Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sabor internacional de Viena

Desde tapeo castizo hasta especialidades libanesas, siete restaurantes que invitan a un viaje gastronómico por el mundo sin salir de la capital austriaca

Pub irlandés Charlie P's en Viena Ampliar foto
Comedor de Charlie P's, un pub que ofrece cocina tradicional irlandesa en Viena.

Austria y su capital, Viena, han disfrutado de incontables intercambios culturales desde hace siglos. Y eso se nota en la mesa. La capital del Imperio Austrohúngaro ha recibido incontables influencias centroeuropeas y asiáticas (a través de Turquía). Además, hay muchos extranjeros residentes en Viena que quieren aportar algo a su país de acogida a través de la cocina.

La capital austriaca tiene todos los ingredientes para el internacionalismo gastronómico: los años de la Guerra Fría –la neutralidad austriaca convirtió Viena en un nido de espías–, la ONU y otros organismos internacionales con sede a orillas del Danubio, embajadas y consulados, inmigrantes de todo el mundo y, más recientemente, también refugiados. Todos ellos se mezclan y conviven en Viena, convirtiéndola en un popurrí de sabores.

Entre la gran cantidad de restaurantes internacionales que hay en Viena, algunos destacan por su cuidado, exotismo o calidad. Aunque los schnitzels son sin duda el plato predilecto de los austriacos, la oferta culinaria internacional no defraudará a ningún visitante. ¿Cómo llevar a nuestro estómago de viaje por el mundo sin salir de Viena? Aquí van algunas sugerencias.

01 Momos y ‘dal bhaat’

Cilindros de oración en la terraza del restaurante tibetano Yak and Yeti, en Viena. ampliar foto
Cilindros de oración en la terraza del restaurante tibetano Yak and Yeti, en Viena.

Yak und Yeti (Hofmühlgasse 21; +43 15955452) es un restaurante tibetano donde el dahl baht (literalmente, lentejas y arroz), el plato nacional tibetano, y los momos, pasta cocida con diferentes rellenos, son las estrellas de la casa. El restaurante es además una ventana a Tíbet y en sus paredes encontramos vestidos y utensilios traídos directamente desde el corazón del Himalaya. La zona de no fumadores es especialmente interesante, ya que no solo se disfruta de la cocina tradicional de Tíbet, además se come al estilo tibetano: los comensales entran descalzos y se sientan en el suelo frente a mesas bajas (no hay sillas).

02 Fusión de sabores árabes y franceses

Le Cédre (Ausstellungsstraße 51; +43 19681964) es un restaurante libanés situado cerca de Praterstern. Nada más entrar al local ya se despierta el olfato. Ajo, limón, aceite de oliva, perejil, hierbabuena, cilantro, anís, aceitunas… Ingredientes y condimentos que acompañan verduras, pescados, y carnes (cordero, pollo y ternera), pero también platos no tan conocidos: como shawarma o baclavas (dulces a base de frutos secos y miel). Con algo de suerte, se puede disfrutar de espectáculos en vivo, entre los que destaca la danza del vientre, al más puro estilo de las mil y una noches.

03 Como en un (verdadero) pub irlandés

El pub irlandés Charlie P's, en Viena. ampliar foto
El pub irlandés Charlie P's, en Viena.

Aunque pubs irish hay por todo el mundo, muy pocos sirven auténtica comida tradicional irlandesa. En Viena, Charlie P’s (Währinger Straße 3; +43 14097923) es uno de ellos. Además de una sacrosanta Guinness y fish and chips de excelente calidad, Charlie P’s ofrece una interesante selección culinaria de temporada que va desde salmón escocés hasta chicharrones de pato, pasando por pan de patata o de cerveza con mantequilla, sal marina y algas. Y por supuesto, una interesante selección de cervezas y sidras. El comedor es de no fumadores y está separado del pub que, como no podría ser de otra forma, está ambientado al más puro estilo irlandés: madera de suelo a techo e iluminación baja. Charlie P’s es también un buen lugar de encuentro para ver eventos deportivos. Y para los más listillos, nada mejor que el concurso de preguntas de los domingos por la noche. Todo un clásico vienés.

Plato del restaurante peruano Lima56, en Viena. ampliar foto
Plato del restaurante peruano Lima56, en Viena.

04 El sabor de los Andes

Lima56 (Favoritenstraße 56; +43 15035888) propone y borda una mezcla fabulosa: cocina incaica y colonial con influencias africanas y asiáticas. Frijoles, carnes, pescados, arroces, hamburguesas, platos vegetarianos… El menú cambia cada semana. Además, Lima56 trae un poco de Latinoamérica a Viena, especialmente de Perú, a través de eventos culturales y musicales.

05 De Afganistán a Viena

Noosh (Zieglergasse 29; +43 15230185), ya mencionado en alguna ocasión en esta sección, propone especialidades típicas de Afganistán y Asia Central, en una encrucijada culinaria entre India, China y Oriente Medio. El ambiente del restaurante es una ventana a un país azotado por la guerra y los conflictos. Grandes lámparas, telas de colores, sofás, tonos ocres y una extraordinaria hospitalidad ponen la guinda a un menú de exquisiteces culinarias como sopas, generosos y especiados platos de verduras y legumbres, así como tentadores dulces que conjugan canela, miel, pistachos y cardamomo para un final redondo.

06 Japonés auténtico

Sala del restaurante Sakai, un japonés auténtico en Viena. ampliar foto
Sala del restaurante Sakai, un japonés auténtico en Viena.

Por todo el mundo proliferan restaurantes de comida asiática donde las especialidades japonesas y chinas se mezclan y adaptan a los gustos locales. Pocos en Europa son ya ajenos al sabor de makis o sushi, pero no hay tantos restaurantes que ofrecen verdadera comida japonesa, sin influencia alguna. Sakai (Florianigasse 36, +43 17296541) importa los sabores del país del sol naciente en un local de interior minimalista y dominado por el bambú. Sushi, sashimi, nimono, maki, kushiyaki o yakimono al estilo tradicional nipón, acompañado de sake o una cerveza Asahi.

07 El Quijote llega a Viena

Las tapas del Rincon de Don Quijote, en Viena. ampliar foto
Las tapas del Rincon de Don Quijote, en Viena.

Escasos hace no tanto, Viena ofrece ya una buena selección de restaurantes españoles donde degustar un buen jamón regado con un tinto tempranillo. De la mano de Miguel Manzano llega El rincón de Don Quijote (Mollardgasse 17; +43 6505840571), un restaurante de tapas familiar con sabor castellano y andaluz abierto en mayo de 2014. El rincón de Don Quijote ofrece picoteo castizo, bocadillos, croquetas, paellas… e incluso recetas castellano manchegas como pisto o migas. Un restaurante ideal para cenar de tapas y charlar con los amigos al calor de la chimenea de leña y un buen tinto.

¿Vas a visitar Viena? Más pistas interesantes aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información