Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mejores playas de Malasia

De paraísos 'hipsters' a zonas de buceo de prestigio mundial, diez destinos costeros alucinantes entre su litoral continental y la isla de Borneo

Playa de Langkawi, en Malasia Ver fotogalería
Paseo por la playa de Langkawi, en la costa oeste de la Malasia continental.

Malasia ha padecido el síndrome del hermano del medio hasta hace bien poco. Sin las ventajas que supone llegar primero y sin los cuidados y atenciones que se vuelcan sobre la novedad del último, ha permanecido relativamente ignorada por muchos viajeros que preferían disfrutar de las playas, la cocina y la cultura tailandesa o los paraísos naturales, el buceo y el surf de calidad que ofrece Indonesia. Pero aunque sus hermanos geográficos siguen atrayendo a millones de turistas cada año por méritos propios, no es menos cierto que este país, extrañamente repartido entre el continente asiático y el norte de la isla de Borneo, está alcanzando el estatus que le corresponde en el escenario turístico internacional.

Y no es para menos. A una cultura heterogénea y llena de matices, una población amable y educada, y unos espacios naturales únicos, se une la buena salud económica y estabilidad política de la que ha gozado en los últimos 20 años. Las infraestructuras son de las mejores de todo el sudeste asiático y el turismo es una fuente de ingresos fundamental que los malayos miman y cuidan con esmero. Los números hablan por sí solos: más de 25 millones de personas visitaron Malasia en 2013, solo superada por China y Tailandia en el continente asiático. La gran mayoría provenientes de otros países asiáticos, con la vecina Singapur a la cabeza. La llegada de turistas del medio oriente asiático también es significativa.  Malasia se está convirtiendo en uno de los destinos más solicitados por los países islámicos.

¿Y que tiene este país de especial? Sin lugar a duda, sus espacios naturales; son su gran tesoro. Tanto en la zona continental como en Borneo, Malasia destaca por sus junglas y parques nacionales, así como sus fondos marinos y costas. Los ingresos procedentes del turismo de naturaleza permiten que muchas áreas se estén protegiendo y salvando de la deforestación y la degradación ambiental que han asolado la región en las últimas décadas. Al estar bañada por dos océanos y tres mares distintos, así como poseer una variabilidad climática y geográfica tan amplia, el rango de ecosistemas marinos, playas e islas es tal, que se hace realmente difícil no encontrar una que no se adapte a las necesidades de cada viajero. Desde emuladores de Jacques Cousteau a fanáticos de Supervivientes, pasando por aquellos que sueñan con playas tropicales de postal, mochileros barbudos, surferos o hedonistas en busca del lujo exclusivo. Todos tienen su trocito de océano particular esperando con los brazos abiertos.

Y como el movimiento se demuestra viajando, ofrecemos una selección con los 10 mejores destinos costeros, para todos los gustos y bolsillos. Malasia está de moda.

COSTA ESTE

01 Perhentians, paraíso hipster

Embarcadero en las islas Perhentians, en la costa este de Malasia. ampliar foto
Embarcadero en las islas Perhentians, en la costa este de Malasia.

Dos islas que casi se tocan por sus orillas, una más tranquila y salvaje, la otra mucho más orientada al mochilero de presupuesto ajustado que busca sol y fiesta nocturna (eso sí, no esperes el desenfreno del sur de Tailandia). Muchos vienen aquí a pasar unos días y se quedan meses. Playas de arena blanca y aguas de transparencia irreal que se unen a uno de los mejores fondos para hacer snorkel en toda Asia. No hay muchos sitios en la región donde uno tenga la oportunidad de ver tortugas, rayas o tiburones buceando con tubo.

Durante la época de monzones, entre noviembre y febrero, la vida en la isla se detiene. Cerca de la orilla continental, a unos 6 kilómetros al sur desde donde se coge el ferry se encuentra Bukit Keluang, una playa y acantilados con cuevas submarinas que merecen la pena recorrer. Posee una de las mejores vistas de toda la costa este malaya.

Cómo llegar: el aeropuerto más cercano está en Kota Bharu, con vuelos directos desde Kuala Lumpur, Johor y Penang. Desde Kota Bahru son 90 minutos en bus o taxi hasta Kuala Besut, donde se coge el ferry que te deja en las islas (30-40 minutos). 

02 Pulau Kapas, ambiente ‘kampung’

Una de las playas de la isla de Kapas, en Malasia. ampliar foto
Una de las playas de la isla de Kapas, en Malasia.

Kampung en malayo significa aldea y en pocas islas como Kapas uno puede experimentar el ambiente sencillo y sin pretensiones que caracteriza a muchas zonas rurales de la Malasia continental. A 20 minutos en barco desde la costa, es una especie de hermana pequeña de las Perhentians, pero sin el agobio y afluencia masiva de éstas. El alojamiento se concentra en una parte de la isla, lo que permite que el resto se mantenga casi sin perturbar. A excepción de los fines de semana y vacaciones, cuando se llena de locales, el resto del tiempo está casi vacía. Buen buceo con tubo y posibilidad de explorar arrecifes de coral y un barco hundido japonés de la Segunda Guerra Mundial complementan la oferta.

