Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
24 horas en

Taipéi, bajo el cielo electrónico

Ruta por uno de los paraísos de los 'maker' y los 'geek', adoradores de la cultura tecnológica. Con su feria de robots en julio, la urbe taiwanesa se prepara para ser capitar mundial del diseño en 2016

Taipéi, bajo el cielo electrónico

Una isla dentro de una isla. Así se podría describir a la ciudad de Taipéi. Una urbe de 2,6 millones de habitantes con todos los contrastes asiáticos imaginables, de las chispeantes luces de neón a la oscuridad de los ínfimos supermercados situados en garajes subterráneos. Esta ciudad-isla, inmersa en la aún verde isla de Taiwán, con la poderosa China en el horizonte, es la capital de la República de China —no hay que confundirla con la República Popular China— desde mediados del siglo pasado, y el chino mandarín es la lengua oficial.

El empuje del denominado “milagro taiwanés” es evidente: la ingeniería, la tecnología, el diseño y la artesanía son las materias que más interés despiertan entre los jóvenes. Y junto a los laboratorios de investigación tecnológica no faltan los talleres de cerámica, vidrio o madera. Los nuevos makers (hacedores de la subcultura tecnológica) son los reyes de la ciudad: proliferan los 3D hubs y los makers bars, clubes donde se reúnen los jóvenes diseñadores para divertirse imaginando y desarrollando nuevos prototipos de bicicletas y todo tipo de objetos cotidianos. Este 2015 es importante porque las instituciones se están preparando para la capitalidad internacional de diseño en 2016. Como aperitivo este año habrá que ver la feria de robótica TIROS (Taiwan Automation Intelligence and Robot Show), del 16 al 19 de julio.

9.00 La ciudad del wifi gratis

Una motorista en las calles de Taipei, capital de Taiwán. ampliar foto
Una motorista en las calles de Taipei, capital de Taiwán.

En esta ciudad inteligente (con su propia nube de datos, Taipéi City Cloud), multiconectada, con más de 500 puntos de wifi gratuito (Itaiwan), puestos de alquiler de bicicletas (Youbike) y la recomendación de adquirir la tarjeta Easycard, que facilita el transporte y numerosas actividades, comenzamos por un lugar muy tranquilo, el Parque Forestal Daan (1) (1 Xinsheng South Road, sección 2), uno de los pulmones verdes de la ciudad. Un paseo o una carrera matutina entre bambús nos procura una inyección de energía. Los habitantes de Taipéi se animan a hacer pic-nics entre sus árboles y alrededor de los estanques, en los que nadan y vuelan especies autóctonas de peces y pájaros. Otra posibilidad para empezar la ruta es ahuyentando los malos espíritus en el templo Hsingtian (2) (109 Minquan East Road, sección 2), dedicado a las deidades tradicionales taiwanesas.

10.00 Desayuno de pasión

El Home Hotel (3) (www.homehotel.com.tw) está situado en pleno centro de la zona principal de negocios, centros comerciales y vida nocturna, el distrito de Xinyi. En el Home, el visitante puede desayunar a la europea o adentrarse en las especialidades taiwanesas, dumplings y noodles con todo tipo de salsas de carne y pescado. Pero sobre todo conviene recrearse con la variedad de frutas de la isla, cortadas y presentadas de una forma primorosa, especialmente la denominada fruta de la pasión, la fruta de las cien esencias.

Desde todas las habitaciones se puede observar en primer plano el rascacielos por excelencia de la isla, el llamado 101 (4) (7 Xinyi Road, sección 5; www.taipei-101.com.tw), de 509 metros de altura y el décimo más alto del mundo. La obsesión por la seguridad en el edificio tiene sentido: se alza en una de las regiones más castigadas por terremotos y huracanes. Esbelto, tiene forma de una caña de bambú y es tan estable como elástico. Cada noche se ilumina con miles de juegos diferentes de luces colores. Como es de esperar, las vistas desde el mirador son espectaculares. 

