Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Historia coreana en una librería de Seúl

Un pequeño local inaugurado en 1951 ha sido escenario de rodaje de varias series de televisión

Librería de segunda mano Dae-oh, la más antigua de Seúl, junto a la estación de metro de Gyeongbokgung.
Librería de segunda mano Dae-oh, la más antigua de Seúl, junto a la estación de metro de Gyeongbokgung.

La librería de segunda mano más antigua de Seúl se llama Dae-oh y está muy cerca de uno de los famosos palacios de la capital coreana. Para llegar a ella debemos tomar el metro hasta la estación de Gyeongbokgung, salir por la salida 2 y caminar varios metros hasta una pequeña calle. La tienda, situada en una casa hanok (de estilo tradicional coreano) fue inaugurada en 1951.

Tras el fallecimiento del dueño, su mujer se enfrentó a momentos difíciles para mantenerla en funcionamiento. Por suerte, los vecinos y clientes ayudaron para que la librería no solo siguiese operativa, sino que fuese ligeramente remodelada y se convirtiera, además, en una cafetería. A pesar de los cambios el local mantiene el mismo nombre con el que abrió sus puertas hace más de 60 años, formado al combinar una sílaba de cada nombre de la pareja.

El viejo local, abierto en 1951, ha sido reconvertido en librería café. ampliar foto
El viejo local, abierto en 1951, ha sido reconvertido en librería café.

El interior de este veterano establecimiento parece un museo, que se puede visitar mientras se disfruta de un café o una taza de chocolate caliente. En las estanterías que abarrotan el local se amontonan libros, revistas, discos y cómics. Todos los muebles pertenecían a los dueños originales y ahora se pueden catalogar, prácticamente, de antigüedades. En las paredes, además de fotografías de los propietarios, cuelgan imágenes de visitantes famosos, antiguas postales e incluso un par de antiguos uniformes escolares. Todos ellos, objetos llenos de memoria y de historia.

Y es que Dae-oh (Jongno-gu, Nu-hadong, 33) ha sido, y es, el escenario para incontables sesiones de fotos, así como localización de rodaje de varias series de televisión coreanas. El local está enteramente disponible para los clientes y la actual encargada, nieta del matrimonio que la montó en los 50, invita amablemente a todos los visitantes a disfrutar de este peculiar espacio y a tomar tantas fotografías como deseen.

En la misma calle y en las adyacentes hay más cafeterías interesantes y pequeños restaurantes, además de tiendas de manualidades y galerías de arte, junto a un gran número de antiguas casas hanok que permanecen actualmente en uso. Un barrio perfecto para pasar un día tranquilo y silencioso en Seúl, algo difícil de encontrar a veces en la ajetreada metrópolis coreana.

Si planeas un viaje a Seúl te proponemos más pistas aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información