Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres en plataformas

El vestido Jalisco, la blusa Tijuana, el pantalón Portobello… Las prendas de la diseñadora Lady Cacahuete casi siempre tienen nombres que evocan viajes

La diseñadora Lady Cacahuete. Ampliar foto
La diseñadora Lady Cacahuete.

El vestido Jalisco, la blusa Tijuana, el pantalón Portobello… Las prendas de la marca Lady Cacahuete casi siempre tienen nombres que evocan viajes. Aunque su creadora, Eva Arinero, sólo haya estado en algunos de esos lugares con la imaginación. A la espera de poder ir pronto a Los Ángeles y California, su viaje soñado, la diseñadora, que vende online y en su tienda del barrio madrileño de Malasaña, se pasó hace poco por Londres.

¿Nació allí vestido Bloomsbury?

Pues no, primero fue esa colección y después el viaje, pero sí que me sirvió para inspirarme. El otoño próximo va a ser todo mucho más british. Haré prendas con cuadros escoceses y una línea un poco más macarra, del Londres de los años ochenta, con prendas muy de allí, tipo cazadoras bómber.

En la capital británica siempre se ven lookazos.

¡Mucho más que en Madrid! Aquí siempre se dice que puedes ir de cualquier manera y que nadie te mira raro, pero yo creo que allí esto se da mucho más. Son muy particulares y hay tiendas especializadas en todo tipo de ropa. Me encantó una de la zona de Whitechapel y Brick Lane, llamada Fairy Godmothers, que es un poco de mi estilo pero mucho más exagerado. Recuerdo que el dependiente llevaba un rollo entre steampunk, de futurismo victoriano, y años cincuenta, con unas plataformas altísimas.

¿Fue de mercadillos?

Me encantó el de Portobello y las callecitas colindantes. Me habían dicho que estaba muy lleno, pero creo que por el frío que hacía lo pudimos disfrutar mejor. En cambio, Candem me decepcionó. Me pareció un parque de atracciones para turistas.

La libra duele. ¿Hizo muchas compras?

No, precisamente por eso. Lo único que sabía es que me quería dar un capricho, quería llevarme un corsé de What Katie Did, que hace lencería en plan fifties. Me lo compré el primer día, como si fuese Dita von Teese, y el resto del tiempo no me quedó otra que portarme bien.

Y al margen de la moda, ¿enganchó alguna buena exposición?

Fui al British Museum y la verdad es que flipé con todos los restos de la antigua Grecia que tienen. Estuvo muy bien y cerca de allí encontramos por casualidad un restaurante italiano genial, con manteles de cuadros y comida casera, el Bush and Fields Café. Pero me acabo de enterar de que cerraron en enero después de 25 años. Una lástima.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.