Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vistas madrileñas al Palacio Real

Jardines de Sabatini, en Madrid, 'apartosuites' en la cuesta de San Vicente

Vistas del Palacio Real desde el hotel Jardines de Sabatini, en Madrid. Ampliar foto
Vistas del Palacio Real desde el hotel Jardines de Sabatini, en Madrid.

Es un tópico y está mil veces dicho. Pero nunca tan acertado como en las apartosuites de Charo García Silgo. De Madrid al cielo… en el ascensor que nos catapulta a la terraza de los Jardines de Sabatini, donde podremos gozar de una de las mejores vistas del Palacio Real y el Templo de Debod. Ambiente chill-outen verano, con cócteles nocturnos y un original menú de tapas servidos de martes a sábado a partir de las ocho de la tarde, que es la hora de la fresca para los ángeles inanimados de Velázquez en el Prado.

Puntuación: 7
Arquitectura 7
Decoración 7
Estado de conservación 8
Confortabilidad habitaciones 7
Aseos 7
Ambiente 7
Desayuno 6
Atención 8
Tranquilidad 6
Instalaciones 6

De Madrid también a los sótanos, donde la propietaria del establecimiento nos reserva una colección única de coches antiguos heredada de su padre, que tenía en este mismo emplazamiento de la Cuesta de San Vicente un concesionario de automóviles con el que puso a conducir a medio Madrid.

Hoy el viajero está obligado a descargar las maletas en la entrada y continuar hasta un aparcamiento concertado no muy lejos del hotel. Las habitaciones pueden esperar. Todo conduce enseguida a los sótanos, donde se guardan 22 de los 150 vehículos clásicos que forman este museo accesible a través de otro ascensor que Charo llama “la máquina del tiempo”. En efecto, metro a metro, descendemos de época, hasta 1910, año de fabricación de los primeros Ford T. Ahí se exhiben un Cadillac de 1963 que perteneció a Franco, un Hispano Suiza —la pieza más valiosa—, un Packard, varios Ford y hasta una Vespa con sidecar que fue utilizada en la película Amanece que no es poco. Algunos de ellos se pueden alquilar por horas con chófer. Basta con solicitarlo en recepción.

Una habitación del hotel Jardines de Sabatini, en Madrid. ampliar foto
Una habitación del hotel Jardines de Sabatini, en Madrid.

Si bien es cierto que las zonas comunes se limitan a un salón y un desayunador en la entreplanta, a menudo se celebran exposiciones de jóvenes artistas locales que atraen también al vecindario. Los desayunos alcanzan su máxima expresión con el tradicional brunch dominical, aunque los madrugadores tienen la opción de pedir un continental a partir de las 5.30.

Claro que las habitaciones disponen de cocina para estos menesteres. Son estudios con capacidad para alojar a tres personas y suites con dormitorio y salón para cuatro personas. Sobrias, muy amplias, decoradas con mucha sencillez y, algunas, empapeladas de motivos florales al gusto británico. Si descorremos las cortinas casi se puede tocar el Palacio Real. Entre las aristocráticas balconadas del palacio y estas apartosuites turísticas solo median los Jardines de Sabatini.

Jardines de Sabatini

  • Categoría oficial: apartamentos turísticos. 
  • Dirección: Cuesta de San Vicente, 16. Madrid. 
  • Teléfono: 915 42 59 00.
  • Web: www.jardinesdesabatini.com.
  • Instalaciones: garaje concertado, dos salas de reuniones con capacidad para 100 personas, salón, comedor de desayunos. Habitaciones: 32 estudios y suites
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; no admite animales. 
  • Precios:desde 85 euros el estudio para tres personas, desayuno e IVA incluidos.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información