Cómo llegar: el aeropuerto más cercano está en Kuala Terengganu, con vuelos directos desde Kuala Lumpur. Desde Kuala Terengganu son 20 minutos en bus o taxi hasta Marang, donde se coge el bote que te deja en la isla (10-30 minutos).

03 Cherating, para surfear 

Atardecer en Cherating, una de las mejores playas para surfear en Malasia. ampliar foto
Atardecer en Cherating, una de las mejores playas para surfear en Malasia.

Las mejores olas de todo el sudeste asiático están en Indonesia: Bali, Lombok, Sumatra… Es un hecho que no admite discusión, pero al contrario de lo que se cree es posible surfear y practicar windsurf en Malasia. A lo largo del norte y centro de la costa este, desde Kota Bahru hasta Kuantan, se suceden playas interminables de arena y recónditas calas entre las que Cherating destaca como uno de los mejores lugares para holgazanear un rato. El pueblo vivió tiempos mejores. Cuando las islas de la costa este aún no estaban explotadas fue el destino número uno para muchos mochileros occidentales. Pero precisamente ese aire decadente y fronterizo, como detenido en el tiempo, forma parte ahora de su encanto. Encima sus playas son de las mejores de la zona. Las mejores olas solo se presentan de noviembre a febrero, así que olvídate de surfear fuera de la época de monzones de la costa este.

Cómo llegar: el aeropuerto más cercano está en Kuantan, con vuelos directos desde Kuala Lumpur, Singapur y Penang. Desde Kuantan son 60 minutos a Cherating en bus o taxi.

04 Tioman, lujo al alcance de todos 

La hora mágica en Berjaya Beach, en la isla malaya de Tioman. ampliar foto
La hora mágica en Berjaya Beach, en la isla malaya de Tioman.

Arenales de ensueño solo para tus ojos. Bueno, los tuyos y los de miles de singapurenses que cada fin de semana o puente llenan las playas y los centros de buceo. Pero no hay que preocuparse, la isla es lo suficientemente grande como para asimilar un flujo continuo de turistas. Una jungla interior casi intacta, fondos marinos bien conservados y varios barcos hundidos, permiten disfrutar de actividades como el submarinismo, trekking, ciclismo o pesca. Abierto a todos los presupuestos, es un lugar idóneo para viajar en familia o con niños ya que las instalaciones turísticas son muy completas. Si uno quiere lujo a un precio asequible o más exclusividad, los resorts de islas cercanas como Pulau Sibu Besar o Pulau Rawa son una buena elección.

Cómo llegar: la isla de Tiomán posee un pequeño aeropuerto con vuelos directos a Kuala Lumpur. Una opción más económica es viajar a Mersing, con conexiones en autobús a toda Malasia y Singapur, desde donde parte el ferry a Tioman.

COSTA OESTE

05 Langkawi, la joya polifacética

Puente colgante en Langkawi, la 'Perla de Kedah', en la costa oeste de Malasia. ampliar foto
Puente colgante en Langkawi, la 'Perla de Kedah', en la costa oeste de Malasia.

Área libre de impuestos, alcohol a un flujo razonablemente abundante para ser un país musulmán y unas magníficas infraestructuras han hecho de Langkawi uno de los destinos preferentes en esta parte del mundo. Unas playas más que aceptables, precios atractivos y una amplia oferta de actividades atraen cada año a más viajeros. Y es que gran parte del encanto de esta isla reside en la capacidad de contentar a casi todos los públicos. Excursiones a manglares o islotes deshabitados, submarinismo, senderismo por la selva, avistamiento de fauna o vuelos en parapente. ¿La mejor recomendación? Conocer los secretos y encantos de la Perla de Kedah alquilando un coche o una moto.

Cómo llegar: Langkawi posee aeropuerto internacional con vuelos periódicos a Kuala Lumpur, Singapur y Penang.

06 Pangkor, la alternativa local

Piscina del Pangkor Laut Resort, en Pangkor (Malasia). ampliar foto
Piscina del Pangkor Laut Resort, en Pangkor (Malasia).

No posee la belleza costera de otros destinos similares, pero la arena está limpia y el agua de algunas playas posee un color esmeralda fascinante. Y, posiblemente, serás de los pocos extranjeros que se aventuren en esta isla. La cercanía a Kuala Lumpur y su sabor local (que incluye memorables restaurantes y puestos de comida malayos y chinos) hacen de Pangkor un destino a tener en cuenta. Muy frecuentado por los locales los fines de semana y vacaciones, entre semana se queda prácticamente vacía. Conquistado por los holandeses durante el siglo XVII, conserva algunas ruinas e interesantes restos del paso de la Compañía de las Indias Orientales por la región.

Cómo llegar: En autobús desde Kuala Lumpur (3-4 horas) o en ferry desde Lumut, que arriba a la isla en 30-40 minutos.

BORNEO MALAYO

07 Manglares, cocodrilos y monos narigudos 

Mono násico en el parque nacional de Bako, en la isla de Borneo (Malasia). ampliar foto
Mono násico en el parque nacional de Bako, en la isla de Borneo (Malasia).

