Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez paradores imprescindibles

De Santiago de Compostela a Carmona, la red emblemática de los alojamientos históricos españoles queda reflejada en esta decena de ejemplos

Claustro del parador de Santiago de Compostela. Ampliar foto
Claustro del parador de Santiago de Compostela.

Es la red de alojamientos patrimoniales más admirada del mundo. Castillos, palacios, monasterios, conventos, casas de campo señoriales y, algunos, inmuebles contemporáneos de acreditados arquitectos españoles. Un conjunto de 94 grandes establecimientos que abanderan la marca turística España, de entre los cuales hemos seleccionado un decálogo de imprescindibles.

Parador de Alcalá de Henares

El parador de Alcalá de Henares. ampliar foto
El parador de Alcalá de Henares (Madrid), obra del estudio arquitectónico Araguren & Gallegos.

Los arquitectos Aranguren y González-Gallegos merecieron con esta obra figurar en la antológica exposición en el MOMA neoyorquino sobre lo mejor de la arquitectura española de finales del siglo XX. ¿Dónde se ve esto? Ahí está la magia: las habitaciones no se ven. Están soterradas en un intríngulis geométrico de jardines desde los que se contemplan los grandes monumentos de Alcalá de Henares a su alrededor. Sin duda una obra maestra. Un parador maestro.

Parador de Santo Estevo

Parador de Santo Estevo en Ourense. ampliar foto
Parador de Santo Estevo en Ourense.

Freixedo y Suances, sus arquitectos, han sabido intervenir en este asombroso monasterio originario del siglo VI casi sin tocarlo. Así se aprecian mejor sus precedentes románicos, góticos y barrocos, forjados en tres claustros rescatados del olvido mediante superposiciones contemporáneas de buen gusto, cuidadosas con el monumento y el entorno boscoso de la Ribeira Sacra. Unos acordes de música religiosa, muy leves, acompañan la visita.

Parador de Corias

Parador de Corias. ampliar foto
Fachada del parador de Corias (Asturias).

Conocido como El Escorial Asturiano, este monasterio del siglo XI reproduce la interminable ristra de ventanas de aquel: 365, una por cada día del año. Su minimalismo desnudo, fruto de una rigurosa rehabilitación, recorre las salas abovedadas, los dormitorios amueblados según la doctrina escandinava, la biblioteca diseñada por el portugués Rui Macedo. Desde los pisos superiores las vistas de las montañas y el curso del Narcea prometen mucha tranquilidad y unos desayunos bien afinados.

Parador de La Granja

Parador de La Granja. ampliar foto
Fachada del parador de La Granja de San Ildefonso (Segovia).

Carlos III ordenó levantar junto al palacio real una residencia para los infantes Gabriel y Antonio, que sirviera igualmente para alojar el Cuartel General de la Guardia de Corps. En esta Casa de Infantes se instaló no hace muchos años el actual parador, cuyos claustros y circulaciones interiores traspasan la materialidad de lo construido y se adentran en el espíritu sensorial con una instalación spa multicolor y poliédrica. Otro inmueble cercano alberga el centro de convenciones, el mayor que tiene Paradores en su género.

Parador de Lerma

Parador de Lerma. ampliar foto
Vista aérea del parador de Lerma (Burgos).

Sus cuatro pináculos, visibles a muchos kilómetros de distancia, delatan la importancia de su fábrica. Aquí tenían su residencia los duques de Lerma, principales entre los principales desde el siglo XVII, tiempo de Felipe III. Puede que su rehabilitación no acredite una gran ejecutoria, pero el valor monumental del palacio y el ambiente logrado en el claustro mayor recibe los plácemes de la clientela adicta a Paradores. De noche, la iluminación externa prolonga aún más su visibilidad desde la autovía.

Hostal de los Reyes Católicos

Parador de Santiago de Compostela. ampliar foto
Fachada del parador de Santiago de Compostela (A Coruña).

Está considerado como el alojamiento turístico más antiguo de Europa, pues ejerció como hospital de peregrinos desde 1499. Los Reyes Católicos necesitaban un centro de acogida y reparaciones para el incesante flujo de caminantes que se daba cita en la plaza del Obradoiro,con el propósito de terminar el Camino de Santiago rindiendo culto ante la catedral. Un monumento así requiere tal exigencia presupuestaria que hasta sus incondicionales reclaman obras. Durante 2015 se efectuará la renovación de todos los cuartos de baño. Y esperamos que en años venideros se amplifique la restauración por el bien de la Unesco, el patrimonio mundial del que forma parte y el confort de los modernos peregrinos jacobeos, cuyo número no cesa de aumentar año tras año.

Parador de Granada

Parador de Granada. ampliar foto
Entrada del parador de Granada.

Solo por su emplazamiento, en el recinto mismo de la Alhambra, merece una visita de uno o varios días. Un sueño no al alcance de muchos, desde luego, es esperar a que todo el mundo se retire del palacio nazarí para explorar cual Washington Irving sus jardines y fuentes, recordar cómo era la Al Qubba en la lacrimógena despedida de Boabdil, o, simplemente, respirar el aire fresco de Sierra Nevada cuando la luna describe su arabesco por el firmamento. De todos, es el parador más caro y el más difícil de reservar en verano.

Parador de Carmona

Parador de Carmona. ampliar foto
El parador de Carmona (Sevilla).

Su acceso merece una marcha triunfal. Al son de los clarines, los oboes y cien laúdes sincopados se rasgan las murallas almenadas, se traspasa el arco mayestático y se viene uno sobre el alcázar musulmán del siglo XIV, con vista a la vega del río Corbones. Una promenade iniciática que podría haber muy bien inspirado a Le Corbusier. Su azulejería es única, como el refectorio monumental que da alojamiento al comedor. Una escalinata hiende los jardines abajo hasta la plataforma de la piscina, donde en verano es exigido un buen chapuzón.

Parador de Lorca

Parador de Lorca. ampliar foto
Terraza del parador de Lorca (Murcia).

Unos llamativos revestimientos de planchas de acero cortén microperforado al láser envuelven las ruinas de la antigua judería que rodeaba al castillo. Impresiona la nueva fábrica construida con alineamientos antisísmicos. Impresionan también las vistas sobre la vega del Guadalentín. Pero lo que más es la empatía con los huéspedes manifestada por todos los componentes del servicio, con José María Hernández en la sala y Juan José Asensio a la cabeza. Una gran familia proveniente del cercano y clausurado parador de Puerto Lumbreras.

Parador de Cádiz

Parador de Cádiz. ampliar foto
Piscina del parador de Cádiz.

En las antípodas de lo que uno piensa que debería ser un parador, el hotel Atlántico o parador gaditano fue levantado de nueva planta en 2012, tras demoler el viejo edificio que, a su vez, se había erigido sobre un palacete de principios del siglo XX. El arquitecto Luis Collarte ha diseñado aquí un inmueble transparente de dos cuerpos unidos por pasarelas, desde cuyas alturas la mar se hace océana en los versos de Alberti. "Sobre el ancla una estrella / y sobre la estrella el viento / y sobre el viento una vela".

Mira más FOTOS de Paradores aquí.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información