Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buenos Aires de diseño

Cinco creadores porteños demuestran el idilio entre la capital argentina y la creación estética

Estudio del artista plástico Jorge Bascoy, en Buenos Aires. Ampliar foto
Estudio del artista plástico Jorge Bascoy, en Buenos Aires.

Buenos Aires es una de las capitales del diseño de Sudamérica. Los porteños tienen un apetito inagotable por objetos que excedan su inmediata función práctica con un plus de estética. Entre la gran oferta de la ciudad, elegimos a cinco diseñadores que dan la espalda al producto de confección industrial en serie. Con un conjunto de influencias cercanas (se repiten Mondrian o el arte japonés), todos ellos trabajan de modo artesanal, manufacturando sus obras para crear piezas únicas.

01 Vitrofusión

ANA MANGHI

Desde hace más de 15 años, Ana Manghi se dedica a la creación de baldosas de vitrofusión en las que el arte y la decoración se dan la mano. La diseñadora tiene una sólida formación académica en pintura y escultura, por eso, no sorprende que en su obra se distingan claras influencias pictóricas, como Piet Mondrian y el suprematismo ruso.

Baldosas de vitrofusión creadas por Ana Manghi, afincada en Buenos Aires. ampliar foto
Baldosas de vitrofusión creadas por Ana Manghi, afincada en Buenos Aires.

Estas baldosas vitrofusionadas en las que formas geométricas y múltiples colores conviven sobre una base transparente no son por completo diferentes a cómo se vería un cuadro de Kazimir Malévich si cupiera en la palma de la mano. Las baldosas se organizan en series para funcionar como guardas o focos de color y movimiento en cocinas, baños, cuartos, piscinas...

“Quise ofrecer un producto que pueda incorporar diseño a cualquier ambiente de modo sencillo”, explica la artista. En efecto, sus baldosas no requieren de una aplicación compleja: se adhieren a la superficie que sea con silicona transparente. “Cada serie tiene un elemento en común, ya sea el color predominante o el motivo, pero aunque existen series recomendadas, cada uno puede construir la suya propia combinando elementos de las que más le gusten”, agrega Manghi. El aspecto lúdico es esencial en esta propuesta en la que el cliente es, en el grado en el que lo desee, corresponsable del diseño que adquiere.

Existen más quinientas baldosas diferentes en el catálogo de la diseñadora, aunque a medida que se incorporan nuevas, otras dejan de fabricarse. Cada pieza está hecha a mano y en cantidades limitadas.

02 Móviles

JORGE BASCOY

Jorge Bascoy con uno de sus móviles, en su estudio de Buenos Aires. ampliar foto
Jorge Bascoy con uno de sus móviles, en su estudio de Buenos Aires.

En 1930, tras una visita a Piet Mondrian en su estudio de París, el artista norteamericano Alexander Calder tuvo una relevación que transformó por completo su trabajo. Insipirado en sus formas y colores, empezó a realizar esculturas cinéticas (luego Marcel Duchamp las llamaría móviles) que llevaban a las tres dimensiones, con movimiento incluido, los principios de la obra del holandés.

Una iluminación similar tuvo el porteño Jorge Bascoy cuando se cruzó con la obra del propio Calder. Formado como escenográfo, Bascoy siempre se dedicó a las artes plásticas, pero en el encuentro con los móviles pudo condensar todos sus intereses y saberes en un trabajo específico.

Primero imitando al norteamericano y luego en una exploración propia, este artista de Buenos Aires se dedica a hacer móviles que son a la vez una continuación y un homenaje al trabajo de Calder. “Un móvil es una escultura que manifiesta el capricho de los vientos”, dice desde su estudio en el barrio de Palermo. “Pueden ser de aluminio, acero, zinc, cobre, bronce... depende del ambiente en el que se ubicarán”, añade. Muchos de los trabajos son fruto de su propia inspiración pero también recibe encargos, desde pequeñas piezas para viviendas particulares a enormes estructuras para hoteles internacionales. Actualmente trabaja en una serie de móviles basados en la estructura del ADN y en otra de animales fantásticos, creaciones que, como es evidente, ya están lejos de quien lo inspiró originalmente.

