Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abierto en sabbat en Jerusalén

Cinco lugares que no echan el cierre durante el día de descanso judío, de una cafétería-librería a la mejor pizzería del barrio palestino

Bar Uganda, en Jerusalén Ampliar foto
Barra del polivalente bar Uganda, en Jerusalén.

Cada viernes cuando el sol empieza a esconderse, suena una sirena en las calles de Jerusalén que indica que el sabbat ha comenzado. Es el día de descanso para los judíos, dedicado a la oración y la lectura de la Torá. Según las leyes judías, durante el sabbat no se puede cocinar, conducir o usar el móvil, entre otras muchas prohibiciones.

El transporte público deja de funcionar, centros comerciales y negocios cierran. Hasta el anochecer del sábado todo se paraliza, o casi todo: si uno busca bien puede encontrar cafés, restaurantes y bares donde el sonido de la sirena parece no haber llegado. Disfruta de nuestra propuesta con cinco lugares en los que el cartel de la puerta dice: Abierto por sabbat.

01 Uganda

El nombre de este bar tiene historia. En 1903, Reino Unido ofreció Uganda como destino para que los judíos fundaran allí su país. Mucho ha llovido desde entonces pero sus dueños escogieron la anécdota para bautizar su local en la calle Aristobulos 4. Durante el día, en Uganda se pueden comprar cómics, disfrutar de hummus y de la cerveza israelí Goldstar o la palestina Taybeh (la única cerveza hecha en Palestina y difícil de encontrar en Israel). Por la noche, la luz se atenúa y se respira un ambiente relajado con música en directo, desde indie hasta rock, dj's y todo tipo de actuaciones artísticas del panorama israelí, pero también internacional.

Barood, restaurante de cocina sefardí en el centro de Jerusalén.
Barood, restaurante de cocina sefardí en el centro de Jerusalén.

02 Barood

Es un restaurante familiar que abrió Daniela Lerer hace justo 20 años en el centro de Jerusalén. Es un recinto pequeño pero acogedor al que se accede desde uno de los arcos de la calle Jaffa 31 (Feingold Courtyard), con no más de 15 mesas y con una decoración en la que han contribuido viajeros de todo el mundo, dejando a su paso por el local abrebotellas y billetes que cuelgan de las paredes.

Barood es conocido por su oferta culinaria sefardí (judíos que vivieron en España en el siglo XV). Algunos de sus platos estrella son los pastelitos caseros de hojaldre, rellenos de carne y pistacho, sofrito (guiso de carne con patatas) y labaneh (yogurt de queso), y que son preparados por Daniela y su familia cada día. También ofrece comida no kosher, como albóndigas con puerros, calamares crujientes y gambas con salsa de vino y zumo de limón. Como broche final, prueba uno de sus licores caseros con vodka y frutos.

03 Azzahra

Horno de la pizzería Azzahra, en la zona palestina de Jerusalén Este. ampliar foto
Horno de la pizzería Azzahra, en la zona palestina de Jerusalén Este.

Este restaurante es parte del Hotel Azzahra (calle Azzahra, 13), abierto a todo el público en la zona palestina de Jerusalén Este, donde la vida no se paraliza con la llegada del sabbat. Es una de las mejores pizzerías de la ciudad en la que tendrás difícil elegir ya que cuentan con más de 30 especialidades diferentes que prepara el chef en una cocina abierta a la vista del comensal. La carta también cuenta con algunos de los mejores platos de la cocina palestina, como maqloubeh (arroz con carne y verduras), musakhan (pan plano denominado taboun, cebolla roja y pechuga de pollo). En Azzahra, encontrarás a muchos expats (expatriados) que trabajan y viven en Jerusalén. 

04 Educational Bookshop

Otro de los sitios emblemáticos que no cierra por sabbat es la librería Educational Bookshop (calle Salah Eddin, 19) en Jerusalén Oriental. Es una librería-café en la que turistas y residentes comparten mesa con una de las mejores selecciones de obras sobre Oriente Medio y en especial sobre el conflicto palestino-israelí. Llevan más de cinco años abiertos, con el lema “alimenta tu mente y también tu estómago”. Uno de los platos más populares es el desayuno tradicional palestino con huevos, halawa (turrón de sésamo), queso feta y ensalada de tomate y pepino. A menudo organizan presentación de libros, debates y proyección de películas. 

05 Hummus Lina

La lucha por quién ofrece el mejor hummus es una pelea eterna en la Ciudad Santa. Hummus Lina (calle Al Khanka) es uno de los mejores sitios para comprobarlo si estás de visita por la Ciudad Antigua, ya que se encuentra en el centro del barrio cristiano. Tiene una carta sencilla pero con los básicos que uno debe degustar: pan pita, falafel, ensalada tabbouleh (tomate, menta, perejil y cebolla) y zumo de naranja y granada recién hecho. Los fines de semana está hasta los topes, pero la espera merece la pena.

¿Vas a visitiar Jerusalén? Pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información