Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fin de semana

El gran baile de las fieras

Seis fiestas de carnaval que llenan la comarca oscense de Sobrarbe de cromatismo y música

Trangas, personajes del carnaval de Bielsa (Huesca), con sus grandes cuernos. Ampliar foto
Trangas, personajes del carnaval de Bielsa (Huesca), con sus grandes cuernos.

El arraigo es tan grande que en algunas localidades de la comarca de Sobrarbe (Huesca) el carnaval se mantuvo en los duros tiempos de posguerra, a pesar de la prohibición franquista dictada en 1937. En otras, se ha ido recuperando poco a poco. Con personajes singulares, disfraces, carreras, sermones burlescos, fuego purificador, música y un gran entusiasmo (a prueba de frío y nieve), los fines de semana de febrero son, en estas tierras pirenaicas y en medio de espectaculares paisajes, puro carnaval.

BIELSA

DEL 12 AL 15 DE FEBRERO

En Bielsa, todo el mundo ocupa su lugar durante el carnaval. Los 500 habitantes del municipio (compuesto por seis núcleos) se vuelcan en una celebración que renació tras la Guerra Civil. “Lo organiza el pueblo”, dice Miguel Noguero, teniente de alcalde, “sin ninguna ayuda exterior, arrimando el hombro”. Aquí se respeta la fecha del domingo de carnaval, mientras que en el resto se acomodan, para no coincidir. El jueves anterior, tras una costillada popular, se confecciona el muñeco Cornelio, cuyo destino inevitable es la hoguera. El sábado, la ronda callejera, que va recogiendo a las madamas, provoca la aparición de los diferentes personajes: trangas, madamas, onsos (osos) sujetos por una cadena por los domadores, amontatos, caballé, garreta, hiedra…

Un tranga y una madama en el carnaval de Bielsa (Huesca). ampliar foto
Un tranga y una madama en el carnaval de Bielsa (Huesca).

Las fieras trangas son la imagen más reconocible del carnaval belsetano: una treintena de mozos embadurnados de hollín untado en aceite, espalda y hombros cubiertos de pieles, espectaculares cornamentas, enormes esquillas que no dejan de sonar y largas varas, o trangas, en la mano. El contrapunto lo ponen las delicadas madamas. Tanto el sábado como el domingo la ronda culmina en el baile de trangas y madamas en la plaza, con reparto de torta y poncho.

El lunes, de madrugada, Cornelio es enjuiciado, hallado culpable de todos los males acaecidos durante el año y condenado a la hoguera, en un fin de fiesta bajo cero y mucho más íntimo que las jornadas precedentes.

» www.bielsa.com

BROTO

28 DE FEBRERO

Desaparecido en 1956, fue recuperado en 2007. La ronda, encabezada por la charanga, recorre el pueblo. La figura principal es un muerto, representado entre dos personas. “Van cubiertas con una sábana blanca”, explica Carmen Muro, la alcaldesa, “de la que asoma una cabeza, con la cara pintada de blanco; el otro permanece agachado, con unas botas en las manos, que simulan los pies del difunto”. El cortejo se dirige, entre lloros y teas encendidas, a la cascada de Sorrosal, donde se juzga y condena al carnaval, muñeco que sucumbe pasto de las llamas.

» www.broto.es y www.turismosobrarbe.com

LA FUEVA

21 DE FEBRERO

Recorren el valle, con unos 25 núcleos habitados y apenas 600 personas. Eso fue lo que llevó, cuando lo recuperaron en 1985, a decidir su itinerancia, que a partir de 2010 abarca una decena de núcleos cada año: la enorme afluencia de público dificulta la movilidad. Por ello, desde la asociación cultural A Redolada d’a Fueba piden que la gente se agrupe para reducir el número de vehículos “y respete el entorno y las indicaciones”. En cada lugar aguardan a la comitiva (música, charangas, disfraces en grupo y “un gran espíritu de fiesta”) con los brazos abiertos, el baile en la plaza y las viandas propias de la hora. Salen a las 10.00 de Tierrantona, adonde regresan por la noche para culminar con una verbena.

» www.lafueva.com

NERÍN-FANLO

7 DE MARZO

Es la fecha más probable: siempre cierra el calendario de carnavales en Sobrarbe. Recuperado a comienzos de los años noventa, hacen con paja y ropa vieja el Carnuz, muñeco con el que se ronda y al que, cercana la medianoche, se enjuicia y quema. En Nerín, durante el invierno, hay siete habitantes.

» www.sobrarbe.com

SAN JUAN DE PLAN

DEL 20 AL 22 DE FEBRERO

Las rondas —el sábado medio pueblo y el domingo el otro medio— las encabezan los músicos y el muyén (hombre de paja) montado en un burro. Los mozos recogen víveres para cenar el domingo. Tras la pasabilla alrededor de la plaza, el sábado, abren el baile las cinco parejas de mayordomos y madamas. Evolucionan a los sones de Domingo de carnaval, “romance larguísimo, con aire de pasodoble”, señala Roberto Serrano, componente de la Orquestina del Fabirol. El viernes, Santa Águeda: las mujeres protagonizan la celebración y asumen los gastos de la música, con la que recorren el pueblo; después, cena y baile. El domingo, con la quema del muyén se despide el carnaval. “Siempre se ha celebrado”, añade Serrano. “En los tiempos de la prohibición, mientras la Guardia Civil daba vueltas por Chistén (Gistaín), en San Juan salían con la cara tapada”.

En este mismo valle de Chistau, en Gistaín (del 6 al 8 de febrero) y Plan (del 27 de febrero al 1 de marzo) hay ronda de mozos, baile de disfraces y águedas.

» www.sobrarbe.com

TORLA

14 DE FEBRERO

El carnaval (recuperado en 1989) lo representa un hombre de carne y hueso, de aspecto fiero, tiznado de negro, cubierto de pieles y con una aparatosa cornamenta. El tenedor lo ha cazado en el cercano parque nacional de Ordesa y Monte Perdido y lo exhibe ahora, bien amarrado. El valiente tenedor y o buco d’o carnaval (el macho cabrío), junto a la charanga y una multitud de personas disfrazadas, hacen la ronda. Por la noche, se juzga a Carnabal en la plaza, culpándole de todos los males en un relato mordaz que se inicia con un popular romance en aragonés.

» www.sobrarbe.com y 974 486 206.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.