Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clásicos y sorpresas en Praga

Desde cruzar el famoso y transitado puente de Carlos hasta jardines inesperados en Malá Strana, una ruta con 15 rincones imprescindibles por la capital checa

  • Desde hace 25 años, Praga compite en la primera división de los destinos europeos, junto a Roma, París, Ámsterdam o Londres. Desde clásicos como cruzar el famoso puente de Carlos (en la foto) hasta cafés sorprendentes y jardines inesperados, ruta imprescindible de 15 paradas para decir que hemos estado (de verdad) en Praga.
    1Desde hace 25 años, Praga compite en la primera división de los destinos europeos, junto a Roma, París, Ámsterdam o Londres. Desde clásicos como cruzar el famoso puente de Carlos (en la foto) hasta cafés sorprendentes y jardines inesperados, ruta imprescindible de 15 paradas para decir que hemos estado (de verdad) en Praga. Ir a noticia
  • El complejo monumental del castillo de Hradcany y la catedral de San Vito es el otro gran símbolo de Praga. Ubicado en lo alto de la ciudad, ha sido escenario de importantes acontecimientos históricos del país, como el asesinato de San Wenceslao y la Segunda Defenestración de Praga.
    2El complejo monumental del castillo de Hradcany y la catedral de San Vito es el otro gran símbolo de Praga. Ubicado en lo alto de la ciudad, ha sido escenario de importantes acontecimientos históricos del país, como el asesinato de San Wenceslao y la Segunda Defenestración de Praga.
  • La ciudad que acogió a Smetana Dvorak y Janecek, y vio conciertos de Wolfgan Amadeus Mozart, cuenta con dos grandes festivales de música clásica (Primavera de Praga y Cuerdas de Otoño) y tres escenarios emblemáticos:el Teatro Nacional, el Rudolfinum (en la foto) y el Reduta Club Jazz, el primer club profesional, abierto en los años 60 (cuando se relajó la censura), donde Bill Clinton tocó el saxofón en los 90.
    3La ciudad que acogió a Smetana Dvorak y Janecek, y vio conciertos de Wolfgan Amadeus Mozart, cuenta con dos grandes festivales de música clásica (Primavera de Praga y Cuerdas de Otoño) y tres escenarios emblemáticos:el Teatro Nacional, el Rudolfinum (en la foto) y el Reduta Club Jazz, el primer club profesional, abierto en los años 60 (cuando se relajó la censura), donde Bill Clinton tocó el saxofón en los 90.
  • Rodeada de espectaculares iglesias barrocas, bellos edificios y un palacio rococó, resulta imposible no disfrutar de la plaza de la ciudad vieja de Praga, pese a las hordas de visitantes. La terraza del hotel U Prince (en la foto) cuenta con excelentes vistas hacia Staromestske Namesti.
    4Rodeada de espectaculares iglesias barrocas, bellos edificios y un palacio rococó, resulta imposible no disfrutar de la plaza de la ciudad vieja de Praga, pese a las hordas de visitantes. La terraza del hotel U Prince (en la foto) cuenta con excelentes vistas hacia Staromestske Namesti.
  • De aspecto totalmente gótico –se inició en 1344– y conclusión tardía (en 1929), la catedral de San Vito es el corazón del catolicismo checo y define la silueta de Praga con sus agujas y su campanario.
    5De aspecto totalmente gótico –se inició en 1344– y conclusión tardía (en 1929), la catedral de San Vito es el corazón del catolicismo checo y define la silueta de Praga con sus agujas y su campanario.
  • Praga ofrece un auténtico museo (al aire libre) de la evolución de la arquitectura durante unos 900 años: sencillo románico, sublime gótico, renacentista elegante, deslumbrante barroco, sensual 'art nouveau' y edificios del cubismo (en la foto) y el rondocubismo típicamente checos.
    6Praga ofrece un auténtico museo (al aire libre) de la evolución de la arquitectura durante unos 900 años: sencillo románico, sublime gótico, renacentista elegante, deslumbrante barroco, sensual 'art nouveau' y edificios del cubismo (en la foto) y el rondocubismo típicamente checos.