03 ‘Jeans’ tuneados

Uno de los 'jeans' intervenido por José Luis Otiniano bajo su firma Oxdans. ampliar foto
Uno de los 'jeans' intervenido por José Luis Otiniano bajo su firma Oxdans.

JOSÉ LUIS OTINIANO

José Luis Otiniano fundó su marca Oxdans, dedicada a la confección de jeans (pantalones vaqueros), hace 12 años. En todo este tiempo, su oferta sufrió varias mutaciones: desde modelos estables producidos de modo industrial, aunque con más énfasis en el diseño y la ornamentación que los patrones tradicionales, hasta su propuesta actual: piezas exclusivas hechas a mano y customizadas a gusto del cliente.

El diseñador parte de una serie de cortes básicos –pantalones de cinco bolsillos, polleras, shorts o bermudas– y luego interviene cada prenda de acuerdo a las referencias del comprador. “Se puede hacer lo que quieras: seleccionar el tipo de tintura, los cepillados, el arenado, podemos hacer roturas sectorizadas, incorporar pintura, estampados… y todo se hace a mano”, explica Otiniano. El retoque más solicitado es la incorporación de bordados con piedras y metal que hacen de cada prenda algo parecido a un objeto de arte. “Alguno de los jeans personalizados que hacemos son más dramáticos y para usar en ocasiones especiales”, advierte. En suma, Oxdans propone la transformación de la prenda más usada en el mundo en una pieza única e irrepetible.

04 Lámparas

JUAN DI CIERVO

Lámpara del arquitecto y diseñador argentino Juan di Ciervo, afincado en Buenos Aires.
Lámpara del arquitecto y diseñador argentino Juan di Ciervo, afincado en Buenos Aires.

Juan di Ciervo es arquitecto pero siempre se dedicó al diseño de objetos. “Empecé diseñando muebles, pero cuando me crucé con la obra del artista y diseñador japonés Isamu Noguchi empecé a pensar en hacer lámparas”. Noguchi es el creador de la célebre lámpara Akari que, con papel y una estructura de alambre, recrea una forma orgánica similar al capullo de un insecto. A partir de esta influencia, Di Ciervo empezó a diseñar sus propias creaciones y a experimentar con nuevos materiales y estilos. “Primero busco la forma que me gusta y luego trato de adaptarla a una lámpara. Es una búsqueda tanto estética como práctica: la idea es que la lámpara sea original pero también que ilumine bien”.

En su nueva colección está explorando un nuevo tipo de papel lavable y reciclado que no proviene de la celulosa y es mucho más resistente que el tradicional. Además del papel, trabaja con otros materiales como madera, vidrio, aluminio o cerámica. Sus lámparas son tanto una fuente de luz como una suerte de escultura contemporánea, es decir, son bellas tanto encendidas como apagadas.

05 Joyería

CELEDONIO LOHIDOY

Una de las creaciones del diseñador de joyas Celedonio Lohidoy.
Una de las creaciones del diseñador de joyas Celedonio Lohidoy.

“No sé si soy orfebre o joyero, no podría definirlo. El motivo por el que empecé a hacer joyas es idéntico al de cualquier artista: transmitir una emoción”, dice Celedonio Lohidoy, artista plástico formado como arquitecto que desde hace 16 años crea joyas elegantes, originales e inquietantes a un tiempo. “Me gustan mucho los insectos, me parecen una fuente inagotable de inspiración”, explica. En efecto, su trabajo tiene en sus formas orgánicas e irregulares un evidente lazo con la naturaleza. Sus anillos, aros, collares y prendedores remiten a ramas, hojas, frutos, flores, huevas: el producto de un mundo primordial o de un bosque encantado. Son piezas sugestivas y fascinantes, con algo de la tradicional estética wabi sabi japonesa, que no requieren de los metales preciosos tradicionales en la joyería. Esto no impidió que la reina Máxima de Holanda fuera una de sus clientas. Como en un cuadro, su valor está en la creación, no en sus materiales.

El trabajo de Lohidoy no se limita a las joyas sino a todo tipo de complementos, desde tocados de novia hasta zapatos o carteras. “Me gusta todo lo que tenga que ver con la ornamentación. Es, simultáneamente, una armadura y una forma de embellecimiento, como un amuleto o talismán que te protege y, a la vez, comunica algo de ti”, dice.

Más propuestas interesantes para un viaje a Buenos Aires aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información