Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
24 horas en Miami

Miami, moda, grafitis y mucha playa

La nueva cara de Miami incluye un pujante distrito de compras, una zona donde los mejores artistas murales despliegan su creatividad y la marcha playera de siempre en South Beach

Zak the Baker en Miami Ampliar foto
Zak the Baker (Zak el panadero) y su mujer, en la tienda del mismo nombre donde se elaboran panes y dulces de tradición judía, en Miami.

Miami (www.miamiandbeaches.com) fue hasta hace apenas unos años la meca del desenfreno (con permiso de Las Vegas) en el continente americano: Ferraris, yates y joyas ostentosas junto a clubes en los que exhibirse soltando billetes formaban parte del ADN de la capital emocional de Florida. La ciudad llegó a competir en mal gusto con la ciudad del juego, alumbrando horrores de acero y cristal y sirviendo a los ricos de gusto dudoso. Sin embargo, la llegada de diversos emprendedores de la hostelería, algunos promotores y, sobre todo, con el desembarco en 2002 de la mano de Sam Keller de la Art Basel (la feria de arte contemporáneo), y la articulación del Design District, que se está convirtiendo en una de las áreas de compras más concurridas de Estados Unidos, ha cambiado la faz de Miami, que ahora compite por el turismo de calidad en diversos frentes.

9.00 Un buen desayuno

Nada mejor para arrancar el día que un desayuno abundante en la que muchos consideran la mejor panadería de Miami, Zak the Baker (1) (Wynwood Bakery & Cafe; 405 NW, calle 26; zakthebaker.com). El dueño, Zak (al que llaman, simplemente, The Baker, el panadero), exhibe orgullosos dulces de tradición judía, panes elaborados para resistir una semana y pastas que enamorarán al más escéptico. Otra posibilidad para el desayuno es el News Cafe (2) (800 Ocean Drive), abierto las 24 horas. Desde allí se puede seguir hasta el número 1001 de la mítica avenida, donde está el Art Deco Welcome Center (3) (www.mdpl.org), con toda la información sobre el recorrido por la legendaria arquitectura de los años veinte de la ciudad.

Uno de los establecimientos en el distrito del diseño de Miami. ampliar foto
Uno de los establecimientos en el distrito del diseño de Miami.

11.00 Invitados a pintar

Wynwood fue ideado por el emprendedor Tony Goldman en 2009 y consistía inicialmente en seis calles con gigantescos muros donde artistas de todo el mundo fueron invitados a pintar. Miss Van, Futura, Os Gemeos, Shepard Fairey, Logan Hicks y Ron English, entre muchos otros, dejaron su huella en un barrio conocido hasta hace un lustro por sus edificios abandonados. En Wynwood han florecido tiendas, cafeterías y restaurantes y sus calles han vuelto a llenarse de visitantes. Un imán de hipsters.

13.00 Almuerzo con acento italiano

Sin salir de Wynwood y de la mano del mencionado Goldman, comida en Joey’s (4) (2506 NW, Segunda Avenida; thewynwoodwalls.com). Este restaurante es de lo mejorcito de Miami: un italiano en el que relajarse antes de seguir paseando. Como buen italiano, no deje de probar las pastas, la pizza de gorgonzola al tartufo (ni de pedir el fabuloso carpaccio) y deje un hueco para los postres, todos caseros. Eso sí, si le apetece algo menos exigente y más divertido, no deje de pasarse por Wood’s Tavern (5) (2531 NW, Segunda Avenida; Avewoodtavernmiami.com), cócteles, sándwiches y la mejor clientela de la ciudad.

14.00 Comprar con arte

Cuando Craig Robins, coleccionista de arte de Miami y uno de los hombres más conocidos de la ciudad, arrancó su proyecto para crear un barrio entero dedicado al diseño y las compras, muchos fruncieron el ceño (www.miamidesigndistrict.net) (6). Cuatro años después, todas las marcas imaginables (incluyendo gigantes de la moda como Louis Vuitton, Gucci, Bulgari, Dior o Prada) se han instalado en un entramado de calles que es un paraíso para cualquier aficionado a las compras.

Miami, moda, grafitis y mucha playa ampliar foto

15.00 La alternativa del ‘shopping’

La zona residencial proyectada por los arquitectos Herzog & de Meuron en Lenox Avenue es un goce para los visitantes, con las franquicias de costumbre, pero con un paisaje ajardinado inédito en Miami y con las mejores hamburguesas de la ciudad en Shake & Shack (7) (1111 Lincoln Road; www.shakeshack.com). No deje de pedir la black angus libre de hormonas, por menos de 10 dólares. Para los aficionados a la literatura, en una ciudad donde la edición en español cuenta mucho, a pocos metros de la hamburguesería tiene una de las mejores librerías independientes de Miami: Books & Books (8) (927 Lincoln Road; www.booksandbooks.com). Los amantes del arte tienen una cita en el Museo Bass (9) (2100 Collins Avenue; bassmuseum.org).

18.00 Una copa exclusiva

La apertura del club Soho House (10) (4385 Collins Avenue; www.sohobeachhouse.com) fue todo un acontecimiento y es uno de los lugares donde pueden verse más famosos por metro cuadrado de la ciudad. Con un maravilloso jardín y unas refinadas instalaciones, si puede darse un capricho no pierda la oportunidad de reservar una mesa para tomarse una copa en un enclave privilegiado, en el centro de la muy conocida Collins Avenue.

Hotel Fontainebleau, obra de 1954 del arquitecto Morris Lapidus. ampliar foto
Hotel Fontainebleau, obra de 1954 del arquitecto Morris Lapidus.

19.00 Relajarse entre algas

El hotel Fontainebleau (11) (4441 Collins Avenue; www.fontainebleau.com) es uno de los más curiosos establecimientos de Miami. De 1954, reabierto en noviembre de 2008 después de una renovación de mil millones de dólares, es obra del inclasificable arquitecto Morris Lapidus, en cuyas obras el límite entre el kitsch y el glamour resulta difícil de precisar. El spa Lapis ofrece masajes y tratamientos para todos los bolsillos (teniendo en cuenta que en Miami los precios acostumbran a ser altos). Si viaja usted en pareja, atrévanse con el bleau ocean transformation, que incluye un tratamiento con algas y tres formas distintas de relajación en poco menos de dos horas.

21.00 Un chino en la cima

Hassakan (12) (4441 Collins Avenue; hassakan.com) es uno de los mejores restaurantes chinos de Miami y cuenta con estrella Michelin. Ofrece una inolvidable combinación de tradición e innovación: las costillas ahumadas al té de jazmín, el rollito de pato crujiente o las gambas con espárragos son platos recomendables, y es legendaria la calidad del wok del lugar.

Una caseta de vigilancia en la playa de Miami. ampliar foto
Una caseta de vigilancia en la playa de Miami.

22.00 Fútbol y pizza

Otra opción para los amantes del deporte y de las buenas pizzas es Gol (13) (940, calle 71). Comida excelente a buen precio donde acuden por igual amantes de los manjares italianos y fans del deporte rey. El cocinero, Mirko, es un nativo de Toscana. Y por si quedan ganas de conocer la noche de Miami y darle algo de movimiento al cuerpo, el club Liv (14) (4441 Collins Avenue) es uno de los más conocidos de Miami. Con 1.700 metros cuadrados y una de las pistas de baile más concurridas de la ciudad, el Liv destaca por las actuaciones y por sus impresionantes fiestas, con llenazos de miércoles a domingo.

 

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información