El parque nacional de Bako supone una oportunidad única y la más accesible de toda Malasia para conocer el ecosistema de manglares y selva tropical de tierras bajas del sudeste asiático. Está a menos de 40 kilómetros de Kuching, uno de los centros gastronómicos y culturales más importantes y sofisticados de todo Borneo. Excelentemente conservado, posee multitud de senderos que se adentran en la selva o recorren los acantilados de arenisca y ecosistemas litorales de la costa. La biodiversidad de este parque apabulla y es un lugar perfecto para el avistamiento de fauna y flora. Plantas carnívoras de jarra, orquídeas, cientos de especies de aves, reptiles, mamíferos y, por supuesto, la estrella del parque: el Mono Nasico de Borneo, una especie endémica de la isla cuyos machos poseen un rostro y apéndice nasal hinchado que los hace parecer una caricatura en movimiento. En Bako tienen uno de sus enclaves mejor conservados. También hay playas de extensos arenales, aunque hay que ser precavidos: suele haber medusas y en las desembocaduras de ríos y manglares patrullan, con frecuencia, cocodrilos.

Cómo llegar: el aeropuerto más cercano está en Kuching, con conexiones directas a Singapur, Kuala Lumpur o Hong Kong. Desde Kuching se puede coger un autobús urbano que te deja en las oficinas del parque (30-40 minutos).

08 Tunku Abdul Rahman

Bañistas y buceadores en una playa del parque nacional de Tunku Abdul Rahman, en el Borneo malayo. ampliar foto
Bañistas y buceadores en una playa del parque nacional de Tunku Abdul Rahman, en el Borneo malayo.

A menos de media hora de la capital de Sabah, Kota Kinabalu, el parque nacional de Tunku Abdul Rahman es el lugar perfecto para darse un baño, tostarse al sol y disfrutar del buceo con tubo después de unas jornadas agotadoras por la jungla o el cercano monte Kinabalu, el pico más alto de todo el sudeste asiático. Cinco islas de aguas turquesas preparadas para el descanso del guerrero.

Cómo llegar: el aeropuerto más cercano está en Kota Kinabalu, con múltiples conexiones directas a Singapur, Kuala Lumpur, Hong Kong, Bali o Australia. Los ferries parten de la misma ciudad (Terminal de Jesselton, 15-30 minutos).

09 Kudat, tesoro escondido

Una de las playas de Kudat, en la punta noroccidental de Borneo (Malasia). ampliar foto
Una de las playas de Kudat, en la punta noroccidental de Borneo (Malasia).

El punto más noroccidental de Borneo alberga un paisaje que quita el aliento. Poblado mayoritariamente por los Rungus, el grupo étnico local, hasta hace relativamente poco no había comenzado a entrar en el punto de mira viajero. Aunque méritos no le faltan: playas desiertas de aguas transparentes, jungla y aldeas remotas, que dan la sensación de estar en un lugar donde el desarrollo turístico masivo aún no ha colocado sus garras. Aparte del Tip of Borneo y la playa adyacente, que suele ser frecuentada por los locales, el resto de la zona se mantiene casi intacta. El alojamiento más recomendable es Tampat do Aman, regentado por un inglés y su esposa rungus, ambos implicados en multitud de proyectos sociales y medioambientales con la población local. Howard es simpatiquísimo y se conoce la zona como la palma de su mano.

Cómo llegar: el aeropuerto más cercano está en Kota Kinabalu, con múltiples conexiones directas a Singapur, Kuala Lumpur, Hong Kong, Bali o Australia. Desde Kota Kinabalu a Kudat se puede ir en bus o taxi compartido, aunque es más recomendable alquilar un coche, ya que el transporte público por la zona es escaso e irregular.

10 Sipadan, meca del submarinismo

Panorámica de la isla de Sipadan, en el archipiélago de Semporna, en Borneo (Malasia). ampliar foto
Panorámica de la isla de Sipadan, en el archipiélago de Semporna, en Borneo (Malasia).

Muchos tenemos el típico amigo loco por el submarinismo. Pídele que te haga una lista con los diez lugares donde le gustaría bucear antes de morir y, casi con tota seguridad, incluirá el nombre de Sipadan. Esta isla diminuta es la punta de un iceberg que esconde un paisaje submarino único de paredes casi verticales mundialmente famosas. Al tratarse de una isla que desciende hacia la plataforma oceánica abruptamente, es posible observar grandes especies bentónicas como tortugas, tiburones, tiburones martillo, mantas o enormes bancos de barracudas. El resto de islas del archipiélago de Semporna no le van a la zaga y lugares como Mabul, Kapalai, Mataking o Sibuan también harán las delicias de cualquier amante de los fondos marinos.

Cómo llegar: el aeropuerto más cercano está en Tawau, con vuelos directos a Kota Kinabalu y Kuala Lumpur. Si se ha reservado con algún resort o centro de buceo, ellos mismos pueden recogerte desde el aeropuerto. En caso contrario, hay buses y taxis desde Tawau a Semporna (entre 75 minutos y 2 horas).

Más planes viajeros en Malasia y Singapur

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información