11. 00 Cinco pisos repletos de ‘gadgets’

Mapa de Taipei (Taiwán). pulsa en la foto
Mapa de Taipei (Taiwán).

Desde el 101 se puede llegar a pie al Eslite Spectrum Songyan Store (5) (88 Yangchang Road), un vanguardista centro comercial con diseño exterior de Toyo Ito que se aleja de la estructura tradicional y ofrece espacios improvisados por los últimos diseñadores del momento. A la manera del londinense Dover Market, hay rincones dedicados a joyas, ropa deportiva, bicicletas y objetos para la casa.

Los restaurantes, bares de té y deliciosas pastelerías completan la oferta del Eslite, aunque no hay que dejar de visitar el edificio vecino, Songshan Tobacco Factory (6), una antigua tabacalera renovada para albergar actividades culturales para jóvenes y que incluye una gran biblioteca. Otros lugares para compras: los grandes almacenes SOGO (7) (45 Zhongxiao East Road, sección 4; www.sogo.com.tw) o un paraíso geek (cinco pisos y cientos de tentaciones para amantes de la electrónica), Guang Hua Digital Plaza (8) (8 Civic Boulevard, sección 3, en el distrito de Zhongzheng).

13.00 Moda y tradición en seda

Para tener una visión de la alianza entre el diseño de moda y la delicada artesanía es recomendable visitar el estudio tienda de Sophie Hong (9) (4 Xinyi Road, Lane 228, sección 2; www.sophie-hong.com). Sus tiendas de París, en el Palais Royale, y de Taipéi, en la zona de Xinyi, muestran su trabajo único en seda, piezas tradicionales adaptadas al siglo XXI. 

14.00 El Louvre del arte chino

Hay que desplazarse hasta las afueras de la ciudad para ver el imprescindible Museo Nacional (10) (221 Zhishan Road; www.npm.gov.tw). Cuenta con la mayor colección de arte chino del mundo, con 650.000 piezas en sus almacenes que recorren 5.000 años de historia. Las colecciones pertenecían en su mayoría al antiguo Palacio del Emperador, en la Ciudad Prohibida de Pekín, y fueron sacadas por Chiang Kai-shek y miembros de su Partido Nacionalista en 1948 ante la toma del poder por el Partido Comunista de Mao.

Parece imposible hacer una visita rápida y relajada. Numerosos grupos venidos de todos los rincones de China se arremolinan cada día frente a las obras. Pero al menos hay que ver las delicadas piezas de jade, hacer un recorrido por la historia de la porcelana, admirar pinturas de todas las dinastías, más la alfarería, el marfil, las figurillas, los lacados… Toda una experiencia.

19.00 Mantra culinario

Restaurante RAW, en Taiwán. ampliar foto
Restaurante RAW, en Taiwán.

Para descansar y tratar de asimilar tantos estímulos, una buena opción es ir a cenar a RAW (11), la novedad de la temporada en Taiwán. El restaurante del famoso cocinero André Chiang, que tiene otros en París y Singapur, es de lo más recomendable. El diseño interior de RAW se basa en una envolvente utilización de la madera, y Chiang, de aspecto imponente, alto y fuerte, fija misteriosamente su intensa mirada en el horizonte para recitar su mantra culinario particular: “Ingredientes sencillos, bien cocinados, buscar la esencia del sabor”.

También para cenar, y curiosear en una atmósfera entre turística y auténtica, conviene visitar el mercado nocturno de Huaxi (12) (el callejón de la serpiente). Luego, una copa en un templo del tecno y el hip-hop, Luxy (13) (197 Zhongxiao East Road, sección 4; www.luxy-taipei.com). Y para una sesión de música en vivo, The Wall (14) (200 Roosevelt Road, sección 4, en el distrito de Wenshan; www.thewall.tw).

Marisa Santamaría es periodista y directora de relaciones institucionales del Istituto Europeo di Design (IED) en su sede madrileña.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información