Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huéspedes mimados

Hotel Rector, el arte de la hospitalidad en un palacio de Salamanca

Fachada del Hotel Rector de Salamanca. Ampliar foto
Fachada del Hotel Rector de Salamanca.

Es reconocido por muchos como el mejor hotel de Salamanca. El que más cuida los detalles, el súmmum del refinamiento y la empatía con los huéspedes. Julián Almaraz, al timón, no ceja en su empeño por innovar cada día y encontrar una nueva manera de agasajo, un nuevo perfume de establecimiento dirigido al tipo de huésped que repite con el convencimiento de estar habitando un palacio en la ciudad de los palacios. Y eso que la aparente monumentalidad del edificio, en sillería rosa de Villamayor, no ha cumplido todavía un siglo de existencia. Fue construido en los últimos años cuarenta del siglo pasado por el arquitecto municipal Ricardo Pérez, cuya adicción al Régimen impregnó otras creaciones historicistas como el Palacio de Justicia salmantino.

Puntuación: 8
Arquitectura 8
Decoración 7
Estado de conservación 8
Confortabilidad habitaciones 8
Aseos 7
Ambiente 10
Desayuno 8
Atención 10
Tranquilidad 9
Instalaciones 7

Frente a la entrada hay sitio para estacionar un rato y bajar las maletas. Un empleado del hotel se ocupa enseguida de conducirlo al garaje, mientras se simplifican los trámites de registro para molestar lo mínimo al recién llegado. Finalizada la estancia, el vehículo vuelve a manos de su propietario con el parabrisas inmaculado y una botella de agua mineral para el viaje. El periódico en la habitación, la reserva en el restaurante, las indicaciones para visitar la ciudad… Almaraz vive pendiente de todos los detalles, inquieto por saber quién es su huésped y cómo superar sus expectativas de viaje. Su credo está forjado en la alta escuela de la hospitalidad.

Habitación del hotel Rector de Salamanca. ampliar foto
Habitación del hotel Rector de Salamanca.

El catálogo mobiliario del establecimiento es rico y noble: aparadores y armarios de caoba, estanterías con libros, centros de flores, lencería fina, vajilla con nombre… Y unas vidrieras llamativas en el salón vestibular. Reminiscencias de una hotelería de lujo hoy perdida. En las zonas comunes (escasas) y en las habitaciones, amplias y acogedoras, vestidas con un colchón de mucha calidad y sábanas de algodón mercerizado. Bien insonorizadas las que dan al patio interior y mucho mejor las que miran a la calle. Quizá los cuartos de baño, en tonos claros, merecerían un toque más actual que el que ofrece su nueva grifería termostática.

De nuevo Julián Almaraz por la mañana. Su pasión no tiene límites y desde muy temprano circula por la casa pendiente de que los desayunos constituyan otra experiencia digna de ser descrita en TripAdvisor. Los zumos frescos, el pan casero, la bollería recién horneada, los huevos al gusto, fruta del día… Tan solo la mermelada es foránea, de campo, que en eso han tenido siempre fama los ingleses.

Horas más tarde, la nostalgia del Rector embarga a quien abandonó Salamanca.

Hotel Rector

  • Categoría: sin clasificación oficial.
  • Dirección: paseo del Rector Esperabé, 10. Salamanca.
  • Teléfono: 923 21 84 82.
  • Internet: www.hotelrector.com.
  • Instalaciones: garaje propio, salón, sala de consejo para 10 personas, comedor de desayunos.
  • Habitaciones: 13 dobles.
  • Servicios: no dispone de habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos; transporte privado con chófer.
  • Precios: desde 150 euros la habitación doble, desayuno e IVA incluidos.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información