer cinco vinotecas del barrio de Palermo para sentirse un 'bon vivant' y continuar con una ruta para probar comida 'kosher', ideal para la amplia comunidad judía. Para entrar en éxtasis, prueba un 'hot pastrami' o un 'bagel' con salmón en la tienda de 'delicatessen' La Crespo. Y en esta pizzería puedes probar una de las mejores pizzas porteñas. Los postres tampoco se quedan atrás: estas son cinco pistas dulces, desde una confitería abierta en 1884 a otra más moderna que frecuentan los oficinistas; también se pueden encontrar otros cuatro locales donde comer pasteles y dulces y las mejores chocolaterías.

Ecobici municipal en Buenos Aires. ampliar foto
Ecobici municipal de la capital argentina.

Para moverse, la capital cuenta con seis líneas de subterráneos (“subtes”) y más de 100 de autobuses (“colectivos”). Una manera más económica de ir de un sitio a otro es el sistema de préstamo de bicis, totalmente gratuito tanto para los locales como para los turistas. La ciudad también se puede recorrer sin gastar un peso con los recorridos guiados a pie de City Walkers -tal vez te pidan a cambio "la voluntad".

Los capitalinos se llaman a sí mismos “porteños” por estar en una urbe portuaria; la ciudad derrocha clima amable y días de sol; el comercio atiende entre las 10 y las 18 y la vida nocturna es una costumbre arraigada. El bar Los Laureles -abierto desde 1893- conserva la esencia original del tango, tradicional baile argentino, mientras que aquí hay un recorrido por coctelerías secretas, restaurantes, teatros y noches de tango en Buenos Aires. Más canallas son los 'telos' u hoteles del amor, puntos de encuentro para amantes, jóvenes sin casa y parejas en busca de algo nuevo.

Sala principal de la librería El Ateneo Grand Splendid ampliar foto
Sala principal de la librería El Ateneo Grand Splendid.

La ciudad en la que no eres “tú” sino “vos” ofrece también una amplia oferta cultural: en la avenida Corrientes se encuentra la mayor densidad de tiendas de discos en Argentina, una antigua central térmica se ha convertido en la Usina del Arte y el Teatro Ciego experimenta con obras de teatro en absoluta oscuridad. No hay que perderse los puntos que recuerdan a Mafalda, el personaje de cómic argentino más universal, ni olvidarse de Puerto Madero, la zona más joven y sofisticada. Además, un antiguo teatro y estudio de radio y cine se ha convertido ahora en el Gran Splendid, una de las tiendas de libros más grandes de Latinoamérica.

Terraza de un restaurante en el barrio de Palermo. ampliar foto
Terraza de un restaurante en el barrio de Palermo.

Es posible hacerse un paseo literario de librerías y museos algo nostálgicos y continuar con una visita a una biblioteca brutalista (del gran Clorindo Testa). Otra propuesta: cinco creadores porteños ofrecen cinco pistas creativas en la ciudad. Se puede hacer un recorrido mercadillos callejeros. Y los grafitis tienen su espacio en Buenos Aires, como se puede ver en este recorrido por el arte urbano de los barrios de Colegiales, Palermo y Villa Crespo (aquí, en fotos). 

Aunque la capital argentina es casi infinita, tiene además encantos situados en sus cercanías: el Tigre del Paraná es un delta de agua dulce con decenas de corrientes e islas, muy recomendable para pasar un domingo; un poco más allá está San Antonio de Areco, donde se puede disfrutar de la belleza, la historia y la gastronomía tradicional del campo argentino.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información