Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vino festivo en la Finca La Estacada

Un complejo de enoturismo en Tarancón con un restaurante con terraza y un programa diario de catas en la bodega

Terraza del hotel Finca La Estacada, en Tarancón, Cuenca. Ampliar foto
Terraza del hotel Finca La Estacada, en Tarancón, Cuenca.

En primer lugar aflora el viñedo. Una mancha pretérita de 278 hectáreas que producía ya buenos vinos a la reina María Cristina tras enviudar de Fernando VII. Sus nuevos propietarios, la familia Cantarero, invirtieron con determinación por resucitar aquellas glorias y demostrar que en La Mancha sí cabe hoy descorchar una botella de marca a precio asequible. En casa, en cualquier restaurante de España y, por qué no, también frente a los pámpanos que maduraban al sol la siguiente vendimia. Había que complementar el negocio vitivinícola con el enoturístico —signo de los nuevos tiempos—: un restaurante con terraza, un programa diario de catas en la bodega y un hotel con circuito spaespecializado en vinoterapia.

Puntuación: 6
Arquitectura 4
Decoración 4
Estado de conservación 8
Confortabilidad habitaciones 6
Aseos 6
Ambiente 5
Desayuno 4
Atención 8
Tranquilidad 6
Instalaciones 8

Dicho y hecho. El complejo de enoturismo nació hace menos de una década y no para de crecer en visitantes y en instalaciones. La última, una sala polivalente para toda clase de eventos en torno a la actividad principal denominada La Voz del Vino. Así, el complejo deviene a todas horas una fiesta, un jolgorio mayúsculo, especialmente los fines de semana. Alguien podría quejarse, no sin un punto de razón, de un pastiche vacacional. Pero aquí se viene a lo que se viene, que es celebrar los primeros mostos, cantar el primer descorche o festejar la vendimia anual.

El comedor huele a tempranillo, destila vida y respira a cordialidad por todos los poros. Con frecuencia hay cola en recepción para la salida, consecuencia de una llamativa falta de personal. Pero el que hay trabaja y se entrega a los huéspedes con puntualidad. Los platos entran y salen a la velocidad de bar. Nadie queda tampoco defraudado en su gusto, máxime cuando se hacen acompañar de un Secua o un La Estacada Syrah-Merlot.

Spa del hotel Finca La Estacada, en Tarancón (Cuenca). ampliar foto
Spa del hotel Finca La Estacada, en Tarancón (Cuenca).

Si el acceso desde la carretera general tiene su intríngulis, imprescindible para asegurar la debida distancia con el tráfico rodado, no se puede cantar victoria hasta situarse frente a la entrada, pese a su incomprensible destartalamiento con un mostrador de cerveza en grifo y una máquina expendedora de refrescos a la vista. ¡Ay si Baco levantara aquí la cabeza…! El empedrado es difícil de lavar con las maletas a cuestas. Más adentro resuenan los pasillos, que podrían haber sido mejor insonorizados.

Todas las habitaciones ofrecen un confort panorámico sobre el viñedo. Muy poco arquitectónicas. Decoradas con criterio industrial. Amplias y generosas en su amueblamiento. Y desde sus balcones, privilegiadas con unos atardeceres dorados sobre el viñedo.

En segundo lugar… Sí, otra vez el viñedo manchego.

Finca la Estacada

  • Categoría: 4 estrellas. 
  • Dirección: Carretera N-400. Tarancón, Cuenca. 
  • Teléfono: 969 32 71 88.
  • Internet: www.fincalaestacada.com
  • Instalaciones: aparcamiento exterior vigilado, jardines, bodega, pista de pádel, gimnasio, spa, sala de reuniones (100 personas), salón, tienda de vinos, bar, restaurante.
  • Habitaciones: 22 dobles, 2 junior suites, 1 suite. 
  • Servicios: visitas diarias a la bodega, sesiones de cata, algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos.
  • Precios: desde 75 euros la doble, IVA incluido; desayuno, 8 euros.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información