Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruta por los encantos de Uruguay

De la vida gaucha en la Pampa a las playas de Punta del Este, diez buenos motivos para recorrer este pequeño país sudamericano

  • Desde hace unos años Uruguay se ha revelado como una joya para los que buscan experiencias diferentes: desde la cosmopolita Montevideo hasta la fiestera Punta del Este o a vivir como un gaucho y dar paseos a caballo por el inmenso interior del país. 10 buenas razones para viajar a Uruguay.
    1Desde hace unos años Uruguay se ha revelado como una joya para los que buscan experiencias diferentes: desde la cosmopolita Montevideo hasta la fiestera Punta del Este o a vivir como un gaucho y dar paseos a caballo por el inmenso interior del país. 10 buenas razones para viajar a Uruguay.
  • Durante el mes de febrero, Montevideo hace la competencia a Río de Janeiro, desmelenándose en un Carnaval que llena sus calles de música y baile. Destaca el Desfile de las llamadas, que recorre durante dos noches las calles de Palermo y el Barrio Sur.
    2Durante el mes de febrero, Montevideo hace la competencia a Río de Janeiro, desmelenándose en un Carnaval que llena sus calles de música y baile. Destaca el Desfile de las llamadas, que recorre durante dos noches las calles de Palermo y el Barrio Sur.
  • Punta del Diablo ha pasado de ser una adormecida aldea de pescadores a destino cool y epicentro de la escena mochilera de playa en Uruguay. Es perfecto para practicar surf o montar a caballo por las playas del Parque Nacional Santa Teresa (en la imagen).
    3Punta del Diablo ha pasado de ser una adormecida aldea de pescadores a destino cool y epicentro de la escena mochilera de playa en Uruguay. Es perfecto para practicar surf o montar a caballo por las playas del Parque Nacional Santa Teresa (en la imagen).
  • Salto, región que acoge la segunda ciudad más grande del país y frontera más septentrional con Argentina, es un lugar tranquilo, territorio de gauchos y visitada por viajeros en busca de sus fuentes termales.
    4Salto, región que acoge la segunda ciudad más grande del país y frontera más septentrional con Argentina, es un lugar tranquilo, territorio de gauchos y visitada por viajeros en busca de sus fuentes termales.
  • El interior de Uruguay es el sueño de cualquier amante de la naturaleza, lleno de extensos espacios abiertos. Las infraestructuras turísticas son rudimentarias, pero a muchos viajeros les gusta precisamente eso y se ven recompensados al llegar hasta estos parajes poco visitados, como el Valle del Lunarejo y la Quebrada de los Cuervos (en la foto).
    5El interior de Uruguay es el sueño de cualquier amante de la naturaleza, lleno de extensos espacios abiertos. Las infraestructuras turísticas son rudimentarias, pero a muchos viajeros les gusta precisamente eso y se ven recompensados al llegar hasta estos parajes poco visitados, como el Valle del Lunarejo y la Quebrada de los Cuervos (en la foto).
  • Una muralla del siglo XVIII, plazas sombreadas y calles adoquinadas de aire pintoresco. La villa Colonia del Sacramento, joya del patrimonio colonial uruguayo, a orillas del Río de la Plata, está 180 kilómetros al oeste de Montevideo.
    6Una muralla del siglo XVIII, plazas sombreadas y calles adoquinadas de aire pintoresco. La villa Colonia del Sacramento, joya del patrimonio colonial uruguayo, a orillas del Río de la Plata, está 180 kilómetros al oeste de Montevideo.
  • Perderse en las dunas y contemplar los leones marinos desde lo alto del Cabo Polonio es una experiencia inolvidable. Se llega por la Ruta 10, al noroeste de La Paloma, donde encontraremos el desvío hacia esta aldea de pescadores enclavada entre montículos de arena y coronada por un faro solitario (en la imagen).
    7Perderse en las dunas y contemplar los leones marinos desde lo alto del Cabo Polonio es una experiencia inolvidable. Se llega por la Ruta 10, al noroeste de La Paloma, donde encontraremos el desvío hacia esta aldea de pescadores enclavada entre montículos de arena y coronada por un faro solitario (en la imagen).
  • La playas de Punta del Este, el lugar más internacional y glamuroso del país, acogen a argentinos y brasileños, de celebrities de todo el mundo y de uruguayos de la alta sociedad. El monumento más famoso de la zona es 'La Mano en la Arena', en playa Brava, una enorme escultura que emerge de las profundidades de la tierra.
    8La playas de Punta del Este, el lugar más internacional y glamuroso del país, acogen a argentinos y brasileños, de celebrities de todo el mundo y de uruguayos de la alta sociedad. El monumento más famoso de la zona es 'La Mano en la Arena', en playa Brava, una enorme escultura que emerge de las profundidades de la tierra.
  • Piriápolis recuerda ligeramente a un pueblo costero mediterráneo y tiene un encanto muy particular, gracias al majestuoso hotel Argentino, su spá europeo de principios del siglo XX y al paseo marítimo. El centro turístico es obra de Francisco Piria, quien a principios del siglo XX construyó el histórico hotel Argentino y el castillo de Piria, una peculiar residencia privada.
    9Piriápolis recuerda ligeramente a un pueblo costero mediterráneo y tiene un encanto muy particular, gracias al majestuoso hotel Argentino, su spá europeo de principios del siglo XX y al paseo marítimo. El centro turístico es obra de Francisco Piria, quien a principios del siglo XX construyó el histórico hotel Argentino y el castillo de Piria, una peculiar residencia privada.
  • Las enormes haciendas del interior del país, son un icono cultural uruguayo y se han convertido en una de las grandes propuestas turísticas para disfrutar del auténtico espíritu del país. Una de las más impresionantes es la de San Pedro de Timote (en la foto), de mediados del siglo XIX, a 160 kilómetros al noreste de Montevideo.
    10Las enormes haciendas del interior del país, son un icono cultural uruguayo y se han convertido en una de las grandes propuestas turísticas para disfrutar del auténtico espíritu del país. Una de las más impresionantes es la de San Pedro de Timote (en la foto), de mediados del siglo XIX, a 160 kilómetros al noreste de Montevideo.