  • Aunque la cerveza checa ha tenido fama por su calidad y sabor desde la invención de la Pilsner Urquell, en 1842, en los últimos años se ha experimentado un renacer de microfábricas y cervezas artesanales, y ahora se pueden degustar variedades de todo tipo: desde la clásica lezak (rubia suave) hasta la kvasnicové (de levadura) y la kávové pivo (con sabor a café).
    7Aunque la cerveza checa ha tenido fama por su calidad y sabor desde la invención de la Pilsner Urquell, en 1842, en los últimos años se ha experimentado un renacer de microfábricas y cervezas artesanales, y ahora se pueden degustar variedades de todo tipo: desde la clásica lezak (rubia suave) hasta la kvasnicové (de levadura) y la kávové pivo (con sabor a café).
  • Las calles Kaprova, Dlouhá y Kosí delimitan lo que queda de Josefov, el floreciente gueto de Praga. El museo judío (en la foto) permite conocer la trágica y conmovedora historia de la comunidad hebrea de Praga: desde la figura del rabino Loew, que creó el golem en el siglo XVI, hasta la persecución nazi.
    8Las calles Kaprova, Dlouhá y Kosí delimitan lo que queda de Josefov, el floreciente gueto de Praga. El museo judío (en la foto) permite conocer la trágica y conmovedora historia de la comunidad hebrea de Praga: desde la figura del rabino Loew, que creó el golem en el siglo XVI, hasta la persecución nazi.
  • Veletrzní Palác, enorme edificio funcionalista de 1928, con aire de trasatlántico, alberga desde 1996 parte de la colección (siglos XIX, XX y XXI) de la Galería Nacional. Exhibe cuadros de Van Gogh, Picasso, Klimt y Mucha, además de pinturas impresionistas y obras maestras de artistas expresionistas, cubistas y surrealistas checos.
    9Veletrzní Palác, enorme edificio funcionalista de 1928, con aire de trasatlántico, alberga desde 1996 parte de la colección (siglos XIX, XX y XXI) de la Galería Nacional. Exhibe cuadros de Van Gogh, Picasso, Klimt y Mucha, además de pinturas impresionistas y obras maestras de artistas expresionistas, cubistas y surrealistas checos.
  • Al sur de la región de Bohemia, la ciudad de Cesky Krumlov propone una interesante escapada para deambular por un antiguo baluarte medieval de aire somnoliento, con un rocoso castillo renacentista coronado por una torre multicolor. Un lugar de cuento de hadas.
    10Al sur de la región de Bohemia, la ciudad de Cesky Krumlov propone una interesante escapada para deambular por un antiguo baluarte medieval de aire somnoliento, con un rocoso castillo renacentista coronado por una torre multicolor. Un lugar de cuento de hadas.
  • A la sombra del castillo de Praga, el Barrio Menor (Malá Strana) acoge jardines y zonas verdes del siglo XVIII, creados por los aristócratas que vivían en esta zona de la ciudad. Por ejemplo, Wallestein, Vojan o la isla Kampa, un tesoro oculto que incluye un museo de arte contemporáneo (en la foto).
    11A la sombra del castillo de Praga, el Barrio Menor (Malá Strana) acoge jardines y zonas verdes del siglo XVIII, creados por los aristócratas que vivían en esta zona de la ciudad. Por ejemplo, Wallestein, Vojan o la isla Kampa, un tesoro oculto que incluye un museo de arte contemporáneo (en la foto).
  • Smichov, el barrio industrial de Smichov, en la orilla izquierda del Moldava, todavía es conocido por su arte alternativo, bares sin pretensiones y teatro de vanguardia. Queda cerca del centro y permite visitar la fábrica de cerveza de Staropramen (en la foto), en funcionamiento desde 1871.
    12Smichov, el barrio industrial de Smichov, en la orilla izquierda del Moldava, todavía es conocido por su arte alternativo, bares sin pretensiones y teatro de vanguardia. Queda cerca del centro y permite visitar la fábrica de cerveza de Staropramen (en la foto), en funcionamiento desde 1871.
  • 13