Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huevos divorciados para compartir en Malasaña

Pajarita, nuevo gastrobar en el madrileño barrio de Malasaña, propone sorprender mediante la mezcla de cocinas y sabores

Comedor y cocina vista en Pajarita, gastrobar ubicado entre los barrios de Malasaña y Alonso Martínez, en Madrid. Ampliar foto
Comedor y cocina vista en Pajarita, gastrobar ubicado entre los barrios de Malasaña y Alonso Martínez, en Madrid.

Hay lugares que enamoran a primera vista y Pajarita (Apodaca, 20) es uno de ellos. Ubicado entre los madrileños barrios de Malasaña y Alonso Martínez, este restaurante está causando sensación entre todo aquel que lo descubre. ¿Su secreto? Excelente materia prima y mezclas sorprendentes y sabores únicos en un espacio moderno y elegante.

El proyecto está abanderado por Víctor Alenar y Ricardo Andrade, dos profesionales del sector y grandes amantes de la gastronomía, que tras haber gestionado sus propios negocios y haber trabajado para terceros optaron por llevar a cabo su sueño: montar su propio restaurante en el centro de Madrid.

Así que un buen día aunaron sus diferentes visiones y voilà!, nació Pajarita, un restaurante de estética moderna –pero sin estridencias– en el que cocinan auténticas delicias inspiradas en la cocina española, peruana, mexicana y asiática a precios más que moderados.

El nombre, Pajarita, responde a varias razones: una de ellas, abreviar el que idearon en primera instancia, Pajarita y Lápiz; la segunda, porque les gusta asociar las pajaritas con la cortesía y los buenos modales que se supone debe tener todo caballero. Sea como sea, Pajarita propone crear un vínculo íntimo y divertido a través de la comida ya que, tal y como les gusta decir a ellos, “no todo en la vida es divertirse, pero comer sí debería serlo”.

Andrade, original del Estado de Guanajuato (México), es el talentoso chef artífice de todos y cada uno de los diferentes platillos que desfilarán ante vuestros ojos mientras disfrutáis expectantes de su puesta en escena. Aquí nada es casual y todo tiene un porqué.

Todos los platillos de Pajarita, en Madrid, están ideados para compartir. ampliar foto
Todos los platillos de Pajarita, en Madrid, están ideados para compartir.

Además de disponer de carta, también cuentan con dos menús degustación, que bajo el nombre de Armonías, ofrecen diversas combinaciones de sus platos estrella. Hay dos opciones a elegir: una más breve, para dos personas (32 euros, sin bebidas), y otra ideada para cuatro comensales (61,5 euros, sin bebidas).

Entre las exquisiteces de Pajarita, todas ideadas para compartir, destacan los huevos divorciados, elaborados con un bizcocho de clara de huevo, yemas, salteado de arroz salvaje y habas, galleta de frijoles y tomate y cristal de albahaca; el baozi de cebón acompañado de pan chino cocido al vapor; las bombitas de camarón; el trío de macarons mexicanos rellenos de cochinita pibil o la tarta casera de queso con mousse de aguacate.

Más pistas sabrosa para disfrutar en Madrid pinchando aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información