Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hoteles más extravagantes de Bélgica

De pasar una noche en el caballo de Troya a descubrir el ‘glamping’, ocho alojamientos sumamente peculiares

Habitación Caballo de Troya, en el hotel Ballade des Gnomes, en Heyd, Bélgica Ampliar foto
La habitación Caballo de Troya del hotel Ballade des Gnomes, en Heyd (Bélgica).

Dormir en el Caballo de Troya, en una Iglesia o en el interior de una obra de arte: estos son algunos de los hoteles más curiosos de Bélgica que seguro despertarán el interés de muchos y soñadores viajeros.

El hotel de Willy Fog

Suite Ruta de la Seda en el hotel Welcome, en Bruselas. ampliar foto
Suite Ruta de la Seda en el hotel Welcome, en Bruselas.

Los que quieran dar la vuelta al mundo con poco presupuesto estarán contentos de saber que en el Hotel Welcome (Quai au Bois à Brûler 23) es posible hacerlo sin salir de Bruselas: cada una de sus 17 habitaciones está inspirada en un país distinto. De Kenya a Tahití pasando por Cuba, Congo y la Ruta de la Seda, hay habitaciones para todos los gustos. Además, todas ellas esconden una infinidad de historias porque sus propietarios, Michel y Sophie, apasionados de los viajes, han dado muchas vueltas por todo el mundo comprando todos y cada uno de los muebles y elementos de decoración del hotel en su país de origen. Como el mismo Michel dice, el hotel Welcome es ideal tanto para viajeros que solo quieren dormir como para aquellos que también quieren soñar.

Una noche de 'glamping'

'Glamping' en uan caravana de los años 50 en el Vintage Hotel, en Bruselas. ampliar foto
'Glamping' en uan caravana de los años 50 en el Vintage Hotel, en Bruselas.

Paredes psicodélicas, antiguas portadas de Vogue colgadas en la pared y objetos de diseño retro son los elementos que decoran cada una de las 29 habitaciones del Vintage Hotel, candidatas, todas ellas, a plató de cualquier película de Almodóvar. Por si esto no es motivo suficiente para visitarlo, el hotel también propone a los aventureros urbanos una estancia para hacer lo que se conoce como glamping, es decir, camping con mucho glamour. En el patio del hotel hay habilitada una bonita caravana diseñada en 1958 por el americano Wally Byan en la que pueden alojarse dos personas. Los tecnófilos no deben asustarse, pues aunque la decoración es auténticamente vintage, las comodidades y tecnología que el hotel ofrece a sus huéspedes es totalmente contemporánea.

Juegos a voluntad

Habitación del Funkey Hotel (Bruselas). ampliar foto
Habitación del Funkey Hotel (Bruselas).

El Funkey Hotel (Rue Artan 116) abrió sus puertas en julio de 2013. Su propietario, Phillippe Thibaut, tuvo la original idea de llenarlo de juegos y colores por todas partes convirtiéndolo en el que hoy es probablemente el hotel con más juegos de mesa de toda Bruselas. Basta con entrar en la recepción para darse cuenta de que están por todas partes y que los hay para todos los gustos y edades. Por ejemplo, uno de los 15 ejemplares gigantes del juego Concept que existen en el mundo, gentileza de sus mismos creadores. El confort y el servicio de snack 24 horas hacen del Funkey Hotel un lugar ideal para los viajes con la familia, con amigos y también de negocios. El único riesgo es no querer salir del hotel.

El caballo de Troya

Decoración lunar en una de las habitaciones del hotel Ballade des Gnomes, en Heyd (Bélgica). ampliar foto
Decoración lunar en una de las habitaciones del hotel Ballade des Gnomes, en Heyd (Bélgica).

Los que alguna vez han fantaseado en dormir en la casa de un gnomo, en una cabaña en el bosque, en la Luna o dentro del caballo de Troya no deben perderse La Ballade des Gnomes (Rowe de Remoleu 20), un bed & breakfast en la localidad de Heyd, a medio camino entre Bruselas y Luxemburgo. En este establecimiento cada habitación es un mundo distinto. Su propietario, arquitecto de formación, no tuvo suficiente con decorar su restaurante La Gargouille y decidió dar rienda suelta a su imaginación para crear diez magníficas habitaciones en las que no es necesario cerrar los ojos para soñar con otros mundos.

Sueños muy artísticos

'CasAnus', de Joep Van Lieshout, es una de las obras de arte convertidas en habitaciones por la Verbeke Foundation. ampliar foto
'CasAnus', de Joep Van Lieshout, es una de las obras de arte convertidas en habitaciones por la Verbeke Foundation.

En Bélgica también es posible pasar la noche dentro de una obra de arte gracias a la Verbeke Foundation, una iniciativa privada dedicada al arte contemporáneo. Sus exposiciones se extienden a lo largo de doce hectáreas de terreno entre las cuales encontramos CampingFlat y CasAnus, dos obras de arte convertidas en habitaciones. La primera, del artista Kevin van Braak, es una tienda de campaña montada sobre un andamio a 12 metros de altura y la segunda, el CasAnus, de Joep Van Lieshout, representa ni más ni menos que un colon gigante. Además de su originalidad, el punto fuerte de esta habitación son sus alrededores, pues al estar ubicada en plena naturaleza la hace ideal para los dormilones sensibles al ruido.

Habitación del hotel-iglesia Martin's Patershof, en la ciudad de Mechelen (Bélgica). ampliar foto
Habitación del hotel-iglesia Martin's Patershof, en la ciudad de Mechelen (Bélgica).

De templo a hotel

Desde el año 2009, esta iglesia no es frecuentada por curas sino por viajeros, turistas y hombres de negocios. Su nombre es Martin's Patershof (Karmelietenstraat 4) y se encuentra en la ciudad de Mechelen, a unos 30 kilómetros de Bruselas. Es un hotel único en Bélgica y tiene cuatro estrellas, tan exótico como elegante y tan bonito como acogedor. También propone estancias temáticas.

Hotel Pantone

Recepción del Hotel Pantone, en Bruselas. ampliar foto
Recepción del Hotel Pantone, en Bruselas.

Un color para cada piso y una decoración basada en esos contrastes de colores. Con esta decoración, el hotel Pantone no tiene nada que envidiarle a la paleta de un pintor. Además de alojamiento ya es casi un concepto, y es que también hay una tienda en la que los huéspedes y visitantes podrán encontrar muchos objetos relacionados con el universo Pantone: bicicletas, tazas, velas o sillas son sólo algunos ejemplos.

La Grand Place en primera fila

Vistas a la Grand Place de Bruselas, desde una de las habitaciones del Hotel St. Michel. ampliar foto
Vistas a la Grand Place de Bruselas, desde una de las habitaciones del Hotel St. Michel.

El hotel Saint Michel (Grand Place 15) es el gran privilegiado de Bruselas al ser el único de la ciudad que ofrece habitaciones con vistas a la que algunos consideran una de las plazas más bonitas del mundo: la Grand Place. En este hotel los visitantes disfrutan de estar en primera fila en las actividades que se llevan a cabo durante todo el año en la plaza y que la llenan de magia: decoración navideña, mercado de flores diario, espectáculo de luces las noches de festividades y un largo etcétera. No hay que irse sin pasar por La Brouette, que pertenece a los mismos dueños y está justo enfrente del hotel. La belleza del edificio, del siglo XIII, y la autenticidad belga de esta taberna merecen una visita.

Más pistas e información para una escapada a Bruselas aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información